17 sept. 2008

Macau (I)


El viaje en autobús, desde Yangshuo, ha sido cómodo; pero apenas hemos dormido: un bebé ha estado "cantando" canciones típicas chinas casi toda la noche.

Antes de entrar en Macao, el bus para en un control de policía; nos piden los pasaportes, se los llevan y todo está OK. El bus sigue ruta a través de una zona franca (eso parece) hasta que, a las ocho de la mañana, para en un lugar indeterminado y descendemos todos. Creemos que estamos en la ciudad; pero no, estamos aún en China.

Macao, aunque pertenece a China, tiene un estatus especial con frontera, administración y policías igualmente chinos (Região Administrativa Especial de Macau).

Macau es una pequeña Región administrativa especial en el sudeste de China. Se encuentra junto a la provincia de Cantón, a 70 Km. al suroeste de Hong Kong, en el lado sur del delta del río de las Perlas, y a 145 kilómetros de la ciudad de Cantón.

Originariamente Macao fue una isla, pero gradualmente una lengua de arena formó un istmo. Gracias a las tierras ganadas al mar se convirtió en península en el siglo XVII, a consecuencia de lo cual se construyeron las puertas de la ciudad para separar la península del continente.

El actual territorio de Macao está formado por tres partes: la península de Macao, unida a Asia, y las dos islas de Taipa y Coloane.


Desde el 20 de diciembre de 1999, es una de las dos regiones administrativas especiales de la República Popular China (la otra es Hong Kong). Hasta esa fecha había estado bajo administración portuguesa durante casi 450 años (la cuestión de la soberanía es mucho más confusa). Como en Hong Kong, la "Ley Básica de Macao" garantiza el mantenimiento del sistema económico capitalista y de una amplia autonomía durante al menos 100 años. Se mantiene el sistema judicial establecido por Portugal, y el portugués tiene estatus de lengua oficial junto al cantonés, aunque éste último ha ido cobrando fuerza en los últimos años, dejando casi obsoleto el uso del portugués, que no obstante seguirá siendo lengua oficial hasta 2049.

Macao fue la primera base europea en el Extremo Oriente, en 1557, y también la última en volver al control de Pekín, en 1999. En total, 442 años de presencia portuguesa en la ciudad.

Es la región más densamente poblada del mundo, con una población de 18.428 habitantes por kilómetro cuadrado (censo de 2008). La población está formada en un 98% por chinos "han", principalmente cantoneses y algunos "hakka", ambas de la cercana provincia de Cantón. También hay población de origen japonés y filipino. La comunidad de los llamados "macaenses", personas de ascendencia mixta asiática y portuguesa, constituyen alrededor del 1% de la población actual de Macao.

El crecimiento poblacional se basa principalmente en la inmigración desde China continental y la afluencia de trabajadores extranjeros, ya que su tasa de natalidad es una de las más bajas del mundo. Según The World Factbook, Macao tiene la segunda más alta esperanza de vida en el mundo, mientras que su tasa de mortalidad infantil se sitúa entre las más bajas del mundo.

(Fuente: Wikipedia)

¿Dónde está la frontera de Macao? -preguntamos a los chinos que encontramos a estas horas de la mañana. Creemos, por las notas que llevamos, que está cerca y, aunque vamos cargando la mochila, podemos ir andando. Unos nos dicen por allí, otros por allá. Como no vemos nada claro optamos por subir a un taxi, que nos lleva a un extremo de la ciudad.

Pasamos el control de salida de China y a continuación vamos a una sala abarrotada de gente que quiere entrar en Macao. Chinos nos dejan salir, chinos nos dejan entrar.

Una vez hemos leído el Welcome to Macau, nuestra prioridad es conseguir la divisa propia: el patagón. En el último momento optamos por cambiar sólo a dólares de Hong Kong, que también es de uso corriente, ya que el final del viaje será en Hong Kong y lo que nos sobre ahora lo gastaremos allí sin necesidad de convertir otra vez.

Tenemos sólo unas horas para visitar la ciudad, pues el vuelo, que nos llevará a Kota Kinabalu (Borneo), sale a las 20:30 horas; así que resolvemos coger una habitación de hostel para dejar la mochila y descansar un rato. No la encontramos. Para no dar muchas vueltas nos quedamos en un antro cerca de donde estamos.

A pesar del cansancio, no queremos perder la oportunidad de ver qué tiene Macao, ya que su Centro histórico fue inscrito en la Lista del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 2005 y designado como el 31º sitio del Patrimonio Mundial de China.

En la Praça Largo do Senado, centro neurálgico de la ciudad, está la Oficina de Turismo donde nos dan un plano y con él visitamos algunos puntos de interés.



Subimos por Largo do Monte -que nos da la ocasión de ver algunos barrios que recuerdan a Lisboa- hasta la Fortaleza do Monte.



Oficialmente llamada Fortaleza de Nossa Senhora do Monte de São Paulo, erigida por los jesuitas entre 1617 a 1626, fue la principal estructura de defensa militar de la colonia portuguesa en esta ciudad. Fue crucial en el rechazo del intento de invasión holandesa cuando, el 24 de junio de 1622, atacaron con tres barcos y 1300 hombres.

Un cronista dejó este testimonio:

"...Se apretó el invasor holandés al desembarco. Pero aquellos portugueses, y unos cuantos españoles que estuvieron junto a ellos, obraron maravillas aquel día. La artillería, servida por los padres jesuitas, frenó en seco el avance holandés. Y acto seguido los defensores, aun siendo muy inferiores en número, salieron de sus defensas, invocando a la Virgen María y a Santiago Apóstol rompieron el asedio y se abalanzaron contra los atacantes, obligando a huir a los herejes que corrieron a refugiarse en sus barcos."

Fue construida en lo alto de un monte ubicado en el centro de la península, lo que permite ver la ciudad en todas direcciones.


En 1835 un incendio la destruyó por completo, así como la Iglesia de São Paulo -símbolo de Macao, fundada por los jesuitas- de la que sólo queda la imponente fachada de granito y la escalera de 68 escalones para acceder a ella. Era la más grande y bella de las iglesias de Macao.

La iglesia de São Paulo se erigió en 1602 -finalizando las obras en 1637- al lado del Colegio de los Jesuitas de San Pablo -completamente destruido en el incendio-, que fue la primera universidad occidental en el Lejano Oriente. Con excepción de su fachada, fue construida en madera y, de acuerdo a los registros, estaba decorada y amueblada con un gran gusto.

La fachada, de piedra tallada a mano, entre 1620 y 1627, fue labrada por artesanos cristianos que se habían refugiado en Macao tras ser expulsados de Japón. Tiene 27 metros de altura por 23,5 de ancho y 2,7 de espesor.


Se levanta en cuatro niveles con columnas y está cubierta con tallas y esculturas que ilustran los orígenes de la iglesia católica en Asia. Hay estatuas de Jesucristo (con las herramientas que se utilizaron para clavarlo en la cruz), de la Virgen María y de los santos, un velero portugués y otros símbolos e inscripciones escritas en caracteres chinos.


La gran escalinata, que conduce hasta la iglesia, es el lugar predilecto para hacerse una foto; tanto a la multitud de chinos que la visitan, como los que llegamos hasta aquí.


Hemos descansado unas horas en el antro que tenemos por alojamiento provisional y, con suficiente antelación, nos disponemos a parar un taxi para que nos lleve al aeropuerto. Apenas vemos algunos y los que pasan van ocupados.

Cargados con las mochilas, por calles abarrotadas de chinos "de Macao" con un humor de perros, vamos yendo de un sitio a otro a ver si hay suerte y encontramos un taxi libre. No lo conseguimos. Ha pasado una hora y empezamos a estar nerviosos; podemos perder el vuelo. Ahora se trata de ir a la caza de uno como sea: cruzamos semáforos en rojo, no nos importa el tráfico al cruzar las calles…, ¡estamos desesperados!

Ha transcurrido una hora y media cuando vemos la imponente mole del Hotel Casino Gran Lisboa; creemos que en su puerta podrían estacionar taxis. Allá vamos.


La suerte está de nuestro lado cuando vemos una hilera, muy ordenada, de gente que espera un taxi. Van llegando y cogiendo gente. Nos ponemos en la cola y ¡respiramos!

Durante el trayecto al aeropuerto, situado en la isla de Taipa, pasamos por el Ponte da Amizade: un viaducto sobre el mar, que une Macao y la isla, de 800 metros de longitud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...