7 oct. 2008

El panda: un símbolo que hay que proteger


¿Los panda son osos?

Durante años los científicos se han preguntado si los panda son osos, mapaches o una especie aparte. El estudio de su ADN ha confirmado la relación con los osos. Los panda son similares a otros osos en apariencia, la manera como andan y trepan, y la morfología craneal. Esta similitud de los panda con los osos ayuda a los científicos en la tarea de reproducirlos y en su supervivencia, por medio de la inseminación artificial.

Nuestro viaje a China -hace unas semanas-, nos ha permitido conocer y ver de cerca, en el Centro de Cría e Investigación del Panda Gigante de Chengdu (Chengdu Research Base of Giant Panda Breeding), a uno de los más magníficos y adorables animales que hay sobre la Tierra, y que tanta alegría dan tanto a adultos como a niños. Hablamos del panda: un símbolo al que hay que proteger.


El panda ha cautivado los corazones de muchas personas en todo el mundo y se ha convertido en el símbolo de los esfuerzos para salvar a las especies amenazadas.

La vida del panda

El periodo de celo de la hembra, sólo una vez al año, dura entre dos y siete días entre los meses de Marzo y Mayo -puede variar debido a los cambios de clima, latitud y altitud del hábitat- pudiéndose aparear con más de un macho en la época de celo. Durante este tiempo las secreciones glandulares y la orina son diferentes. Los machos localizan a las hembras por el olor y los sonidos que ellas emiten. Durante el apareamiento los machos rugen para intimidar a los otros, y la pareja emite un gemido gutural.

Una vez el óvulo ha sido fecundado, éste se divide varias veces permaneciendo libres en el útero. Sólo un embrión se desarrolla al adherirse, entre Junio y Julio, a la pared uterina. El periodo de gestación es de cinco meses de media, aunque puede variar desde 83 hasta 324 días. En cautividad es difícil que una hembra entre en celo y se aparee. Incluso después de aparearse, a menudo no se quedan preñadas.

Los machos no ayudan a la crianza de los cachorros. Se van una vez se han apareado, dejan a las hembras toda la responsabilidad durante el embarazo y el parto, cuidados y educación de los cachorros, etc.

El nacimiento de uno o dos cachorros -machos y hembras por igual- se produce ocho semanas después, entre Agosto y Septiembre, dejándolos -la hembra- en la cavidad de una roca o en el hueco de un árbol. En libertad, es común que nazca sólo un cachorro cada vez. Gemelos es bastante raro. En cautividad, nacen uno o dos cachorros siendo la probabilidad de gemelos del 50%.

Al nacer, miden entre 15 y 17 centímetros de longitud, pesan entre 90 y 130 gramos, alrededor de la novecienava parte del peso de la madre. No se pueden poner de pie ni gatear. Sin embargo pueden levantar la cabeza y emitir fuertes sonidos.


Si sólo hay un cachorro, la madre lo cuidará y no lo dejará sólo ni siquiera para comer o beber durante los primeros días. Sin embargo, si hay dos o tres cachorros, la madre elegirá al más fuerte y abandonará a los restantes, que morirán poco después.

Los recién nacidos son ciegos, abren los ojos a los 45 días, necesitando ser amamantados como mínimo 12 veces diarias. Nacen con la piel rosada y escaso pelo blanco. Empiezan a abrir los ojos 40 días después de nacer. Y 10 días más tarde tienen los ojos completamente abiertos. El sentido de la vista lo tienen desarrollado entre 20 y 40 días más tarde.

A los 2 meses tienen la apariencia de un adulto. Responden a los sonidos a los 75 días de nacer y gradualmente desarrollan el sentido del oído.


A los 3 meses de nacer comienzan a salirles los dientes de leche y los tienen todos a los 6 meses.

A los 5 meses empiezan a comer bambú y a los 6 son destetados. A los 8 meses empiezan a caer los dientes de leche.

Al cumplir un año ya pesan 35 kilos. Entre los 15 y 17 meses, ya tienen los dientes permanentes.

En condiciones normales, un cachorro depende de la leche de la madre desde el nacimiento hasta los 7 meses y deja de beber leche entre los 10 y 11 meses. En cautividad, la lactancia se para cuando el cachorro tiene 5 o 6 meses.

Los cachorros permanecen con su madre durante el primer año y medio de vida, después la madre los deja para disponerse a criar otra vez. Sin embargo, permanecen en el entorno de la madre. La mortalidad es alta debido a que durante este tiempo son extremadamente vulnerables a las enfermedades y porque la madre se ve obligada a alejarse de él durante tres o cuatro horas para buscar su sustento, el bambú, lo cual les deja indefensos ante los predadores (leopardos, perros salvajes y águilas).

En libertad, la supervivencia del cachorro depende de la habilidad de la madre para protegerlo y enseñarle qué comer, dónde y cómo coger la comida, cómo hacer frente a los peligros y todo lo necesario para arreglárselas en la vida salvaje.

En cautividad, a las madres -que no saben cómo cuidar a sus cachorros- se les adiestra de diferentes maneras:

- Un método es ponerles videos de otras madres cuidando a sus cachorros, de tal manera que incrementen su conocimiento perceptivo.

- Otro método es dar a las madres un muñeco panda para que practique, con el fin de que cultiven su amor y consigan saber como cuidarlos.

Ya cuando las condiciones son idóneas, los cachorros son devueltos a las madres para que los cuiden con la asistencia de los cuidadores.


A la edad de dos años y medio dejan el entorno de la madre para crear su propio territorio.

A partir de los dos años y medio, los machos entran en una etapa llamada sub-adulta. Y cuando llegan a los seis o siete años alcanzan la madurez sexual y se consideran adultos. Las hembras se consideran sub-adultas desde los tres hasta los cinco años y medio en que pasan a ser adultas por haber alcanzado la madurez sexual. En cautividad, puede ser un año antes ya que las condiciones de vida y de nutrición son mejores.

En libertad, una hembra puede llegar a tener hasta seis cachorros durante toda su vida. El número de cachorros nacidos en cautividad podría ser el doble que en libertad a causa de las mejores condiciones de vida, que adelanta la madurez sexual.

Los panda adultos pesan entre 75 y 160 kilos y miden entre 130 y 155 centímetros. Los machos son un poco más grandes que las hembras.

Aunque pertenecen al orden de los carnívoros, se han vuelto vegetarianos y sufrido cambios en su estructura dental y, en menor grado, en el sistema digestivo. Al contrario que otros osos, los premolares los tienen bien desarrollados. Los molares son anchos y planos y adaptados para masticar bambú. El sistema digestivo es típico de los carnívoros, sólo ligeramente adaptado para digerir el bambú. La visión es pobre, pero el sentido del olfato es muy bueno.


No hibernan. En invierno buscan refugio en los huecos de los árboles. Activos de día y de noche, pasan 10 horas durmiendo y 14 en actividad. Son buenos trepadores y dedican mucho tiempo al descanso en la copa de los árboles para evitar los predadores. Les gusta dormir allá donde paran. Sin embargo, prefieren un lugar donde puedan recostarse ya sea un árbol grande o troncos caídos.

Los panda son generalmente solitarios. El territorio donde se mueve el macho es de 6-7 km2, la hembra de 4-5 km2 y los sub-adultos es de 4-6 km2. Dentro del mismo se mueven y comunican entre ellos con hasta 11 sonidos distintos. Aunque no son territoriales, las hembras no toleran a otras hembras y sub-adultos dentro de la zona por donde acostumbran a moverse.

Fuera de la estación en que se produce el apareamiento, los encuentros entre ellos son raros, pero se comunican frotando una olorosa sustancia ácida -secretada por las glándulas que rodean el área ano-genital- en los troncos de los árboles y rocas para marcar su territorio. Los olores de cada panda son únicos lo que les permite identificarse entre ellos. Las hembras dejan el olor para atraer a los machos, y los machos para marcar su territorio y para atraer a las hembras.

Según investigaciones, la esperanza de vida de los panda en libertad es de 19 años, llegando hasta 26 años en algunos casos. En cautividad es de 20-30 años de media, pudiendo llegar hasta 37 años.

La fuente primaria de su alimentación es el bambú que crece bajo la sombra de árboles altos en la montaña. El panda ha evolucionado hasta tal punto que el bambú es la planta más importante en su vida -es su dieta. Éste se encuentra verde todo el año y es fácil obtenerlo. Hay muy pocos animales que comen bambú por lo que es una estable y abundante fuente de comida en cualquier época del año.


Como el valor nutritivo del bambú es bajo, y su sistema digestivo no está adaptado para digerir la materia de las plantas -sólo digieren alrededor del 17% del bambú que comen y que no mastican suficientemente- y no puede fácilmente descomponer la celulosa del bambú, se ven obligados a comer enormes cantidades: cada día consumen entre 12 y 38 kilos de bambú durante 14 horas, parando sólo para dormir o desplazarse pequeñas distancias

Eligen la mejor variedad y partes de la planta según la estación del año. Por ejemplo, cogen las partes tiernas del bambú, las cuales son más nutritivas y tienen menos fibra, para lo cual agarran los tallos del bambú con sus cinco dedos y un hueso especial de la muñeca, luego usan sus dientes para quitar la corteza y tener disponible la parte comestible. El bambú sólo crece entre 500 y 3100 metros de altitud necesitando, un par de cachorros, un mínimo de 30 km2 para ser alimentados.

También se alimentan de los restos de animales -ricos en proteínas-, dejados por otros predadores o pequeños animales cazados por ellos mismos.


Los valles ribereños, a baja altitud, fue el hábitat en el que inicialmente vivieron los panda. El asentamiento humano en esas áreas, la agricultura y la deforestación que han llevado a cabo, hizo que tuvieran que desplazarse hasta una altitud de entre 1500 y 3000 metros sobre el nivel del mar donde encuentran un clima templado típico de montaña: caliente y húmedo con abundante lluvia y sin temperaturas extremas.

Amenazas a su supervivencia

Hoy en día, el hábitat donde viven los panda está dramáticamente en peligro por el incremento de la población y su asentamiento en esas zonas, donde se dedican a la agricultura y a la explotación forestal reduciéndose drásticamente la producción del bambú que necesitan para vivir. Otro factor negativo son las trampas destinadas a otros animales que les provoca heridas o incluso la muerte. Y, finalmente, la construcción de carreteras, las actividades mineras y construcción de pantanos forman barreras tal que los han llevado a un punto en que su supervivencia es difícil al aislar a las poblaciones de pandas.

Todos estos factores juntos contribuyen a que se vean confinados en incomunicados y estrechos corredores -de no más de 1200 metros de ancho-, donde encuentran el bambú.

A causa de la fragmentación de su hábitat, se encuentran bloqueados. Y porque no pueden migrar entre estos lejanos hábitats -por la presencia humana-, tienen poca flexibilidad para encontrar nuevas áreas para alimentarse cuando el bambú deviene enfermo. Existe una enfermedad del bambú que se manifiesta de forma natural en un periodo variable de entre 20 y 120 años, dependiendo del tipo de bambú.

Cuando la planta del bambú alcanza la madurez, florece y produce semillas para luego morir. Ha de pasar un año antes de que la semilla agarre y empiece a crecer lentamente. Y han de pasar hasta 20 años antes de que el bambú sea el adecuado para alimentar a una población de panda.


Los panda gigantes pueden comer hasta 25 clases de bambú, pero sólo comen cuatro o cinco de las que crecen en su hábitat. El problema es que todas las plantas de una misma especie -de las que crecen en un área-, florecerán y morirán al mismo tiempo. Cuando mueren, los panda se van a otra área. Pero en la actualidad, con la actividad humana arrebatándole el terreno a su hábitat, se ven incapaces de moverse a otra área para combatir el hambre.

El peligro de extinción es real. A la falta del bambú, que necesitan para vivir, se une la disminución de los apareamientos y, por lo tanto, el nacimiento de nuevos cachorros. Si no hay ningún macho en el área o si el macho no puede llegar hasta la hembra debido a obstrucciones en su camino tales como carreteras o líneas eléctricas, ellos no se encontrarán.

Otro factor a tener en cuenta es que pequeñas y aisladas poblaciones se enfrentan a un gran riesgo de endogamia el cual puede reducir su resistencia a las enfermedades, hacerlos menos adaptables a los cambios ambientales, y disminuirles la tasa de natalidad.

Medidas para salvarlos

La comunidad internacional se ha movilizado para evitar la extinción de los panda, pues está en la lista roja de animales en peligro de extinción en la World Conservation Union’s (IUCN’s). Es una de las especies del mundo cuyo estado de extinción es más crítico. En 1961, la World Wildlife Fund (WWF) adoptó al oso panda como símbolo.

Hay alrededor de 1590 en libertad (censo del 2003) y alrededor de 170 viven en zoológicos y Centros de Reproducción en el mundo, mayormente en China donde se han establecido 40 reservas de vida salvaje. Estas reservas están siendo conectadas por corredores, para que los panda que viven en libertad tengan espacio y comida y puedan moverse sin la interferencia humana.

Paralelamente se investiga en los laboratorios de los zoológicos y Centros de Reproducción sobre inseminación artificial con la finalidad de aumentar la población. En China, se ha creado una leche especial que ha permitido la supervivencia de hasta el 95 % de los cachorros, cuando antes era cero.

Devolverlos a sus hábitats naturales, a la vez que protegerlos, es otra de las líneas de investigación. Devolver los panda en cautividad al bosque implica enseñarles cómo crear su propio territorio dentro de él, cómo seleccionar la comida que cumpla con sus necesidades nutricionales, cómo reconocer y escapar de los predadores naturales, y cómo hacer frente a las enfermedades, etc.

En el Centro de Reproducción de Pandas de Chengdú, en China, leímos una información acerca del proceso que siguen cuando una hembra pare a dos cachorros y se desentiende de uno: Durante un periodo de tiempo el cachorro abandonado es alimentado artificialmente con la lecha de la madre; pasado un tiempo deciden dejárselo a ella, ésta lo huele y reconociendo su olor se hace cargo del osezno.


El 9 de septiembre de 1963 nació en el zoológico de Beijing el primer panda en cautividad: Ming. Y el 8 de septiembre de 1978 –en el mismo zoológico- nació el primer panda por inseminación artificial: Yuanjing.

El panda gigante es el Tesoro Nacional de China y está protegido por ley.

El mundo está fascinado por los panda desde que fueron descritos por primera vez por el misionero francés Armand David el 11 marzo de 1869. Ahora casi 140 años después, el amor que la humanidad entera les profesa, se combina con los esfuerzos internacionales para evitar su extinción.

El 12 julio de 2006, un área de 9245 km2 de China, que cubre Wolong, Siguniang Mountain y Jiajin Mountains, ha sido declarada Herencia Natural del Mundo bajo el nombre de Sichuan Giant Panda Habitat.

Los panda viven en las altas montañas y valles profundos de las seis mayores cordilleras: montañas de Quinling, en la provincia de Shaan’xi; montañas de Minshan, en las provincias de Sichuan y Gansu; montañas de Qionglai, Daxiangling, Xiaoxiangling y Liangshan, en la provincia de Sichuan. Prefieren la tranquilidad que les ofrece la base de los barrancos, las riberas de los ríos y las suaves laderas -cerca del agua-, donde grandes extensiones de bambú les proporciona abundante comida y donde se sienten protegidos en un entorno de vegetación y grandes árboles.

Sin embargo, la solución a la pérdida del hábitat representa todo un desafío en China, debida la demanda de terrenos y recursos por parte de una población de más de mil millones de personas.

"La única esperanza para el futuro del oso panda es equilibrar las necesidades de los humanos y de los osos panda. Los panda gigantes necesitan extensas áreas de bosques de montaña templados en los que abunda el bambú; la gente que vive cerca de los animales necesita fuentes seguras de ingresos y mejores condiciones de vida; y China necesita la ayuda de los habitantes de todo el mundo para proteger su 'tesoro nacional' para toda la humanidad" -dice Elizabeth Kempf, del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

Como parte del esfuerzo global para proteger el planeta y los animales que lo habitan, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) administra uno de los acuerdos de conservación más importantes del mundo, la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres (CITES).

Este tratado internacional, entre gobiernos, tiene como objetivo asegurar que el comercio internacional de animales y plantas silvestres no represente una amenaza para su supervivencia.

Una de las principales decisiones de la CITES es la que respecta al préstamo de pandas gigantes a los zoológicos. Las grandes cantidades de dinero que se pagan -hasta 1 millón de dólares o más por año- resultó ser un incentivo para retirar a los panda de la naturaleza. Ahora sólo se pueden exportar si su traslado contribuye a la conservación de la especie. Tiene que haber unas instalaciones adecuadas para la reproducción en el lugar y todos los beneficios económicos han de destinarse a la protección del Panda gigante.

China también está imponiendo leyes estrictas contra la caza furtiva de los osos panda y así, quienes incumplan la ley por vender el pelaje del panda en el mercado negro pueden recibir sanciones de por vida.

¿Por qué salvar a los panda?

Los panda han sobrevivido durante siglos, incluso han sobrevivido a la edad del hielo; sería una tragedia que ahora se extinguieran y saber de ellos sólo a través de los libros o en los museos. Las generaciones futuras merecen verlos y conocerlos. Los panda son una de las maravillas del mundo animal y merecen su lugar en el mundo natural.

Sabemos que el declive de los panda no es parte de un "proceso natural", sino debido a la destrucción de su hábitat y otros factores; ya que los humanos somos responsables de su declive, los humanos deberíamos ser conscientes y salvarlos.


Además, hay una interdependencia de todos los seres vivos que habitan la tierra o ecosistema. Las plantas y especies animales son un indicador de la salud de los ecosistemas. Cuando una especie entra en peligro de extinción nos está diciendo que la salud de los ecosistemas está en declive. Perder un componente del ecosistema puede significar la pérdida de otras especies animales.

Recuerda: Una especie en peligro es una especie cuya población es tan pequeña que puede llegar a extinguirse. Y extinción es cuando un animal ya no existe más. En nuestras manos está su suerte.


Fotos panda recién nacido: Tomadas de internet
Fotos panda adulto: De mi álbum.

Más información del viaje a China, aquí

3 comentarios:

  1. Gracias !!!
    Yo entiendo un pochito de espanol y tambien hablo el portogues muy bien.Que es muy parecido.
    De nuevo: i miei complimenti !!! Has hecho un gran trabajo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Mercè!!!
    Ahora estaba ojeando tu blog y con seguridad te digo que lo haremos a menudo.
    Que nervios no? 10 días... imagino que estareis ansiosos, si nosotros lo estamos a un mes...
    Existe la posibilidad de que nos crucemos en el camino, el plan original que tenemos es llegar a Cusco antes de febrero, ya veremos que pasa en el camino, pero si es así nos será de gran ayuda todo tipo de información acerca de centroamérica y los países hasta Perú, ya que vamos subiendo en sentido contrario.
    Así que agregamos el link en nuestro blog y nos mantenemos en contacto.
    Un saludo muy grande y buen viaje!
    hasta pronto, Nico.

    ResponderEliminar
  3. Había leído esta entrada en tu otro blog y me parece completísima. Además, son unos animales preciosos que despiertan la simpatía nada más verlos. Es una lástima que se trate de una especie más en extinción, el deterioro del medio ambiente tiene consecuencias funestas, y toda medida para la concientización de la gente o la ayuda concreta a este tipo de temas, es bienvenida. Gracias por difundirlo. Un beso grande!!

    ResponderEliminar

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...