2 oct. 2008

Indígenas kuna


Datos históricos

Se cuenta que los kuna habitaban la zona de Darién, frontera de Panamá con Colombia. Debido a las guerras con sus enemigos embera, pero principalmente al maltrato y al intento de aniquilamiento a que eran sometidos por los conquistadores españoles, la etnia kuna se alió con los piratas ingleses escondiéndolos en los ríos del área para atacar a los españoles, amenaza que la Corona respondería con una Real Orden para extinguir a los kuna. Situación por la cual emigraron hacia el Archipiélago San Blas (Panamá). La invasión española sólo trajo hambruna, penurias, llanto y muerte al pueblo kuna.

Es una de las pocas razas puras que existen en el mundo. En lengua kuna, se autodenominan Dule o Tule, que significa "pueblo".

Localización

Los kuna viven, mayormente, en el sureste de Panamá, en aldeas asentadas alrededor de 360 islas y arrecifes, formando tres comarcas: Kuna Yala, Madungandí y Wargandí. También se los encuentra en las provincias de Panamá, Colón y Darién.


Ucupseni - Galería de Fotos Panoramio

Conocí a los indígenas de la comunidad de Ucupseni en Playón Chico, comarca de Kuna Yala. Son gente de gran simplicidad y encanto, que mantienen una sociedad autónoma.


Organización política

Los kuna tienen una fuerte cohesión del grupo y han podido mantener el poder de decisión sobre las actividades que se realizan en su territorio y ejercer el control sobre los recursos naturales y el aprovechamiento de otros recursos de la región. Todo esto lo han conseguido gracias a que el Gobierno de Panamá les ha reconocido como un pueblo autónomo y les ha concedido su propio autogobierno. Los kuna tienen un representante en el Parlamento panameño.

Visité la Onmaket Nega (Casa del Congreso) que constituye un centro consultivo, ejecutivo, cívico y ceremonial en donde se reúnen los hombres de la población, presidido por el líder de la comunidad, llamado shaila. Éste, además de ser el líder político, también es el líder espiritual y memoriza las canciones sobre la historia de los pueblos y las transmite a su gente.


La Casa del Congreso es una edificación circular hecha de caña con el techo de paja. En su interior hay tablones de madera, haciendo de banquetas para que las ocupen el público, y hamacas, que es donde se coloca el shaila y sus ayudantes.

Existen distintos funcionarios que son elegidos por el Congreso y que contribuyen al desarrollo de la vida colectiva. Así cada shaila es acompañado por el argar, intérprete y vocero, que debe ser un gran conocedor de la cultura para ser fiel en la traducción de los cantos sagrados que entona el shaila, en kuna tutlu-galla (en idioma kuna).

Los guardias locales voluntarios, llamados suaribgan, están encargados de mantener el orden en la comunidad y en la Casa del Congreso; convocar a las reuniones y hacer cumplir las resoluciones del Congreso, portando una especie de bastón de mando tallado con figuras sagradas y purificado por el canto de los shailas.


Foto: Gunadule Colombia

Todos ellos, junto con el shaila ocupan las hamacas en la zona central de la Casa del Congreso.

Cultura y tradiciones

Las casas de los kuna, Nega Numat (Casa Grande), normalmente están construidas en terrenos planos sobre suelo de arena. Es un gran habitáculo hecho de caña brava, con techo de paja en forma de cono. La habitación destinada para los quehaceres domésticos y preparación de alimentos (cocina) se le conoce como Soenga (Casa de Fuego). El mobiliario es escaso, no obstante, utilizan hamacas para dormir.


La estructura familiar de los kuna se fundamenta en el matrimonio monogámico y es patriarcal.

La ceremonia nupcial se efectúa cuando el novio se traslada a casa de la futura esposa, mientras es acompañado por un grupo de jóvenes quienes entonan cantos alusivos a su condición de casado. En la casa de la novia, el novio es sentado en una hamaca en compañía de la novia.

Durante el tiempo que dura el ritual -entre cuatro a cinco días-, el suegro somete al novio a diversas pruebas a fin de establecer su capacidad para afrontar los retos del matrimonio. Finalmente, debe acudir al corte de leña para demostrar su capacidad física. Toma una bebida llamada chucula (hecha a base de plátano), regresa a casa de sus padres a fin de buscar sus herramientas, y se instala en su nuevo hogar.

El nacimiento de un niño es un acontecimiento importante, donde se cantan cantos ceremoniales mientras la madre y la criatura en nacimiento son atendidas por la partera y el curandero. La alimentación del recién nacido consta de leche materna hasta los dos años, pero en medio de este tiempo se le ofrece chucula antes de los seis meses, y alimentos sólidos desde los diez meses. Después de los dos años el infante comerá los que comen sus padres.


Foto: Globalphotographic

Los varones andan desnudos hasta los nueve años, cuando son vestidos con pantalón y camisa. A diferencia de ellos, las niñas son vestidas con batitas de mola desde los primeros meses y a los siete años es incorporada la falda.

Entre las festividades que los kuna realizan, se encuentra el Ico-Inna (Fiesta de la Aguja), en la cual se celebra la perforación del tabique nasal de la niña, a los pocos meses de vida. Esta fiesta se realiza dentro del seno familiar. En un primer momento, la persona encargada de hacer la perforación, efectúa una cirugía en la nariz, en donde se le coloca un hilo embebido en aceite de coco a fin de evitar una infección. A los días, se le coloca una argolla de oro macizo, la cual se le cambia a medida que la niña crece.

En la fiesta del Inna-Suit (Corte de cabello), entre los 8 y 10 años, a la niña se le da el nombre. Mientras tanto el kantule recita un canto tradicional llamado Dislaigala (Canción de las Tijeras). Al término de la ceremonia la niña usará el Musue, que consiste en una pañoleta que cubre su cabeza.

La fiesta del Inna-Muustiki (Inicio de la pubertad) celebra el momento de la primera menstruación de la niña, toda vez que se convierte en mujer y es apta para la maternidad. En ese momento se le cambia su nombre de niña por el de mujer, y es el que llevará durante toda su vida. La ceremonia se lleva a cabo dentro de una surba, una habitación especial a modo de cuarto de baño que se construye con palos de caña y hojas de palma edificada exclusivamente para esta ocasión.

La joven permanece en su casa mientras se encuentre en su período menstrual, donde las mujeres de la comunidad la bañan con agua del río o del mar, en nuestro caso. En ese período, sólo su madre y las mujeres que la bañan tienen contacto con ella.


Foto extraída de Southern Sea Ventures

Al finalizar el ritual, la familia realiza una gran fiesta en honor a su hija y a la cual se invita a todos los pobladores de la aldea. Es entonces cuando la joven podrá salir nuevamente de su hogar. Además, se pintará su rostro con el jugo de lo que llaman fruta de la Jagua como señal que el rito ha concluido.

Existe un rito para la pubertad masculina, la cual va acompañada de gran cantidad de licor, en donde las mujeres no participan de la misma. Los hombres más ancianos realizan un baño ritual en el mar.

El cementerio, está situado en lo alto de una montaña y alejado de la población. En el suelo hacen un hoyo de un metro de profundidad, aproximadamente. Colocan al difunto en su hamaca, sujeta de un palo a cada extremo, así queda suspendido en el hoyo. Lo tapan con la ropa que ha usado en vida y, encima de todo, ponen tierra haciendo forma como de panza de mujer embarazada, que para ellos significa que el difunto vuelve a la vida (tierra). Sobre cada tumba se coloca el plato y la taza que ha usado en vida.



La tumba está orientada hacia tierra adentro -sus orígenes-, tierra adentro que se vieron obligados a dejar para huir de la guerra.

Hijos de la Luna

Una de las cosas que más me llamó la atención -entre la comunidad kuna-, es la cantidad de niños albinos que hay. Esto es debido al aislamiento que ha tenido este grupo social con respecto al resto del país: cuando en una familia hay individuos albinos, al favorecer la endogamia, alguno de sus descendientes también lo será.

La comarca de Kuna Yala es el lugar que presenta el índice más alto de albinismo en todo el mundo: una de cada cien personas dentro de la comarca. El que carezcan de pigmentación los hace más propensos a padecer enfermedades de la piel, entre las que podemos incluir la más mortal de todas: el cáncer cutáneo.


Cuenta una leyenda kuna, que Dios envió al mundo a su hijo albino para enseñar a los seres humanos cómo debían vivir. Por tanto los kuna creen que los albinos están dotados de poderes sobrenaturales, como el don de la curación o de predecir el futuro.

Molas

Un aspecto importante en la cultura kuna, es la confección de las molas, vestimenta de gran colorido, que utilizan las mujeres. Consiste en la aplicación de pedazos de tela, uno encima de otro, cosidos con una puntada especial, conformando intrincados y extraordinarios diseños. Mola significa en lengua kuna "ropa".


Autor: Galen R. Frysinger

Otra leyenda kuna relata que Kikardiryai, hermana del profeta Ibeorgun, vino del cielo para enseñar a las mujeres a confeccionar la mola, que cosida con la técnica del aplique invertido sobre telas superpuestas de diferentes colores es adherida a la parte frontal de la blusa que compone la vestimenta de la mujer kuna, junto a un envoltorio de tela que actúa como saburet (falda).

Es importante explicar que las molas no se fabrican en serie, ya que cada uno de los diseños es único y original, concebido en su totalidad por su autora, quien no sólo lo cose sino que también lo diseña con motivos geométricos, antropomórficos, mitológicos, zoomórficos y de la vida cotidiana.

Sin embargo, se advierte que en la medida en que aumenten las perspectivas de venta masiva puede surgir la tentación de anteponer el lucro material a la parte mítica de la mola.


Autor: Galen R. Frysinger

Por este motivo, las Cooperativas realizan seminarios "destinados a conservar la riqueza cultural de la mola" y a evitar que el afán de lucro conspire contra la calidad y belleza de la artesanía tradicional kuna. Hay quienes estiman este trabajo como una obra de arte y algunos museos de Europa, Asia y América las conservan entre sus colecciones como piezas muy preciadas.


Autor: Galen R. Frysinger

Las mujeres kuna solucionan algunos de sus problemas económicos por medio de este arte, el cual se vende a precios muy razonables y al alcance de cualquiera. La confección de las molas es un arte de gran dedicación artística y extrema delicadeza.


Más información sobre el viaje a Panamá, aquí

7 comentarios:

  1. Bon día Merce.He llegado a tí a traves del blog de Eulalia,me ha gustado mucho y espero continuar visitándote, yo tambien soy una viajera empedernida lo que mucho menos que tu.Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola M.Eugènia, muchas gracias por tu visita.
    Pasaré a ver tu blog.
    Salutacions!!

    ResponderEliminar
  3. Que hermosas molas!!!!!
    Quiero una!!!!!
    Jajajaja
    Como estás amiga? Acá pasando a recorrer con vos un poquito de tus viajes.
    Que alegria haber sabido de vos. Ahora voy a ser tu lectoras asidua, nuevamente. =)
    Que lindo viaje que estás haciendo. Ya quiero conocer tus experiencias de lo mismos lugares que visité. PAra ver con otros ojos y completar mis recuerdos.
    Epero qe te vaya excelente en este viaje, que conozcas mucha gente, y aprendas mucho.
    Un besote grandote. TE aprecio mucho.

    ResponderEliminar
  4. Hola Mª Mercè, me gusta tu nuevo blog.
    Una suerte tener hoy algo de tiempo y gracias a ti detenerme en las costumbres kunas (tengo entendido que son matriarcales pero mi opinión es que incluso estas dependen en el fondo de los hombres... los trabajos más duros para la mujer y la organización políica y religiosa depende de las decisiones de los varones, jajaja).

    Bueno, te deseo un gran éxito en esta nueva aventura y unos felices viajes para que podamos seguir disfrutandolos contigo.

    PD: dan ganas de aprender a coser y hacer una mola... que bellas son, esperemos que no las fabriquen como churros y así no pierdan su maravillosa originalidad. Por cierto, hay una curiosa costumbre de estos indígenas. Por lo visto algunos niños los crian como niñas y de mayores hacen maravillosas molas... curiosa costumbre indígena ¿verdad?

    Besos y enhorabuena. Ascen

    ResponderEliminar
  5. Me encanta esta entrada. Lo que más me impresionó es lo del cementerio y el sentido que le dan a esa "panza" de embarazada ... Los molas, me parecieron una belleza. Besitos. Valeria

    ResponderEliminar
  6. Hola Maria Eugènia!

    Fa un any vaig poder visitar Ukupseni amb un amic meu panameny -que vaig coneixer en la Ruta Quetzal 2006-, llur pare és originari de l'illa. Va ser una experiència fascinant. M'ha impactat la foto de la jove del teu post; record aquella mirada. També record el cementiri damunt del puig i les seves vistes, l'aeròdrom, les casetes, els albins i la blava mar. Incomparable.

    Estic encantat de veure que hi ha gent com jo a la que li apassiona conéixer recons abruptes d'aquest meravellós món.

    Pedro Álvarez
    Sineu, Mallorca

    ResponderEliminar
  7. Hola Pedro, no he respost abans doncs fins ahir he estat a Algèria.

    Quina sort poder conèixer els Kuna de primera mà!!
    Per a mi va ser una experiència meravellosa, com totes les que puc arribar a "entrar" dins d'una comunitat.

    No deixis de visitar el meu blog, però millor que em posis el meu nom: Mercè. Et deuríes fer un embolic, jajaja.

    Salutacions!!

    ResponderEliminar

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...