11 feb. 2009

San Cristóbal de las Casas


En el lado mexicano de la frontera entre México y Guatemala subimos a un bus hasta Comitán, donde enlazamos con otro hasta San Cristóbal de las Casas. Nos alojamos en Posada Jovel, lugar muy bonito, limpio, tranquilo y relativamente cercano al centro.

Enclavada en una hermosa zona de la meseta conocida como San Cristóbal, a 2200 m. de altitud y que forma parte de las montañas del norte de Chiapas, se encuentra San Cristóbal de las Casas.

La primera visión que tenemos, aunque es de noche, no puede ser mejor: una preciosa ciudad, que ha sabido conservar muy bien sus edificios coloniales.


San Cristóbal de Las Casas es una ciudad localizada en el Estado Libre y Soberano de Chiapas. Fue fundada por Diego de Mazariegos a principios del siglo XVI (año 1528), quien atacó a los indígenas en la batalla de Tepechtía en la que los chiapanecos prefirieron arrojarse al Cañón del Sumidero antes de sucumbir ante los españoles.

A lo largo de los años, San Cristóbal de las Casas fue renombrada varias veces. Así, en 1528 cuando fue fundada por Mazariegos, pasó a denominarse Villa Real de Chiapa.

En julio de 1536 se le otorgó la categoría de ciudad, denominándose Ciudad Real de Chiapa. En los años posteriores fue cambiando de nombre a capricho del gobernador de turno.

Más de 400 años (en 1848) debieron transcurrir para que aquel antiguo asentamiento cambiara su nombre por el de San Cristóbal de las Casas, en honor a Fray Bartolomé de las Casas por su extraordinaria labor en defensa de los indígenas. Este fraile y sacerdote dominico, se convirtió en el primer obispo de Chiapa en 1543.


Vista de la ciudad desde El Cerrito

El 1 de enero de 1994 el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) tomó las instalaciones del Palacio Municipal de San Cristóbal y, por asalto, arrebató edificios públicos del gobierno federal y estatal y atacó el cuartel general de la XXXI Zona Militar con sede en Rancho Nuevo. En este mismo año el municipio fue sede de las primeras conversaciones de paz del llamado movimiento neozapatista.

En 2003, fue incluida en el programa «Pueblos Mágicos» por la Secretaría de Turismo de México, al destacar por su arquitectura y manifestaciones socioculturales.

(Recopilado de varias fuentes)

Dicen de ella que es una de las ciudades más bellas de México; plazuelas, calles empedradas, casas pintadas de colores y con tejas rojas, y muchos templos, son la arquitectura del centro urbano.




Por sus limpias calles, se ven nativas -tzeltales y tzotziles, descendientes de los mayas, que se distinguen por su vestimenta- llegadas de otras poblaciones para vender su artesanía. Las tiendas y establecimientos comerciales, conservan un aire del pasado y están decoradas con mucha elegancia.




La bellísima Catedral, está situada en un extremo de la Plaza 31 de Marzo -recientemente renombrada "Manuel Velasco Suárez". Su construcción se inició en 1528 y fue llamada Catedral de San Cristóbal Mártir. Su primer obispo fue el dominico fray Bartolomé de las Casas. El edificio original sufrió algunas transformaciones y fue reconstruido en el siglo XVII.


La fachada data del siglo XVIII y es de estilo barroco con una profusa decoración a base de motivos vegetales realizados en argamasa, rodeando nichos donde se aprecian las esculturas de San Pedro y San Pablo, entre otras.


En su interior conserva interesantes obras de arte destacando el púlpito, obra del siglo XVI, y dos bellos retablos barrocos.



En primer término, imagen de San Cristóbal y el Niño

Contigua a la catedral, se encuentra la Iglesia de San Nicolás. Es uno de los pocos templos de la ciudad que conserva su forma primitiva, sin mutilaciones ni añadiduras.

Construida en adobe y de estilo mudéjar, se la conocía con el nombre de iglesia de pueblo de indios porque era la iglesia para negros y mulatos y, contra lo acostumbrado, ésta se erigió en el centro de la ciudad.



Otro de los conjuntos que constituyen parte fundamental de la historia arquitectónica y religiosa de San Cristóbal, es el Templo y antiguo convento de Santo Domingo, ubicado en el antiguo Barrio del Cerrito. No podemos acceder a su interior por estar de reformas.


Se empezó a construir a mediados del siglo XVI, por Fray Pedro de la Cruz y fue reacondicionado en el siglo XVII.

Se trata de una de las máximas expresiones del barroco chiapaneco y sorprende por la fachada rosa de su iglesia, la cual está sobrecargada de figuras ornamentales como anagramas y sirenas y, también, angelitos indígenas y grecas vegetales, siendo una de las más decoradas del arte colonial mexicano.

Su interior es de los más ricos de la ciudad, pues se encuentra ornamentado con retablos de muy buena factura y un bellísimo púlpito labrado en una sola pieza de roble.

(Texto de la Wikipedia)

Adosado a sus muros, está el Mercado de Artesanías, donde se reúnen miembros de las comunidades indígenas para vender su artesanía, o cocer al carbón, mazorcas de maíz.

Durante nuestra estancia en San Cristóbal de las Casas disfrutamos de la calidez de las personas que habitan aquí, de los jardines, calles y monumentos, principalmente iglesias.




Otros edificios del siglo XVII son el Templo y Convento de San Francisco, con sus sobrias y sencillas proporciones y la Iglesia y Convento de la Merced, que fue el primero en establecerse en San Cristóbal tras la iniciativa de cuatro frailes Mercedarios provenientes de Guatemala en 1537, aunque su edificio actual no corresponde a la construcción original.


Foto extraída de internet, por no disponer de ella

La sencillez de su arquitectura se debe a la poca influencia que tuvo esa orden en la vida religiosa y civil de la provincia.

De la antigua construcción quedan hoy en día -en su forma original- el arco romano y la columna localizada en el interior de la sacristía, decorada en estuco de vistosos colores, con motivos florales, vegetales y guirnaldas. Al pie de la columna se localizan dos leones como símbolo del dominio español.

El otrora convento mercedario fue después cárcel municipal, por ello se le agregó el torreón que lo caracteriza y ahora aloja el Museo del Ámbar de Chiapas.

A tres cuadras de la Iglesia de la Merced, entre los barrios de la Merced y San Antonio, se inicia la escalinata que asciende hasta la Iglesia El Cerrito -también llamada iglesia de San Cristobalito-, ubicada en la cúspide del Cerro de San Cristóbal Mártir, patrón de la ciudad. Cansadísimo subir 290 escalones, pero vale la pena por la panorámica que ofrece de la ciudad.



Uno de los días de descubrimiento de esta ciudad, inevitablemente pasamos bajo el Arco del Carmen, erigido en 1680 en el más puro estilo mudéjar. En la época colonial éste perteneció al adjunto Convento de la Encarnación. Antiguamente servía como puerta de entrada a la Ciudad Real, y en la actualidad ha sido adoptado como símbolo de identidad de la misma.


Del siglo XIX, es el bello y estilizado Templo de Santa Lucía, pintado en blanco y azul pastel. Es de estilo neoclásico y su interior tiene elementos neogóticos.



Una noche, frente al Palacio Municipal, o Ayuntamiento, disfrutamos del Certamen Nacional de Arte y Cultura donde grupos venidos de diferentes zonas de Chiapas, nos deleitaron con sus danzas: desde antes de la colonización, durante, y hasta nuestros días.




Tenía muchas expectativas puestas sobre San Cristóbal de las Casas; quizás la había idealizado en mi cabeza. Indiscutiblemente es una bella ciudad, los edificios históricos y las casas coloniales están muy bien conservadas pero, casi todo, está enfocado al turismo: restaurantes con comida internacional; hoteles boutique, de categoría media-alta; tiendas -decoradas con gusto exquisito- que venden joyas en ámbar, piezas talladas y objetos de gran valor artesanal; boutiques con ropa que no he visto puesta en los lugareños…

A pesar de todo esto no me arrepiento de haberla disfrutado, aunque en el artículo parezca que sólo haya visitado iglesias.

1 comentario:

  1. yo estuve en enero de este year ahi y la primera ves que viaje por ese camino de sancristobal a palenque fue de noche y se me hizo algo irreal porque solo miraba fogatas, y tambien en san cristobal como algo estilo disneylandia ahi en el centro donde caminapuro europeo, y despues la cruda realidad mas hacia adentro pasando el mercado con su gente empobrecida y los jovens al mas puro estilo de las gangas americanas en este lugar tan lejos de las metropolis me hizo sentir muy triste...

    ResponderEliminar

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...