17 jul. 2009

Siracusa, consagrada a la diosa Artemisa


Sobre las cinco de la tarde llegamos a Siracusa y seguimos un paseo que bordea el mar, hasta llegar a la Isola di Ortigia, sede original de la ciudad de Siracusa, fundada por los corintios en el siglo VIII a.C., conectada con tierra firme por el Corso Humberto I en el año 1870, y declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2005.



Extraída de internet sin autoría específica

Siracusa fue rival de Atenas en poder y prestigio; Cicerón dijo de ella que «era la ciudad más bella del mundo antiguo». Aquí nació y murió Arquímedes y, entre otros, vivieron Platón y Tito Livio.

Aparcamos el coche y encontramos alojamiento en Bed & Breakfast Apollo, situado en la Piazza Pancalli 5, casi enfrente del Templo di Apollo. Somos los únicos huéspedes, así que mañana no vamos a tener desayuno. No solamente esto, sino que nos dan las llaves de la portería y del piso, pues la señora que nos atiende se va a ir a dormir a su casa (sic).

Un primer contacto con la Isola di Ortigia, nos constata los numerosos elementos arquitectónicos de diferentes épocas -griega, normanda, catalana-aragonesa y barroca-, que impregnan sus calles y plazas.

Llegamos a la Piazza Archimide, en el mismo centro de la isla, rodeada por diversos edificios señoriales de estilo gótico-catalán, como el Palazzo Lanza y el Palazzo Platamone. En el centro hay uno de los monumentos más bellos que he visto hasta ahora: la Fontana di Artemisa, con la esbelta diosa erigida en medio llevando su arco y las flechas.


Nuestros pasos nos llevan hasta la grandiosa Piazza del Duomo, donde está el Palazzo Municipale, construido en el siglo XVII por el arquitecto español Juan Bermejo; el Palazzo Arcivescovile; la Chiesa di Santa Lucia alla Badia, de fachada barroca, y el Duomo -el mejor ejemplo de mezcla de estilos arquitectónicos de la ciudad.


Palazzo Municipale


A la izquierda el Palazzo Arcivescovile y al fondo la Chiesa di Santa Lucia

Me coloco frente a las escalinatas del Duomo y contemplo sus formas: un verdadero lujo para los sentidos y todo un viaje de placer a través de las piedras milenarias que tanto me hacen soñar.


La fachada fue construida esencialmente con mármol y granito, así como piedra caliza para las molduras y grabados. Tiene elementos del barroco español, como la escalinata, ya que durante esa época Sicilia aún pertenecía a la Corona de Aragón.

El templo actual se yergue sobre el primigenio Templo di Athenea -que construyeron los griegos en el siglo V a.C. en la parte más alta de la isla-, cuyas columnas jónicas fueron incorporadas a la estructura actual de la fachada, a la que se le han añadido elementos barrocos. En el lateral exterior se ven, actualmente, los tres escalones que había en la base del edificio griego.


En el interior del templo, y para todo aquel que se resiste asumir ciertos dogmas cristianos, se pueden admirar las columnas griegas que se usaron en la construcción primitiva.


Aquí no se pudo destruir, como se hizo en tantos otros sitios; la grandiosidad del espacio y sus columnas jónicas brillan para lo que en su día fueron sus cimientos: las de un templo pagano.

A pesar de no haberlo demolido lo que sí hicieron fue crear arcos en el interior y con la piedra sobrante cubrieron los espacios entre las columnas exteriores del templo.


Durante la dominación musulmana se construyó una mezquita y posteriormente los normandos la volvieron a convertir en iglesia cristiana. Lo que es extraño es la sensación de saber que bajo esas enormes columnas, que deben ser abrazadas como mínimo por dos personas para llegar a tocarse, se ha dado culto a la diosa Atenea y que aún podemos disfrutar de ellas.

Desde aquí y por estrechas callejuelas llegamos a la Fontana Aretusa, ninfa de la diosa Atenea, situada junto al mar y sin demasiado encanto.


Sin embargo la historia mitológica de Aretusa y Alfeo es muy hermosa: el dios griego Alfeo se enamoró locamente de la ninfa Aretusa, que había prometido permanecer virgen el resto de su vida y se negó a las pretensiones de Alfeo. Como éste no se daba por vencido, la ninfa se fue hasta Ortigia y se convirtió en manantial. Alfeo, entonces, se transformó en río y, a través del subsuelo, viajó desde Grecia hasta Ortigia para unirse con su amada.


De regreso al alojamiento, paramos frente las ruinas del Templo di Apollo construido en el siglo VI a.C. Quedan restos de columnas jónicas y se ve la forma rectangular de la planta. En un trozo de pared -que aún queda en pie- puede verse un arco, pues fue convertido en iglesia y posteriormente en mezquita.

Antes de visitar el teatro griego, quiero volver a ver la Fontana di Artemisa y la Piazza del Duomo. Creo que regreso otra vez para certificar que lo que vi ayer no forma parte de uno de los sueños de esta noche.



Con el coche nos dirigimos hasta el Parco Archeologico della Neapolis, donde visitaremos algunos restos arqueológicos de mi interés.

El Teatro Greco, construido en el siglo III a.C., está completamente excavado en la roca caliza. Tiene un diámetro de 140 metros y con una capacidad para 16.000 espectadores; su cavea es una de las más grandes construidas por los antiguos griegos: tiene 67 filas, divididas en 9 secciones con 8 pasillos.

Con posterioridad y en época romana se amplió la cávea y el teatro sirvió para espectáculos navales, gracias a la localización de una cisterna muy cerca.


En un espacio semicircular estaba la orchestra -que era donde se ponían los coros- mientras que en la scena, y un poco más elevados, se ponían los actores que escenificaban la obra. Solamente quedan rastros de la scena y de la orchestra.


Bajo el escenario había plataformas móviles de madera que servían a los actores para crear efectos, como tarimas elevadoras que les hacían aparecer y desaparecer emulando a los dioses.

Justo al lado del teatro está la Latomia del Paradiso, una antigua cantera de piedra caliza. Las cuevas fueron usadas como prisiones en la antigüedad y acogieron a miles de esclavos, incluso atenienses, que vivían en condiciones infrahumanas en total oscuridad ya que, aunque en la actualidad están al descubierto, durante el siglo V a.C. eran auténticas ratoneras que no dejaban pasar la luz del día.


La más famosa latomía es la llamada Orecchio di Dionisio, debido a su forma exterior. Tiene 23 metros de alto y se extiende 65 metros dentro de la montaña.


Se dice que el tirano Dionisos se ponía en la entrada para poder escuchar todo cuanto se decía de él, pero parece que es una invención. Lo que sí es cierto es que la acústica de la cueva es espectacular.


Acabamos la jornada visitando la Necrópolis romana, donde aún quedan unas pocas tumbas en pie.


En una de ellas se dice que contiene los restos de Arquímedes, que murió durante el Sitio de Siracusa (214–212 a.C.), cuando fue asesinado por un soldado romano, a pesar de las órdenes de que no debía ser dañado.


7 comentarios:

  1. Hola amiga Mercé. Mais uma vez um belissimo relato e fotos bem ilustrativas das belezas de Sicilia. Ficamos com ganas de lá ir.
    besos

    ResponderEliminar
  2. MERCE: Tinc moltes ganes d'anar a Sicilia, i amb el post tan xulo que has relalat tinc de sobres informació amplia per fer-me una ideia de lo que s'ha de veure. Però encanra no se quan aniré, hi ha tants llocs per triar... i tant poc temps que tenim Petonassos!

    ResponderEliminar
  3. Vagamundos, me alegro que os haya gustado el relato.

    Sicilia es un lugar que se ha de visitar, pero disponiendo de un poco más de tiempo, del que tuvimos. Quedaron varias cosas por ver.

    Um abraço!

    ResponderEliminar
  4. Nooooooooooooooo estoy atontada de ver esas bellezas, qué impresionante!!! quiero ir!!!! jajajaja (es más, algún día IRÉ, amén ...). Besos!!!

    ResponderEliminar
  5. Me olvidé comentarte que mi suegro nació en Sicilia, cuando mi marido lea tu entrada se enloquece de gusto!!

    ResponderEliminar
  6. Felicitats! Pel blog! Boníssim! Et seguiré!

    ResponderEliminar
  7. marc, benvingut al blog!

    He pasejat per el teu i està molt bé l'idea.

    Salutacions!

    ResponderEliminar

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...