5 ago. 2009

Seis días de ruta por el Tassili du Hoggar


Primera jornada

Con el coche cargado hasta la baca salimos del Caravanserai de Tamanrasset a las 15:30 h. dirección sur, donde se extiende la región del Tassili du Hoggar. Ruta que cruza la franja más árida de la tierra: el desierto del Sahara. Somos cuatro: Alí -chofer y guía-, el cocinero y nosotros dos.


Tassili, en lengua tamashek, quiere decir montaña o "meseta de piedra y arena". La palabra Hoggar proviene del nombre propio de la tribu tuareg "Kel Ahaggar", que había vivido en esta región dándole el nombre a toda la inmensa cordillera.

Enfilamos por una pista de tierra y arena. A unos pocos kilómetros, en medio de la nada, vemos a unos niños guardando rebaños de cabras que comen hierbas secas. Alí nos dice que, cerca, hay el último poblado de la zona. Más allá, no hay posibilidad de vivir.


Reseguimos cauces secos de ríos o los cruzamos. Unos más anchos que otros y, bordeando la orilla, se pueden ver algunos árboles, matojos y acacias.

Se va acercando la noche y Alí busca un sitio donde acampar. Paramos tras unos arbustos, al lado del cauce del Oued Tahifed -hoy seco- ("oued" proviene del árabe wadi -que significa río-, palabra que se convirtió en Guad, en España [Guadiana, Guadalquivir...]). Mientras, el cocinero prepara la cena.


Después de cenar nos preparamos para pasar la primera noche en el desierto. Aquí no hay nada que hacer, no hay vida, sólo disfrutar del paseo bajo la luz de las estrellas.

Segunda jornada

Durante el día de ayer, la temperatura era muy alta y nos acostamos tapándonos sólo con una manta y hemos pasado mucho frío. Nos recomendaron que viniéramos con sacos de dormir para temperaturas bajo cero. Las próximas noches usaremos los sacos.

Alí es como un reloj: muy temprano seguimos haciendo ruta. Buscamos los últimos árboles, que veremos en varios días, para cortar sus ramas secas que se usaran en los fuegos de la noche.


Circulamos siempre por pistas de tierra y arena dura, hasta que llegamos a In Dalag, una enorme llanura arenosa salpicada de diferentes formaciones rocosas.



Después de tres horas de ruta, se alzan frente a nosotros -sobre un mar de arena- dos gigantescas elevaciones de piedra que estrechan el camino, es La Porte du Tassili. Acampamos a su sombra para recorrer los alrededores, comer y dejar pasar las horas de más sol. Y de la nada aparece un pajarillo, y picotea los restos de nuestra comida.



Llegamos caminando a un lugar cercano donde hay unas asombrosas pinturas rupestres de cazadores y animales.



Seguimos ruta a través del Oued Tin Tarabine. El paisaje es increíble. Las montañas de roca parece que se hayan fundido con el calor y caen, cual lava petrificada, sobre la arena del Sahara.


En una zona llamada In Born, vemos grabados rupestres en las rocas.


Alí -con mucha destreza- hace circular el coche sobre un manto de piedras, pasando entre grandes rocas que flanquean la ruta.


Una hora más tarde, entre las formaciones rocosas, empiezan a despuntar bonitas dunas de arena dorada. Sin avisar, el paisaje cambia caprichosamente hasta que llegamos a Youfaghlal, donde acampamos sobre una duna y al abrigo de una gran roca.



Obsérvese, en la parte inferior de la foto, el lugar de acampada con el coche

Silencio y soledad. Increíbles formaciones de roca erosionada en medio de un mar de dunas. Silencio. Y un sol poniente que adquiere tonos de fuego rojo y azul. Soledad.



Tercera jornada

Estamos recogiendo el campamento y, delante de nosotros, pasa una familia de dromedarios. ¡Qué entrañable ver a los padres como han rodeado al pequeñín, por si había algún peligro con nosotros!


Avanzamos en nuestro recorrido y, salpicando un mar de arena, podemos contemplar grandes rocas con más formas caprichosas, que el viento y la lluvia se han dedicado a esculpir.



Llegamos a Youfou Ehaket. Desde donde nos encontramos se ve despuntar, en la lejanía, la silueta rocosa llamada "Sagrada Familia" por sus increíbles formas y que recuerdan la famosa obra arquitectónica de Gaudí en Barcelona.

En unas rocas cercanas se pueden distinguir grabados rupestres de animales, jirafas, bueyes, vacas o bisontes.



En la parte inferior podría haber una mano con los cinco dedos

Después de comer y descansar nos ponemos en marcha y cruzamos una inmensa llanura, el Plateau Hadbiti, de 50 Km. de largo, hasta llegar a la zona conocida como Tagrera , donde muchas de las rocas semejan enormes setas.




Encontramos un bonito lugar para plantar la tienda: sobre una duna y al resguardo de una gran pared de roca; desde hace algunas horas el viento no ha parado de soplar y mejor estar resguardados.

La cena pudiera haber sido apetitosa, pero el vent de sable (tormenta de arena), ha hecho que la arena fuera un ingrediente más.

Cuarta jornada

A media noche han estado merodeando alrededor de la tienda. Los pasos eran ligeros, pero hasta que no me he levantado y he visto las pisadas no he quedado tranquila. Han sido un par de fenek (un pequeño zorro del desierto) y una gacelilla.

Nos resguardamos de las fuertes horas de sol en una gran cueva, donde vemos una gran gruta con grabados de jirafas y elefantes, y aprovechamos para comer. Al poco rato vemos cómo va acercándose un vehículo y paran justo al lado. Bajan tres italianos, el guía y el cocinero. ¡Son los primeros seres humanos que vemos desde que comenzamos la ruta!

El paisaje que nos rodea es precioso, pues la piedra negra -quebrada por el sol y los cambios de temperatura- se mezcla con la arena roja formando dunas y espacios de leyenda.



Llegamos a In Ekekchker donde acampamos. Las sombras alargadas de las rocas, que me recuerdan a la Capadocia turca, se proyectan sobre la arena dorada.


Este es el punto más al sur al que hemos llegado, a 200 Km. de la frontera con Níger. A partir de mañana, empezaremos el regreso hacia el norte.

Quinta jornada

Nos dirigimos hacia la zona llamada El Ghessour, donde las grutas, dunas y pequeñas montañas son el paisaje por excelencia. Un duro y difícil trayecto sobre un extenso manto de piedras de gran desnivel, nos acerca hasta unas altas rocas, cuarteadas por el paso del tiempo, que muestran unas evocadoras formas fálicas.



Es la última noche de este circuito mágico. Plantamos la tienda en el cauce de un río seco y bajo una bellísima luna llena.

El cocinero nos obsequia con una comida típica tuareg: tagala. Para que nos hagamos una idea -nos dicen- es una "pizza tuareg". La cuestión es que el cocinero empieza a amasar sémola con agua y sal, y le da una forma de pan redondo. Mientras, Alí ha preparado unas buenas brasas. Hacen un hoyo más o menos profundo y el cocinero pone la "pizza"; la cubren de arena y encima un buen puñado de brasas, para que se vaya cociendo lentamente. En una olla, se va haciendo un estofado de verduras, muy condimentado y picante.


Cuando el pan está cocido, se retiran las brasas y la arena y se limpia con agua. Luego lo han troceado y mezclado con el estofado. Bien, pues a ellos puede gustarles, pero este pan es un mazacote inmasticable e incomestible y el estofado tan y tan picante que he cenado un vaso de leche en polvo y galletas.

En ninguna de las comidas, cenas y desayunos, ha faltado el buenísimo té que los hombres del desierto preparan muy bien. Para ellos es toda una ceremonia digna de respetar y seguir.


Se preparan tres tés y a cada uno se le pone diferente cantidad de azúcar. Y el resultado es que tomamos:

El primer té amargo como la vida. Con muy poco azúcar. Se bebe a sorbos para no quemarse demasiado.
El segundo, dulce como el amor. Nuevamente sirven el té, con algo más de azúcar, y también se bebe a cortos sorbos.
El tercero, suave como la muerte. Mucho más dulce. Éste es el último té y se bebe a pequeños sorbos con la oculta intención de que no se acabe nunca.

Saborear el té como la vida: poco a poco, momento a momento, respiración a respiración, deteniendo el tiempo.

Los tuareg (o imuhagh, palabra que significa "libre") han sido bautizados con muchos nombres: hombres azules, príncipes del desierto, hombres libres… En cualquier caso, a esta etnia le rodea un halo de hidalguía que no posee ningún otro grupo humano en el planeta.

El nomadismo prácticamente se ha perdido, muchos de ellos se han establecido en ciudades u otras poblaciones donde pueden realizar el verdadero leitmotiv que da sentido a sus vidas: el comercio. Unos conducen caravanas transportando mercancías y otros las almacenan y venden en los poblados.

Para el tuareg hay dos leyes sagradas: la hospitalidad y la palabra dada. La primera es básica en el entorno desértico en el que vive. Negar un vaso de té, un plato de comida o cobijo en su haima, a un visitante, es impensable. Y, referente a la segunda, si se compromete la palabra con un tuareg, él jamás lo olvidará, para bien o para mal.

Sexta jornada

Mientras desayunamos un grupo de 10 camellos y dos bebés, pasa frente a nosotros sin inmutarse.


Esta vez el camino es el más fácil de todo el recorrido; hay una buena pista. Alí nos deja en un punto y nos invita a que sigamos a pie mientras ellos aparcaran bajo una acacia no muy lejana, y prepararán la última comida que haremos juntos.


Estamos en Tamekrest. Escalamos unas rocas resiguiendo unos pequeños saltos de agua y piscinas naturales, originados por el oued Tamekrest, hasta llegar al origen del mismo en un pequeño hueco entre las rocas. Aquí, en medio de este inmenso desierto, hay una pequeña fuente de vida que muere unos metros más abajo.



Después de comer dejamos definitivamente atrás las redondeadas dunas y las piedras erosionadas, para adentrarnos en una zona de montaña más agreste hasta llegar a Tamanrasset.

52 comentarios:

  1. precioso, me encanta.
    ¡Que envidiaaaa!!

    ResponderEliminar
  2. Mª Mercè, estos relatos de tu viaje constituyen un documento entrañable, un placer leerte y agradecerte que nos muestres esos remotos rincones de Africa, donde alguna vez hemos soñado viajar. Las fotos son preciosas e ilustran perfectamente el contenido de tu descripción, los detalles de la misma, pareciendo que estamos a tu lado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Qué maravilla de imágenes, el desierto es único.
    Como dice Luis, leyéndote me he sentido a tu lado, he sentido el frio, la fatiga, la sorpresa...gracias por compartir estos momentos de aventura con todos nosotros.
    Espero con impaciencia la continuación.
    Cuídate
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Mª Mercè aún tengo piel de gallina y la cabeza allí.. Sabes lo que representa haberte seguido... leído.. Por ejemplo y como una pequeña muestra..He entresacado..

    : "Para el tuareg hay dos leyes sagradas: la hospitalidad y la palabra dada... si se compromete la palabra con un tuareg, él jamás lo olvidará, para bien o para mal...
    Los tuaregs han sido bautizados con muchos nombres: hombres azules, príncipes del desierto, hombres libres… En cualquier caso, a esta etnia le rodea un halo de hidalguía que no posee ningún otro grupo humano en el planeta...
    pasar la primera noche en el desierto
    sólo pasear bajo la luz de las estrellas
    Silencio y soledad..."

    No te haces idea.. de lo que sentí a cada una de estas frases.. Lo del té.. Estos Paisajes..Pensar que allí hubo abundante vegetación y que luego... "les vents des sables" hayan esculpido estas maravillas que ningun hombre es capaz de reproducir...
    TE AGRADEZCO INFINITO ESTE POST y compartirlo con nosotros!!

    Tu es un vrai Trésor Mª Mercè.. Je vais rêver cette nuit, je dormirai/nous dormirons dans le désert, avec les Fenechs...

    Mille et un baisers dans ces étoiles!

    ResponderEliminar
  5. Impresionante el relato.
    Impresionantes las fotos.
    Impresionante el viaje.

    ¡Qué blog!

    ResponderEliminar
  6. Que gra descubrimiento, me encanta viajar, aunque sea atraves de otros. Precioso Paisaje, precioso relatos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. SaiZa, bienvenida!!

    Siempre que quieras viajar ya sabes por donde pasarte.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  8. Hola! Gracias por compartir tanta buena información y fotografías.
    Conozco algunos paises vecinos, pero todavía no me he animado con Argelia, pero tus relatos hacen que me replantee pasar por allí muy pronto ...

    Un placer leerte!

    Saludos desde París
    GusPlanet

    ResponderEliminar
  9. Hola Maria Mercé

    Cada día me impresionas más con el relato de tus viajes y tus fotografías.

    Enhorabuena de un manchego.

    ResponderEliminar
  10. Hola amiga Merce. Mais uma encantandora viagem, sempre bem ilustrada, por um local exotico e para nos ainda desconhecido. Mas muito atractivo. Só conhecemos o "vizinho" Marrocos. Não queremos deixar um dia de viver o deserto.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Impresionante tu relato, hace unos años ya, conoci un argelino que estubo tres dias perdido en el desierto con un amigo, me llevastes de nuevo a lugares que la memoria no alcanza.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Llego a través de Selma y me encuentro con esta maravilla.
    He estado en Argelia, Argel y en Tinduf, visitando a mi familia saharaui.
    El relato de los tres tés me los ha recordado ¡tantísimo!
    Y la hospitalidad y lo que los saharauis llaman mreifisa: pan de la arena con estofado de cabra, sin picante y sin verduras.
    Volveré por aquí para acompañarte en este viaje.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Hola Antònia P.:

    Gracias por visitarme. Bienvenida!

    Qué haríamos sin la maravillosa hospitalidad de nuestros "hermanos"!

    El Té. Ese té que se ha de beber a pequeños sorbos, por lo caliente que está.

    No he estado en Tinduf, a pesar que he estado muchos años organizando las colonias donde vivo. Alguna vez será, Inch'Allah!

    Una forta abraçada!

    ResponderEliminar
  14. Merce
    Gracias por pasar y dejar tu huella en Siendo Humanos. Todo mi deseo de un Feliz Viaje y que a tu regreso nos cuentes y nos muestre cada rincion don de estuviste.
    Buen Viaje
    Alvaro

    ResponderEliminar
  15. Ma Mercè, seguro que nos conocemos si es que has estado en el Prat a esperar a los niños.
    Te recomiendo el viaje. Aunque la Hamada argelina es la nada absoluta, siempre encuentras lugares que ofrecen un respiro, un wad con talhas, las dunas de una belleza sobrecogedora y las noches de luna llena o sin luna en que las estrellas se ofrecen en todo su esplendor. Más que un viaje en un tiempo y un espacio es un viaje interior que, a mi, me hizo replantear muchas cosas. Y vuelvo cada año buscando... Siempre regreso con algo distinto del desierto. Ya sabes.
    Una abraçada ben forta.

    ResponderEliminar
  16. Antònia, sí he estado en el Prat en tres ocasiones y la experiencia es inenarrable.

    Recuerdo la primera vez...conforme iban bajando los niños de los autobuses y pasaban por mi lado con ese olor a desierto...Yo respiraba hondo para impregnarme bien.

    Es difícil comprenderlo sino has estado y disfrutado de la hospitalidad de los que viven en el desierto.

    No sé si has leído la primera parte de este relato de Argelia, donde explico que he estado durante 10 años yendo allí, a Timimoun, en el corazón del Sahra...

    No pararía de hablar y explicar sensaciones, colores, luces, sonidos...

    Una abraçada molt forta!

    ResponderEliminar
  17. Oye ¡qué viaje más interesante tía! Conozco el Rif y también me encanta el mundo magrebí.
    Buen blog que iré leyendo con regularidad, ya que tus viajes son muy, pero que muy interesantes.
    Saludos desde Madrid.

    ResponderEliminar
  18. Qué lugares tan hermosos tiene nuestro planeta, sin dudas viajar, conocer, es contribuir al sentimiento de estar realmente "vivo". Me encantaron las fotos que pusiste, y el relato del viaje es muy ameno, como si nos llevaras de la mano a esas tierras -para mi- misteriosas. Un gusto realmente, felicitaciones por tu trabajo mujer!!

    ResponderEliminar
  19. Me olvidaba, ¿es verdad que en las pinturas rupestres de Tassili se pueden ver hopmbres con escafandras, tipo astronautas? ¿o es parte del floklore turístico?

    ResponderEliminar
  20. Juan, bienvenido al mundo de mis viajes!

    Espero verte por aquí.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  21. Valeria, nosotros estuvimos en el Tassili du Hoggar y hay otra zona, que es el Tassili N'Ajjer y me suena que es ahí lo que comentas.

    Nosotros las únicas pinturas "raras" que vimos, eran unas, al lado de las prehistóricas, que las habían hecho hace poco, pues los animales tenían toda suerte de detalles: pelo en la cola, manchas en las jirafas, ropa en los humanos...
    Vamos...que eso no cuela!

    Un abrazo y mil gracias por pasarte!

    ResponderEliminar
  22. Maria Mercè, habia oido hablar de esta zona del desierto pero viendo tus fotos y leyendote dan unas ganas de ir... me ha encantado, es un ugar precioso para visitar. Impresionante el lugar.

    Et desitjo molta salut per seguir viatjant com ho fas. Una abraçada.

    ResponderEliminar
  23. Hola!
    Me he dado una vuelta por tu blog, y ha sido como si estuviera de viaje. Un placer, María Mercé, realmente.
    Has andado por muchos sitios por los que he viajado yo, aunque tu relato de Argelia, país que todavía no conozco, me ha dejado fascinada.
    Tendré que subirlo varios escalones en mi lista...
    Gracias y un abrazo de otra viajera!

    María

    ResponderEliminar
  24. Hola María...

    Bienvenida!!
    Ya sabes...cuando quieras las puertas de esta casa están abiertas de par en par.

    Gracias por tu visita.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  25. No me había pasado aún por aquí, pero creo que no va a ser la última vez que pase...

    El desierto no es un lugar que me apetezca mucho visitar, pero tal como lo cuentas parece hasta divertido.

    Por cierto, cuanto podríamos aprender de los tuaregs, especialmente en la hospitalidad y en lo de la palabra dada, que por algo tenemos la expresión Donde dije digo digo Diego... Y no para bien, precisamente.

    Hace poco estuve en Cuenca. Esas rocas con formas extrañas, como la de la seta, me han recordado bastante las de la Ciudad Encantada.

    El viaje por Argelia no ha terminado aún... ¿no?

    ResponderEliminar
  26. Hola José GDF, sé bienvenido a viajar por mis relatos.

    Tienes razón, conozco la Ciudad Encantada de Cuenca y hay muchas de las formas pareceidas a las del Sahara.

    El relato de Argelia no ha terminado, estoy transcribiendo los datos de mi libreta de notas, para hacer el relato. Creo que me van a salir aún dos entradas más.

    Por aquí o allí nos vemos!

    ResponderEliminar
  27. Perdona que insista,¿estuviste este año en identificación?
    Es que soy una fisonomista pésima pero yo diría que nos hemos visto allí en el IES Ribera baixa.
    Un abrazo.
    Sí he leído la primera parte del viaje a Argelia. Iré poco a poco leyendo tus maravillosos viajes y mirando tus fotos estupendas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  28. Hola Antónia...

    No, no he estado este año.
    Hace siete años que lo tuve que dejar y durante los tres últimos años, los que lo organizaban conmigo, se han ido desanimando al no encontrar familias acogedoras.

    Una abraçada!

    ResponderEliminar
  29. Que bueno el relato de tu viaje, me quedé con ganas de seguir leyendo. Un escritor famoso decía algo parecido a esto: si un texto te atrapa como una caida en un pozo, es porque está muy bien escrito.
    Eso me sucedió recién, empecé a leer y no pude parar. Me quedaré por estos lados "viviendo" a través de tus palabras, lo que TAN BIEN, nos describes.
    Abrazos para mi amiga y su compañero.

    ResponderEliminar
  30. Hola Etel, bienvenida!!
    Qué ilusión verte por aquí!

    El relato del viaje a Argelia aún no está acabado así que en unos días tendrás un poco más.

    Abrazos, también, para tí!

    ResponderEliminar
  31. Que maravilla de sitio y de crónica, y a la vez que envidia.
    Con tu permiso te enlazo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  32. M. Eugenia, bienvenida!!

    Acabo de pasearme por tu blog y veo que no tienes porque envidiarme. Eres una gran viajera!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  33. Hola amiga Mª Merce. No conocía tu blog, de verdad que está muy bien cuidado y no le falta detalle. Me suscribo para seguirte, ya que veo que contigo puedo aprender un montón de cosas interesantes además de soñar con lugares maravillosos, por esas fotos que pones tan hermosas. Gracias por tus comentarios y...¡un ramillete de buenos deseos para tí!

    ResponderEliminar
  34. Salam alecum, Daud...

    Bienvenido a mi blog de viajes. Espero que disfrutes, con mis relatos.

    No dejes de pasearte por Síria, Jordania, Líbano, Marruecos...

    Y también te invito a que visites mi otro blog.

    Con el deseo de Ramadan Mubarak!

    ResponderEliminar
  35. Excelentes fotos y precisa informacion. Me gusto ver datos de mi querido país(Perú)

    Un abrazo. Te sigo...

    Lindo blog

    ResponderEliminar
  36. Maria Mercè, un blog excel·lent que acabo de descobrir gràcies a LA VANGUARDIA. Com a viatger impenitent, agraeixo trobar coses tan interessants com la teva. Seguiré les teves experiències viatgeres!

    ResponderEliminar
  37. Albert, benvingut i moltes gràcies per les teves paraules!

    Salutacions!

    ResponderEliminar
  38. Qué lindo paraíso, me recuerda al desierto de la luna en Argentina, te invito a mi blog, te encontré en los 20 blogs, saludos.

    ResponderEliminar
  39. Precioso viaje, aunque imagino que duro. Desde luego debe ofrecer sensaciones imposibles de vivir aquí. Enhorabuena por la experiencia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  40. Rafael, se me pasó darte la bienvenida, qué despiste el mío. Disculpa!

    Interesante tu blog...para leerlo con calma.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  41. Bienvenido carlos63!

    Hay viajes más duros que otros, pero éste no lo fue.

    Te doy la razón en lo que a sensaciones te refieres.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  42. hola, me ha gustado mucho tu blog, es muy ameno y me he hecho seguidora. yo estoy empezando, mira mi blog y hazte seguidora.
    graciasss
    jeanette

    http://viajesyleyendas-j.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  43. Hola Mº Mercè,
    Es la primera vez que entro en tu blog, he puesto en el google "Argelia, Tassili" y por arte de magia he llegado a tu maravilloso blog.
    Siempre he tenido pendiente visitar el Tassili, pero por una cosa o por otra lo voy aplazando. Hace unos años me plantee hacerlo y seguir hasta Niger para llegar justo para las fiestas de la Cure Salée y Gerewol cerca de Agadez, peró deseche la idea por diferentes motivos, como logística, clima, etc .... Finalmente viajamos solo a Niger. Este año estoy con pocas ideas o motivación viajera, y cuando me siento así pienso en el Tassili y en otros viajes pendientes. Leer tu relato me ha motivado .....
    Me gustaria comentar o conseguir información especifica sobre Mzab Tours, però no se si hacerlo mediante comentarios en tu blog, por un aspecto de estilo, forma, etc .... Por si acaso te anoto mi correo: manel.rawal@gmail.com
    Me llamo Manel y soy del Raval de Barcelona.
    Gracias de antemano, felicitarte por tu blog, y porque en Barcelona estamos celebrando "tu santo".

    Saludo,
    Manel

    ResponderEliminar
  44. Hola Manel...Benvingut!!

    Si mi relato por el Tassili y el sur de Argelia, ha de servir para que te enimes y vayas, me doy por satisfecha!!

    Es de tal belleza que crees que estás en otro planeta. Había momentos que era un paisaje lunático por excelencia.

    Ya ves que respondo muy tarde, he estado el día fuera y coy a seguir igual esta tarde. Así que tenga un momentito te escribo y hablamos, sobre tus cuestiones.

    Un saludo y muchas gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  45. Hola Mª Mercè!
    Que et vagi molt bé en el teu proper viatge per terres africanes!!

    Gracias sobretodo por la información del Tassili Hoggar, me has ahorrado tener que buscar un monton de cosas..... Intentaré ir este año si encuentro otros viajeros.

    Lo dicho, buen viaje !!!

    Saludos,
    Manel

    ResponderEliminar
  46. Hola Manel!

    Me alegro que la información te haya ido bien.


    (He esborrat un duplicat del teu comentari i no sé si anava per aquesta entrada!)

    Salutacions!

    ResponderEliminar
  47. Me piqué con tus historias de Argelia...
    Pelos de punta con esas fotos... Ese es el desierto puro, el que llena el alma con solo mirarlo...
    Esas formaciones caprichosas... sus dunas anaranjadas...
    Has leído el libro "tuareg"? esos son el tipo de paisajes que Alberto Vazquez Figueroa describe tan fielmente...
    Gracias por el relato, siempre me haces viajar a otros desiertos (desde el desierto!)
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alicia, ya ves, tenemos cosas en común: tú el Sahra de Marruecos y yo el de Argelia, que me tiene robado el corazón; justo estos días se cumplen 25 años de mi primer viaje allí.
      No, no he leído el libro "Tuareg" y muchos más que tengo pendientes de hacerlo, pero me faltan horas (y eso que estoy jubilada!)
      Y tú, ¿has leído todos los relatos de este viaje a Argelia? Principalmente el primero, donde explico mis primeros 10 años allí.
      Nos leemos!
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Estos días estoy a tope de trabajo, así que te voy leyendo poquito a poco :)
      Creo que lo haré a partir de ahora en orden. Me encanta lo que cuentas y tu visión del Sahara me parece muy similar a la mía! sin duda, nos apasionan sus diferentes paisajes.
      Me gustaría mucho ir a Argelia. Ya tengo amigos planeando un posible viaje muy pronto... quien sabe... No se si es el mejor momento... pero por otra parte, cuando lo sera?
      Te pediré, por supuesto, recomendación.
      Te recomiendo mucho los 3 libro de Vazquez Figueroa sobre los Tuareg, pues estoy convencida que la evocación a esos paisajes, y sus gentes te va a encantar.
      Un abrazo desde el Erg Chebbi!!

      Eliminar
    3. Me alegra saber que estás a tope de trabajo, eso quiere decir que la agencia va bien :-)
      Desde que estalló la guerra (no declarada oficialmente) en 1992, nunca es "el mejor momento" para ir a Argelia, pero estuve yendo durante toda esa década; ya podían matar a turistas o no, que yo no podía dejar de ir. Si hubiera muerto, ¿qué mejor que en el país que me ha dado tanto?
      Espero poder regresar este diciembre y estar 4-5 semanas. Este 2016 se cumplen 25 años de mi primer viaje allí y he de celebrarlo con mis amigos/hermanos!
      Un abrazo!

      Eliminar

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...