3 sept. 2009

Timimoun y alrededores


Durante toda una jornada hemos hecho el Circuit du Gourara. Se trata de un circuito circular de unos 80 Km., que pasa por varias poblaciones oasis al norte y este de Timimoun.




Una de las cosas más asombrosas que hay en esta región son las foggaras: un sistema de canales subterráneos, enterrados al nivel de la capa freática, para transportar el agua del subsuelo utilizando el sistema de los vasos comunicantes y así hacer circular el agua. La parte visible de este curioso sistema son los puntos de salida del agua al exterior y son utilizados principalmente para suministrar agua a los oasis, en lo que se llaman "peines". (Más información detallada aquí).


Foggara


Distribución de riego por "peines"



He vuelto por enésima vez a Izgher, pueblito que posee un ksar en estado ruinoso, con calles muy estrechas y una gran cueva donde se refugian, en verano, para evitar el sofocante calor.




En la ruta del Circuit du Gourara se pueden ver castillos fortificados construidos entre los siglos IX y XII, enclavados en el corazón de este extenso desierto.


He pasado unos días especiales en familia con charlas amenas, música, risas y alguna lágrima; siempre comiendo y cenando en casa de uno u otro de los hermanos.

Una noche cenamos con algunos amigos en las dunas, al resguardo de unas palmeras. Llegamos antes de la puesta de sol. Ese sol que, en África, se despierta y acuesta con todo su esplendor y su bellísimo matiz de colores.


Y siempre, siempre, el sabrosísimo té.



He paseado una y otra vez por la ciudad disfrutando de todos sus olores, deslumbrándome con sus colores, deambulando sin que nadie me moleste, y volviéndola a grabar en mi corazón por si no hubiera otra vez…

Ha llegado el día de la despedida. El momento que no quería que llegara, pero hemos de seguir ruta hacia el norte.

El relato de estos momentos, ha quedado vacío de palabras.

Mi "hermano" Mohamed, antes de que salga el autobús, nos lleva de nuevo hasta el pie de las dunas, más allá del palmeral. Y me despedido de ellas…



Loin déjà et pourtant
si bien ancré dans le coeur,
désert, tu me manques.
Et vous,
gens de là-bas
qu'il est loin votre sourire;
un jour peut être,
dans longtemps,
nos chemins se couperont
à nouveau.

********

Lejos ya, y sin embargo
bien anclado en mi corazón,
desierto, me haces falta.
Y vosotros,
gentes de allí
qué lejos está vuestra sonrisa;
un día quizás,
en mucho tiempo,
nuestros caminos se cruzaran
nuevamente.


(Poema de Jean-Pierre Petit. Traducción de mi autoría)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...