2 ene. 2010

Jinja y las Fuentes del Nilo – Parque Bujagali


El viaje hasta Uganda ha sido un infierno. Las carreteras de Kenia están llenas de baches y en muy mal estado y para acabarlo de "adornar", el conductor era un suicida.

En una hora hacemos los trámites en las dos aduanas y a las seis de la mañana estamos rodando por Uganda. Cuando ha empezado a clarear, el paisaje se ha mostrado lleno de campos de cultivo, plataneros, palmeras…, verdaderamente un paisaje tropical. A las 8 h. el bus nos ha dejado en un cruce, a unos 2 Km. de Jinja.


Nuestra primera intención ha sido hacer estos kilómetros caminando para descansar de tantas horas sentados, pero nos han informado que donde queremos alojarnos está más allá del pueblo, como a unos 2 Km. más, así que decidimos utilizar el transporte nacional: el boda-boda, nada más que una motocicleta que nos ha dejado en el Explorers Backpackers.

Mientras esperamos a que abran la recepción, nos acompañan al bonito jardín que bordea a la casa. Rodeados de árboles, palmeras y el canto de los pájaros, hemos desayunado.


Son algo más de las diez de la mañana y empieza a apretar el calor. Hacemos camino hasta las Fuentes del Nilo, situadas a unos 3 Km.

Varias expediciones habían fracasado en sus intentos por determinar dónde nacía el Nilo, aunque aquí hay un cartel que explica que, en 1862, John Hanning Speke informó al Presidente de la Royal Geographical Society in London (Real Sociedad Geográfica de Londres), que había descubierto las Fuentes del Nilo, cuya agua provenía del Lago Victoria.


Corría el año de 1856, cuando la Royal Geographical Society encarga a Richard Francis Burton una expedición a África con el objeto de descubrir las fuentes del Nilo; John Hanning Speke se integra a esta expedición y salieron desde Zanzíbar para explorar un "mar interior".

A principios de 1858 encuentran un gran lago al que Burton denominó Tanganyka, que significa "lugar de encuentro de las aguas". Para entonces, las condiciones físicas de ambos hombres eran lamentables: la sed, el hambre y las inclemencias del terreno, así como el ataque tanto de tribus como de animales habían hecho sus estragos. Las piernas heridas de Burton y su mandíbula ulcerada hacían que se transportara en camilla durante largas jornadas; por su parte, Speke estaba ya medio ciego. Tras unos días de reposo comenzaron a explorar el lago, pero no pudieron comprobar que, ahí, estuviera el nacimiento del río.

Burton quedó recuperándose en África; mientras, Speke siguió hacia el norte localizando el gran Lago Victoria, para regresar más adelante a Inglaterra. Sin esperar a Burton, comunicó su descubrimiento a la Royal Geographical Society y se hizo acreedor de unos honores que, en justicia, debieron haber sido, al menos, compartidos. Por eso el cartel que hay en la orilla del Nilo dice que su descubridor fue Speke.

El conocido explorador y misionero británico David Livingstone fracasó en su intento de confirmar las aseveraciones de Speke, al desplazarse demasiado al oeste y entrar en la cuenca del Congo.

Finalmente fue el explorador galés Henry Morton Stanley quien confirmó la veracidad del descubrimiento de Speke al circunnavegar el Lago Victoria y describir la gran salida de agua de las cataratas Rippon en la orilla Norte.

Parece ser que donde me encuentro es en realidad el punto en que el Nilo abandona las aguas del Lago Victoria y que en Burundi, a orillas del río Kagera, hay un lugar donde claramente pone "Source of the Nile" (Fuente del Nilo), y que modernamente se considera el punto donde el agua del Nilo comienza a fluir en su largo camino hacia el Mediterráneo.


Sea cuál sea la verdadera fuente del mítico Nilo, sé que lo que tengo enfrente es lo que queda de las Cataratas Rippon -anegadas actualmente por la construcción de la presa Owen Falls Dam, una importante central hidroeléctrica que está cerca-, a mi izquierda el Lago Victoria y a mi derecha el río Nilo. Y eso me basta para rememorar hechos históricos y disfrutar de la belleza del lugar.


A unos metros de aquí han erigido un monumento con el busto del Mahatma Gandhi, para recordar el lugar donde se esparcieron parte de sus cenizas en 1948, tal como dejó dicho antes de morir.


Al día siguiente, desde el alojamiento, vamos caminando a Jinja. Queremos averiguar a qué hora hay matatus (minibús) hacia Kampala. El sol empieza a lanzar sus ardientes rayos y el trayecto se hace fatigoso. Las calles de tierra roja, como en toda la zona, están muy limpias y llegamos a la ciudad tras caminar unos cuatro kilómetros.


Foto extraída de internet sin autoría específica

Jinja está volviendo a la prosperidad con el regreso de buena parte de la población asiática (básicamente india y paquistaní), que fue expulsada en la época de la tiranía de Idi Amin. Antes de esto, Jinja tenía mucha población de origen asiático y esto se nota en el gran número de edificios de estilo oriental que hay por toda la ciudad, con calles y edificios que nos trasladan de inmediato a cualquier ciudad india. También se nota en el hecho de que la mayoría de propietarios de restaurantes, joyerías y negocios en general son indios.

No hemos de preocuparnos por el horario de matatus hacia Kampala, salen a menudo.

A la sombra de un gran árbol están los boda-boda con sus conductores y preguntamos el precio para ir hasta el Parque Bujagali, a unos 12 Km., de distancia.

Durante el trayecto me sorprende la profundidad de la vegetación, las casas de barro, la gente, pero sobre todo la pobreza, mucha pobreza. Y los niños salen a nuestro encuentro gritando: Jambo, muzungu! (Hola, blanco!), supongo que con la esperanza de que les dejemos algunas monedas.


Llegamos a la recepción del Parque Bujagali y pagamos la correspondiente entrada; por un camino de tierra llegamos a las "cataratas".



Ante mis ojos se muestra un paisaje espectacular: el Nilo, apenas recién nacido, pero ya de dimensiones muy respetables, forma unos rápidos y saltos de agua en un entorno precioso, con mucha vegetación y pájaros que planean sobre sus aguas espumosas.


Un grupo numeroso de escolares, de 13-14 años, uniformados, y dos profesores se acercan al río para ver los saltos de agua. Nosotros tomamos otra posición para hacer fotos.

Una de las chicas se acerca, me mira y observa. Mi compañero cree que quiere hacerse una foto conmigo, pero no acabamos de entendernos a base de gestos. Los otros alumnos se percatan de la situación; van acercándose donde estoy y me rodean. Los profesores se dan cuenta y acuden rápidamente, me dan la mano y me dicen algo, en inglés, que no entiendo.

Parece que uno de los chicos quiere hacerse una foto conmigo, dándome la mano, y acepto gustosa. El profesor, cámara en mano, le dice algo al chico y éste mete la mano en su bolsillo y saca un billete que da al profesor. Y nos hace la foto.



Al momento un revuelo me llama la atención: chicos y chicas van dando dinero al profesor para hacerse una foto a mi lado. Estoy que no entiendo nada. Mientras tanto mi compañero, desde otra posición, también va haciendo fotos.


No sé cuántos han estado a mi lado. Unos cogiéndome de la mano, otros por la cintura o los hombros. Hasta que, después de la última foto, nos hemos despedido con una gran sonrisa y un "Good bye".

Llegamos a la conclusión que el dinero, que le han dado al profesor, es para el revelado de las fotos, pues la cámara era de un modelo antediluviano. Lo que no sabré nunca es si se han hecho las fotos porque soy blanca y rubia: como una " cosa" exótica o, simplemente, porque querían.

Me acerco de nuevo al amplio Nilo y, en un pequeño recodo, remojo mis pies.


El Nilo. Un río. Un nombre. Un mito…

14 comentarios:

  1. Hola Merçè, buenos días, termino de leer tu relato y realmente no se qué decir, me impresiona mucho todo lo que cuentas y el pensar que has podido estar en todos esos lugares, son unas experiencias increibles y que te tienen que ir dejando una gran riqueza interior
    Me he tomado un descanso por unos días o.... no se si más, pero seguiré pasando a leerte, gracias por compartir todo ésto

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Soqui, tienes razón en lo de "riqueza interior".

    También me he tomado un descanso del otro blog. Tengo mucho que escribir en éste y quiero dedicarme casi por entero, ya que he de dejar fuerzas para otros proyectos que tengo "in mente" (ya te los haré saber).

    Te mando un fortísimo abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena otra vez más por tu blog¡¡¡ tus fotos y la manera de relatar tus viajes¡¡¡

    Feliz año 2010

    Un abrazo de Angel
    Manchegodeurda

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Manchego, por tus palabras!

    En unos días la siguiente entrega del relato.

    Feliz 2010!!

    ResponderEliminar
  5. uauuu!!

    tinc la carn de gallina de llegir-te!
    m'ha encantat allò de "mama muzungu", quina energia que us devíeu transmetre en l'abraçada!
    les fotos són precioses M.Mercè, la del llac al cràter del volcà m'ha enganxat.

    una abraçada!
    esperem el següent tram!

    ResponderEliminar
  6. Núria!!

    Quina il.lusió m'ha fet trobar el teu comentari.

    No pots imaginar qué maca era la noieta. I quan em deia "mama muzungu" s'em posaven els pèls de punta.

    Una abraçada!!

    ResponderEliminar
  7. Hola

    He aterrat en el teu blog i m'ha encantat.

    Espero tenir temps per llegir-ho, especialment l'últim viatge que has fet.

    Bo, doncs res, a veure si algun dia viatgem junts... jajaja

    Una abraçada

    ResponderEliminar
  8. Hola Ricard...

    Ben aterrat i benvingut al meu blog!!

    Salutacions!

    ResponderEliminar
  9. Hola Ma.Mercé: una vez más te quería agradecer tanto por tus relatos, no sabes lo que significa leerte y compartir desde aqui tus experiencias ... en ellos reflejas una gran tolerancia, porque entiendo muy bien que no debe ser nada fácil tener que 'negociar' cada paso que dan, 'negociar' inclusive con los ratones del albergue !

    Pero wowwww, claro que al leerte más quiero ir a seguir tus pasos. Claro que yo no tendría tú 'éxito' con los locales: mi piel es marrón, bronceada, y si tomo mucho sol puedo pasar por un local! JAJAJAJA


    Un beso grande y re-leeré tus relatos para disfrutarlos una vez más ... por favor no dejes de compartir tan bien tus experiencias.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Hola MªMercè,
    Gran viaje y grandes narraciones, me encanta la naturalidad con la que escribes. Hace poco descubrí por casualidad tu blog, y lo sigo al compartir la aventura de viajar, y justamente el año pasado estuve 3 meses recorriendo Tanzania y acabando en Zanzibar, por si te interesa alguna informacion.....no sé cuanto tiempo estarás por el Congo, pero queria comentarte que del 11 al 18 febrero hay un festival de musicas africanas en Zanzibar muy interesante, en Stone Town, Patrimonio de la Unesco, y que el año pasado me fascinó....Bueno, te deseo mucha suerte en la aventura Africana, y a ver si podemos conocernos pel poble, ya que tambien sóc Premianenc.
    Una abraçada desde l´hivern del Maresme.
    Albert Pimpinela

    ResponderEliminar
  11. Hola Gus,

    Me alegra que te gusten mis relatos. Realmente mi intención es acercar a los lectores las experiencias que vivo en cada uno de ellos, y con tus palabras parece que lo estoy consiguiendo.

    Un abrazo y te veo pronto en el próximo capítulo.

    ResponderEliminar
  12. Hola Albert,

    Bienvenido al blog!

    Y decirte que ya estoy en el nostre poble, desde diciembre. Lo que publico, siempre ya en casa, es el relato de las notas de viaje, que voy tomando.

    Las playas de Zanzíbar... sencillamente era como estar en el mismo paraíso!!

    Salutacions.

    ResponderEliminar
  13. Que fotos , que paisajes que luz emana de tu blog.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  14. Literalmente: sos una viajera infatigable, una cosa es hacer "turismo" con las comodidades típicas de un plan de viaje, y otra muy distinta vivir la experiencia como lo hacen ustedes, es admirable la resistencia que tienen (jajaja sobre todo a los sobresaltos como el de la ratita) y la paciencia para negociar, hacer trámites y aguntar algunas inclemencias. Pero en eso está lo atractivo, no? es vivir a pleno la experiencia, y desde ya, gracias por compartirlo, es como que una se mete de acompañante invisible en sus andanzas!! (la foto de las manos enlazadas me alucinó, y la chica que te besaba, no sé, qué fuerte!!)

    ResponderEliminar

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...