25 feb. 2010

Goma (IV): Centro de Jóvenes Don Bosco-Ngangi


Desde 1988, el Centro de Jóvenes Don Bosco-Ngangi ofrece una respuesta a las necesidades de numerosas familias y niños en dificultad. Además de los cursos escolares de primaria y de secundaria, hay escuelas-taller de carpintería, albañilería, soldadura, costura y agricultura, donde los jóvenes aprenden un oficio y pueden integrarse en mejores condiciones en la sociedad. Más de 35.000 jóvenes se han formado en sus aulas.

Un taxi nos lleva hasta el Don Bosco. Sale a recibirnos el padre Mario Pérez, venezolano, y empezamos el recorrido por las instalaciones del recinto, que actualmente acoge a 3.000 niños y niñas desde 0 a 16 años.


Aquí viven y estudian niños de la calle, hijos de madres solteras o violadas, desplazados, refugiados, huérfanos de guerra o de SIDA, y niños soldado que han conseguido huir de las milicias.


La enseñanza no es gratuita en la República Democrática del Congo. Los profesores cobran un sueldo; los de aquí, reciben del gobierno un 10% del salario y el resto lo pone el Centro, que obtiene financiación a través de la AECID y de la Fundación CODESPA.


Los jóvenes que optan por la formación profesional, cuando acaban los estudios, pueden pedir microcréditos para montar su propio negocio. Si éste les va bien y necesitan ampliar el negocio, el Don Bosco los avala para que puedan pedir un crédito en la cooperativa del sector. El 90% de las jóvenes consigue salir adelante.



En el porche de uno de los múltiples patios por los que pasamos, hay mujeres con niños pequeños. Forman parte del Programa de Nutrición Infantil, que ofrecen aquí. Muchos de los pequeños vienen acompañados por su madre, tías o, incluso, su hermanita mayor, que no tiene ni 12 años. La mayoría vienen de Gisenyi (Ruanda) a diario, caminando 15 Km. ida y vuelta. El gobierno ruandés no admite que exista malnutrición infantil y por eso han de venir hasta aquí.



Seguimos la visita y llegamos hasta la zona de enfermería-hospitalización, donde hay un médico las 24 horas de día. En pequeñas habitaciones, con literas equipadas con colchonetas de plástico sin sábanas, está el paciente acompañado por su familia: padres y/o abuelos y hermanos. Actualmente tienen dos casos de malaria y le comento al padre Mario los beneficios de la artemisa y el programa que llevamos a cabo, en Gambia y Senegal, desde la Asociación África, Stop Malaria.

Entramos en una gran sala, donde hay literas de madera de dos alzadas y cunitas, también sin sábanas. Aquí duermen los niños huérfanos de 2 a 5 años, acompañados por tres voluntarias que les hacen de "mamá". En este momento han puesto los colchones en el suelo y los más pequeñajos están haciendo la siesta.


En lo que antes de la guerra había sido el taller de soldadura, hoy es el lugar donde se alojan -por separado- los ex niños y ex niñas soldado, con edades entre los 9 y los 16 años, acompañados las 24 horas por un educador que es psicólogo. Más de uno había sido obligado a matar a sus propios padres o hermanos, para comprobar si tenían el coraje de luchar.

Muchos llegan hasta aquí, escapándose de la guerrilla que los había reclutado, por ellos mismos o por organismos como UNICEF o ACNUR. El Centro se hace cargo de estos niños durante una fase de tránsito, en la que siguen cursos escolares o de formación profesional. De momento no pueden salir a la calle, para no ser reconocidos por los milicianos que los podrían matar o volver a reclutar.

Están separados del resto de los internos hasta que se adapten a la vida en sociedad. Una vez inseridos, pueden ir con su familia de origen o con una familia de acogida.

Intento mirarles a los ojos, pero la mirada que recibo es de tal dureza que hace que desvíe la mía.

Es la hora de comer: ellos mismos han preparado alubias negras estofadas y plátano cocido en puré.



Los dejamos. También es nuestra hora de la comida. El padre Mario nos invita a comer con la comunidad y con los voluntarios que aquí trabajan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...