24 mar. 2010

Ruta por Tanzania, desde Burundi hasta Kigoma



Entre los pasajeros corre el rumor de que no hay ningún tipo de transporte hasta Kigoma. Una de las mujeres habla con un hombre, que va en furgoneta, para que nos acerque hasta el pueblo más cercano. Subimos cinco. El trayecto se nos hace larguísimo por el mal estado del camino de tierra, baches, barro y cuestas muy pronunciadas.

Al llegar al poblado nos rodea un grupo de jóvenes en moto, que pretende llevarnos con bultos incluidos. Entre ellos van discutiendo de quien tiene la moto más potente para cargar con los bultos más pesados. Nadie quiere ir en moto; preferimos un bus y repiten mil veces que a esta hora ya no queda transporte público, para llevarnos ellos.

Todavía faltan más de tres horas para que se ponga el sol, así que esperamos bajo un sombrajo a que llegue algún tipo de transporte. Al cabo de dos horas llega un matatu lleno de gente y bultos. Subimos los cinco. Tres van de pie en un espacio que sólo cabe uno que, de vez en cuando, se echan sobre los que vamos sentados uno sobre el otro.

Camino infernal lleno de barro. El vehículo patina más de una vez con el consiguiente susto de los pasajeros. Baja uno y suben dos. Bajan tres y suben cinco. Consigo un trocito de asiento para mis posaderas; los pies, sobre la rueda de recambio; las rodillas, cerca de la barbilla; la mochila, en mi falda; el pasajero de mi derecha clava su codo en mis costillas y el de la izquierda, que está de pie, como tiene más altura que la furgoneta, inclina su cuerpo sobre mi espalda para "sujetarse" en la ventanilla opuesta a él.

¿Quién no recuerda la escena del camarote de "Una Noche en la Ópera", de los Hermanos Marx? Pues esto es lo que he estado pensando durante las tres horas que ha durado el trayecto hasta Kigoma, población tanzana a orillas del Lago Tanganika que tiene una población de 135.234 habitantes, según el censo del año 2007.


Foto extraída de Internet. Sin firma de su autoría

Se encuentra en una bahía excelente, protegiéndose de esta forma de las terribles tormentas del lago. Hay una plaza central frente a la estación del ferrocarril, una calle principal con pequeñas tiendas y mercaderes callejeros, un modesto cuartel diplomático y un sector industrial que incluye el puerto de contenedores y el depósito de gasolina.


Es muy tarde y el sol hace horas que se ha puesto. Jennifer, la joven irlandesa que hemos conocido esta mañana en Bujumbura, nos propone buscar alojamiento los tres. Subimos a un taxi y hacemos una "ruta hotelera": el que no está lleno vale más que ni nos acerquemos a ver las habitaciones.

Son las nueve de la noche y el taxista nos propone ir al Mwaka Hill Hotel, situado en lo alto de una colina. De entrada parece muy lujoso, pero es normal y el precio ajustado. Cenamos en el mismo hotel, comida muy abundante y muy buena: empezábamos a añorar la comida "de verdad".

Al día siguiente vamos a la estación para comprar el billete hacia Dodoma, nuestro próximo destino. No hay billetes hasta el próximo mes; ya están todos vendidos.

La línea de ferrocarril de la Tanzania Railways Corporation va desde Kigoma hasta el puerto marítimo de Dar-es-Salaam, en la costa del Océano Índico, pasando por Tabora y Dodoma. Fue terminado en 1915 cuando Kigoma pertenecía a la llamada África Oriental alemana.


Autor: D. Tamino Boehm - Fuente: Mein Jahr in Tansania

Buscando otras alternativas, miramos avión hasta Dar-es-Salaam o Arusha. Preguntamos los precios en dos compañías: una vuela diariamente y la otra, solamente vuela mañana y después dejará de operar por mantenimiento de los aviones.

Por el camino encontramos a Jenny, le explicamos nuestras intenciones y nos explica la suya: quiere navegar por el Tanganika, en el Liemba, hasta Zambia, pero esta semana el barco está de reparaciones y no zarpará hasta el próximo miércoles.

Después de un rato de conversar los tres, decidimos que mañana vamos a ir a Gombe, declarado Parque Nacional en 1968 para garantizar la protección de los chimpancés, y allí replantearemos el viaje por Tanzania.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...