15 may. 2010

Jerusalén: Muro de los Lamentos, Iglesia ortodoxa de Santa María Magdalena, Explanada de las Mezquitas


Sabíamos que cualquier día de éstos, en el Jerusalem Panorama Hotel -donde estamos alojados- iban a continuar con las obras de ampliación y remodelación, así que hemos tenido que trasladarnos a otro lugar. Contando que son los días principales de Semana Santa poco podemos escoger. Nos hospedamos en el Convento de las Hermanas de Nôtre Dame de Sion-Ecce Homo, ubicado al principio de la Vía Dolorosa y desde cuya terraza se disfruta de unas excelentes vistas de Jerusalén; estamos a "tiro de piedra" de la Cúpula de la Roca.



Yendo hacia el nuevo alojamiento y al pasar frente a la entrada del Huerto de Getsemaní veo que hay gente dentro del cercado del jardín, con un fraile franciscano entre ellos. Hablan en español. Le oigo decir que a uno de los olivos le hicieron la prueba del carbono 14 y que tiene 2.500 años.


Llegan más personas pertenecientes al mismo grupo; abren la portezuela de hierro forjado y me cuelo entre ellos. Noto la mirada perpleja del franciscano sobre mí y, sin inmutarme, me acerco al olivo más viejo, pongo las manos sobre su tronco y, después, sobre la tierra que lo circunda. He conseguido lo que quería hacer desde el primer día y ya puedo seguir ruta bien satisfecha.


Nos ponemos en marcha y vamos hacia la Iglesia ortodoxa de Santa María Magdalena. El templo es un notable ejemplo de la arquitectura rusa construido por el zar Alejandro III en 1888, provisto de siete cúpulas doradas, en forma de cebolla, que brillan espectacularmente a la luz del sol.


Está rodeado de un hermoso y cuidado jardín. Su interior está decorado profusamente con valiosos cuadros y pinturas murales de diferentes santos y apóstoles. Y en la cripta está enterrada la Gran Duquesa Isabel, madre del zar Alejandro, que murió durante la revolución rusa de 1917 y sus restos fueron trasladados hasta aquí tal como era su deseo.



Queremos visitar la Explanada de las Mezquitas. Todos los accesos, por las callejuelas, están cerrados y custodiados por soldados israelíes, que nos dicen que sólo pueden acceder los musulmanes. Preguntamos infinidad de veces, tanto a judíos como a musulmanes, y no hay manera de que nos den el mismo horario de acceso y dónde está la entrada.

Un joven musulmán, nos acompaña por diferentes calles hasta casi el recinto donde se encuentra el Muro de los Lamentos y nos señala una rampa de madera, que hay en un lateral, por la que se accede a la Explanada.

Hoy es uno de los días principales de la Pascua judía y mientras esperamos a que sean las 13:30 -hora permitida a los no musulmanes para visitar la Explanada de las Mezquitas-, paseamos entre los fieles que han venido a rezar y a festejar con cantos y danzas su día sagrado.

El espectáculo está en la zona reservada a los varones: adultos, jóvenes y niños. Parece que la mayoría son practicantes del judaísmo jasídico, un movimiento religioso ortodoxo y místico dentro del judaísmo. Las principales características del jasidismo son: la influencia de la Cábala, la vida en comunidades tradicionales y la observancia estricta de la aplicación de los preceptos de la Toráh o ley judía. Comúnmente no trabajan ni hacen el servicio militar, ya que han de dedicar las horas a la lectura del Libro Sagrado y a rezos.


Un grupo numeroso, de todas las edades, se pone en fila india con la mano derecha sobre el hombro del que está delante y, serpenteando por el recinto, bailan y cantan una cansina canción (quizás son oraciones).



Una de las características más conocidas es la forma particular de vestir de sus miembros varones. Se ven largos caftanes negros sobre blancas camisas completamente abrochadas y sin corbata. Todos cubren su cabeza con una kipá de terciopelo negro; algunos llevan, sobre ésta, sombreros también negros y los que más nos llaman la atención llevan un sombrero de piel (¡con el calor que hace!), llamado shtraimel.


Los varones jasídicos normalmente no se rasuran la barba, y se dejan crecer mechones largos de pelo en el lugar de las patillas. El resto del cabello se lleva cortísimo. Algunos van cubiertos con un gran paño blanco con flecos anudados, llamado tallit. El propósito de los nudos, o tzitzit , es recordar los Mandamientos de Dios.


Los hay que están frente al Muro con el Libro Sagrado en las manos, rezando. Otros, leyéndolo sobre un atril.


Es ya la una de la tarde y nos dirigimos hacia donde está la fila para entrar en Al-Haram ash-Sharif (Explanada de las Mezquitas), también llamada Monte del Templo. Es un recinto de unos 0,15 kilómetros cuadrados; lugar sagrado para musulmanes, cristianos y judíos.

En las entradas y salidas de la Explanada de las Mezquitas, hay guardias de la Policía de Fronteras de Israel.


Para los judíos, es el monte donde se sitúa la historia bíblica del sacrificio de Isaac. El lugar de "la piedra del sacrificio de Isaac" fue elegido por el rey David para construir un santuario que albergara el objeto más sagrado del judaísmo, el Arca de la Alianza. Las obras fueron acabadas más tarde por su hijo, el rey Salomón, y destruido posteriormente por Nabucodonosor, dando inicio al exilio judío a Babilonia. Unos años después se reconstruyó el Segundo Templo, que volvió a ser destruido en el 70 d. C. por los romanos, con la excepción del muro occidental, el hoy conocido Muro de las Lamentaciones, único vestigio que tienen los judíos actualmente y con lo que se han de conformar, ya que tienen restringido su acceso a la Explanada de las Mezquitas lugar sagrado, hoy por hoy, para los musulmanes.

En este gran recinto, entre cuidados jardines y grandes árboles, se encuentran dos de los templos más importantes del Islam: Al-Masyid Al-Aqsa (Mezquita Al-Aqsa) y Qubbat aṣ-Ṣaẖra (Cúpula de la Roca), construidas ambas en el siglo VII.



La Qubbat aṣ-Ṣaẖra es uno de los lugares más representativos de la ciudad y uno de los tesoros arquitectónicos más bonitos y más grande del mundo. Debe su nombre a que alberga en su interior la que -según la tradición- es la piedra sobre la que Abraham se dispuso a sacrificar a su hijo Ismail (no Isaac, según el Corán). Y desde esa misma piedra, según la tradición musulmana, fue elevado el profeta Muhammad al cielo para reunirse con Allah, acompañado por el ángel Gabriel.

La Cúpula de la Roca no es una mezquita, pero sí es un lugar de culto para el Islam.




Al-Masyid Al-Aqsa, es el tercer lugar más importante para el Islam. Hay algunas pruebas de que fue construida sobre las ruinas de parte del Templo de Jerusalén original. Es la más grande de la ciudad y puede albergar hasta 5.000 fieles, dentro y fuera del edificio.



Como parte del muro exterior que rodea a la mezquita es el Muro de las Lamentaciones, éste es un "punto caliente" donde se producen de vez en cuando enfrentamientos. Ha habido veces en que algunos musulmanes han arrojado piedras sobre los judíos que rezaban en el Muro y judíos que han accedido a la Explanada de las Mezquitas.

Un grupo judío, denominado "Los fieles del Monte del Templo", tiene planes para reconstruir el Templo de Jerusalén en este lugar.

La tristemente famosa Segunda Intifada se inició aquí el 29 de septiembre del 2000, cuando en pleno debate sobre el futuro de Jerusalén, durante la cumbre de Camp David, el entonces líder de la oposición israelí, Ariel Sharon, se paseó -desafiante- por el recinto de Al-Haram ash-Sharif. Esta visita, interpretada como una gravísima provocación por parte del pueblo palestino, provocó incidentes y choques entre éstos y las fuerzas de seguridad.

Al día siguiente, durante la plegaria del viernes y con la tensión entre ambas poblaciones en aumento, cientos de jóvenes musulmanes apedrearon desde la Explanada de las Mezquitas a los fieles judíos congregados ante el Muro de las Lamentaciones. La policía israelí disparó usando fuego real, matando a siete palestinos, extendiéndose los incidentes por toda la parte árabe de Jerusalén.

Las Brigadas de los Mártires de Al-Aqsa tomaron el nombre de esta mezquita, probablemente a raíz de la polémica visita de Ariel Sharon.

El resto de esta amarga historia, todos la sabemos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...