21 sept. 2010

Navegación por el Níger


El río Níger es el tercer río africano -el principal de África Occidental-, sólo superado por el Nilo y el Congo. Nace en Guinea Conakry, atravesando Malí, Níger, Benín y Nigeria, donde desemboca formando el gran Delta del Níger en el Golfo de Guinea.

Río por el que navegó en el siglo XIV Ibn Batuta, creyendo que era el Nilo. Y el explorador Mungo Park, a finales del siglo XVIII, para descubrir su curso. Un río lleno de historia. Es el mismo por el que navegaremos en una gran pinaza, durante los próximos tres días; la distancia que separa Tombuctú de Mopti.


Hacemos una corta parada en Dire para comprar provisiones y continuamos navegando. A las seis de la tarde ya es oscuro y varan la pinaza en una islita de arena fina y blanca. En un momento están levantadas las tiendas en las que dormiremos. Cenamos a la luz de las estrellas, admirando el rastro de la Vía Láctea y nos acostamos muy pronto. Mañana empezaremos a navegar al amanecer.

Nos dirigimos hacia Niafunké, ciudad natal del cantante Alí Farka Touré, primer intérprete de blues africano que logró una popularidad masiva en su continente natal y en occidente. En 2004 lo nombraron alcalde y dejó un buen rastro de su presencia: instaló bombas de agua para favorecer el riego en los campos de cultivo y construyó un centro cultural, con salas para exposiciones y conciertos.

Los niños corren alegres a recibirnos al grito de ¡tubabu, tubabu!, y un grupito me rodea. Todos quieren hacer la ruta cogidos a mis manos: en un momento cuento tres niños, a cada lado, cogidos de mis dedos.


Visitamos juntos la ciudad y nos acompañan hasta que volvemos a embarcar. Mientras nos alejamos del poblado, ellos van corriendo por la orilla agitando su mano en señal de despedida.

El paisaje que se ofrece a ambas orillas del río es espectacular: se ve desde zonas desérticas a intensivos cultivos de arroz. Algunos poblados, como no poseen métodos mecánicos para llevar el agua hasta los campos de cultivo, sus habitantes han de dedicarse a la pesca.

Una vez visitado el poblado de Youvarou entramos en aguas del Lago Débo, que nos ofrece unas bellísimas imágenes de postal: poblados aislados y abandonados, por la crecida del agua del lago, se reflejan en él como si de un espejo se tratara.


Vemos pinazas que transportan mercancías y pasajeros, tan cargadas que se diría que les entraba agua por la borda.

Una nube de mosquitos nos recibe cuando atracamos en una pequeña playa, para levantar las tiendas. A mitad de la noche unas gotas de agua caen sobre mi cara y hacen que me despierte: la humedad exterior se va filtrando por las paredes de la tienda; ¡a ninguno se nos ha ocurrido poner el doble techo!

Estamos ya cerca de Mopti, pero antes atracamos en un pueblito llamado Kora. Éste está dividido en dos: unas cuantas casas en la ribera del río y el resto -con una bella mezquita de colores-, separado por un ancho lago formado por las fuertes lluvias que cayeron entre septiembre y principios de octubre. Hay zonas en las que se puede cruzar a pie, con el agua hasta la rodilla y, otras más profundas, donde utilizan una piragua.


El tiempo se vive de una manera muy distinta en África y una delgada línea separa la vida de la muerte. El río Níger sigue su curso, todavía lento, repetido cada año; nunca se seca. Sus aguas han levantado pueblos, culturas e imperios que durante siglos vivieron completamente al margen del hombre blanco. Países, gobiernos, petroleras e intereses comerciales han alterado el equilibrio de la zona. Aun así, el Níger resiste dibujando uno de los escenarios más fascinantes y hermosos de la geografía africana.



Más información sobre el viaje a Malí, aquí


7 comentarios:

  1. Me atrapan tus experiencias viajeras, Mª Mercè. Son apasionantes, entrañables, sorprendentes... Y lo mejor, pienso, es la gente que has conocido a lo largo de tus periplos.

    Maravillosas tus imágenes.

    Un abrazo,

    Luis.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus palabras, Luís; me animan a seguir escribiendo.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  3. Qué emotivo relato, Mª Mercé, y preciosas imágenes. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  4. emma...¡qué honor, para mí, que hayas pasado por aquí! Te estoy muy agradecida.

    Un beso enorme!!!

    ResponderEliminar
  5. caram Mercè!
    felicitats per tot el que surt en el blog i per la teva llarga trajectòria de rodamón (que torna, de tant en tant, al born).
    Tornaré a visitar-te.

    ResponderEliminar
  6. Àngel!

    Comptant en que deu fer com uns cinc anys en què explico els meus viatges, i fins avui no has caigut per aquí, trigaràs cinc anys més a visitar-me de nou? Espero que no, i que pugui gaudir dels teus comentaris.

    Una abraçada!!

    ResponderEliminar

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...