29 dic. 2010

Una hora con los gorilas en los Montes Virunga


La historia que voy a contar ocurrió un domingo de noviembre del 2009, en la República Democrática del Congo.

A las 6:30, bajo un cielo cubierto de negras nubes, desde Goma enfilamos la pista que, en dos horas y media, nos dejó en la estación de los rangers del Parque Nacional de los Montes Virunga: "puerta" de entrada a la selva.

En la estación tomaron nuestros datos, nos dieron las instrucciones básicas acerca del comportamiento que habíamos de tener ante los gorilas, y nos proporcionaron mascarillas para evitar trasmitirles cualquier tipo de enfermedad.

La expedición se puso en marcha. Éramos cinco: un guía, dos guardabosque con fusil y machete en mano cada uno, mi compañero y yo. Durante media hora caminamos por terreno plano hasta que entramos por una abertura, entre ramajes, en la espesura de la selva. La ascensión se hizo difícil por lo erosionado del terreno, la lluvia que iba cayendo impenitentemente, y el camino que tuvo que ir abriendo el guardia que precedía la expedición.


Cuando llevábamos más de una hora subiendo y sin saber cuánto tiempo, aún, tardaríamos en encontrarlos, los guardas nos dijeron que la última vez que los vieron estaban en lo alto de la colina y que si habían descendido al otro lado no los veríamos. Nos quedamos decepcionados, más aún al ver que el tiempo iba pasando sin hallar rastro alguno.

Seguimos ascendiendo cuando, afortunadamente, aparecen los primeros restos de caña de bambú y los nidos en los que habían pasado la noche anterior. Ver los primeros rastros de gorilas y percibir en la actitud de los rangers que estábamos cerca de ellos nos animó y nos hizo seguir adelante -a pesar del cansancio-, trepando la colina en medio de la jungla.

Por fin, después de dos horas largas de búsqueda, vimos tres jóvenes gorilas en un árbol. Estábamos a unos 10-12 metros. De repente uno de ellos se deslizó tronco abajo y pasó tan sólo a un palmo de nosotros. Se paró al llegar a mi altura. Me miró y siguió indiferente su camino.




Recuperados de la sorpresa oímos -no muy lejos- los gritos y golpes al pecho del macho dominante. Intuimos que nos había olido y nos estaba diciendo quién era el que mandaba allí.

El guía nos invitó a ponernos las mascarillas y nos condujo hacia el lugar desde donde provenían los sonidos, haciendo, él también, sonidos guturales.


Allí estaban; tan sólo a 10 metros de distancia. En un pequeño claro de la selva, la familia -12 miembros- de Humba, un enorme "espalda plateada", descansaba plácidamente. Entre ellos había una mamá y su bebé con el que jugaba. Humba advirtió nuestra presencia y clavó su mirada en nosotros; evitamos mirarle directamente, en señal de sumisión, mientras el guía y los guardias hacían ruidos guturales sin parar.


Estaba un poco apartada de mi grupito -junto al guía- cuando, de repente, las ramas del árbol que estaba a mi lado se cimbrearon sobre mí y esperé el "abrazo" del gorila que estaba en lo alto. Sólo recibí el abrazo protector del guía; el joven gorila me esquivó.

Recuperada, ya, de esta impresión, percibí que Humba venía hacia nosotros sin vacilar. Los guardias y el guía emitieron constantes ruidos para tranquilizarlo. Y detuvo su andar a tan sólo tres metros de nosotros. Puso su enorme mano sobre el tronco de un árbol y lo tumbó como si fuera una pluma de ave -dando muestras de su fuerza y poderío-, bloqueando el paso entre nosotros y ellos; así nos dijo que él es el jefe de la manada. Se acostó al lado del tronco caído y se "puso a dormir": éramos indiferentes para él.


Pero él y el resto del grupo no eran indiferentes para nosotros. La hora y 20 minutos que estuvimos con ellos pasó rápidamente, pero teníamos que irnos. Las normas dicen que sólo se puede estar una hora y nuestro magnífico guía nos "regaló" 20 minutos más.

Esa noche fue imposible conciliar el sueño. Estuve tan sólo a tres metros ¡Tres!




Más información sobre el viaje a la República Democrática del Congo, aquí


14 comentarios:

  1. Bueno Mercè, esto es genial, tengo muchas ganas de visitar algún año a los gorilas de los Montes Virunga, que sensación debe ser estar allí, que bien nos lo has explicado! Un abrazo y nos vemos para un cafe o lo que sea en el 2011!Yo mañana vuelo a Tanger.

    ResponderEliminar
  2. Merche, cuando regreses de Tánger contactamos para ese cafecito.
    Buen viaje y Feliz 2011.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Ma.Mercé! Por fin regreso a tú espacio que tanto aprecio, y me encuentro nada menos que con el relato e imágenes de uno de mis sitios favoritos y legendarios en el mundo.
    No sé por qué, pero me emciona mucho leer y saber sobre gente que ha estado con los fabuloso gorilas de montaña. Me recuerdo de niño plantado frente a la TV blanco y negro de casa viendo los documentales de Dian Fossey ( y los de Jacques Cousteau!), y siempre supe que deseaba estar allí.
    Mientras confabulo en mi sueño, te deseo amiga que tengas un gran año viajero y personal, y sobre todo que nos sigas regalando con tú espacio cargadado de tanto humanismo (en el mejor sentido de la palabra!).

    Un saludo grande y todo lo mejor para ustedes!

    ResponderEliminar
  4. marc...

    Si veiessis la quantitat de semblances que hi ha entre ells i nosaltres...!!

    Salutacions!

    ResponderEliminar
  5. Gus...

    Como siemprte, es un placer tenerte de lector y comentarista.

    Te "debo" muchas visitas a tu espacio, pero es que no dispongo de Internet en casa, momentáneamente. Prometo resarcirme!!

    Un saludo con toda mi admiración.

    ResponderEliminar
  6. Maravilloso relato, sentí que estuve ahí. Que bellos animales, ojalá tengamos gorilas por muchas generaciones más, ellos son nuestros hermanos, no somos dueños de ellos.

    ResponderEliminar
  7. Una experiencia Brutal, que me encantaría cumplir alguna vez!!
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Increible experiencia, ufff, vaya emoción debiste sentir, como bien dices. de esas cosas que no se olvidan en la vida. Espero poder tener algún día esa misma suerte. Un besote!

    ResponderEliminar
  9. Hola Mª Merce,

    Me has mantenido en tensión durante toda la lectura de tu relato. Se acercará a ella? La tocará? La ignorará? Me has tenido el corazón pasado de revoluciones, mujer. Hasta casi me has hecho sentir que estaba allí contigo, a tu lado, jejeje.

    Me alegra gratamente tu experiencia con los gorilas del Parque Nacional de los Montes Virunga. Como ya te he comentado por FB, tuvo qu eser una de las mayores experiencias de tu vida.

    Aprovecho el comentario para desearte un feliz 2013, lleno de sonrisas y de salud.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Xipo... Calíope...

    Si algún día podéis verlos, os quedará por siempre grabado en el corazón.

    Besos y gracias por el comentario!!

    ResponderEliminar
  11. Antonio... Mi intención, cuando relato algo que he vivido, es para que lo sintáis como vuestro. Me alegro de haberlo conseguido contigo.

    Feliz año, también para ti y los tuyos.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  12. Esto si que es una experiencia, ver a animales tan bonitos libres, no como en el zoo. Debiste sentirte como Jane en Tarzan:)

    un saludo!

    ResponderEliminar
  13. Sí, Carla, fue una experiencia magnífica, pero en nada me sentí como Jane (personaje ficticio); más bien me sentí como Dian Fossey.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...