20 jul. 2011

La mágica Istanbul


Relato del viaje realizado a Turquía, Kurdistán iraquí, Irán, Turkmenistán y Uzbekistán


En tres horas llegamos a Istanbul, que nos recibe fría y llorando suavemente -quizás sabe que sólo estaremos dos días paseando por sus calles.

Nuestro alojamiento, Hostel Yunus Emre, no puede estar mejor situado: a escasos 200 metros de Sultanahmed Camii (Mezquita Azul).

Si la Tierra fuese un solo estado, Estambul sería su capital, dijo Napoleón Bonaparte y, personalmente, he de darle toda la razón. Es la tercera vez que la visito y cuando aterrizo no puedo por más que recordar los famosos versos de Espronceda:

La luna en el mar riela
en la lona gime el viento,
y alza en blando movimiento
olas de plata y azul;
y va el capitán pirata,
cantando alegre en la popa,
Asia a un lado, al otro Europa,
y allá a su frente Istambul


La antigua Bizancio, llamada Constantinopla en la época del Imperio romano, es actualmente una de las ciudades más bellas y pobladas de Europa, situada entre Asia y Europa. Por sus calles caminan más de 14 millones y medio de habitantes -la mayoría de confesión musulmana con una minoría de cristianos y hebreos. Es sede del Patriarcado de Constantinopla, cabeza de la iglesia ortodoxa.

En 1923 Mustafa Kemal Atatürk fundó la moderna República de Turquía, de la que fue su primer Presidente y trasladó la capital desde Constantinopla a Ankara. El nombre de İstanbul se oficializó en 1930.

Las zonas históricas de Istanbul fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1985
No sé qué es lo que representa para mí la bellísima Sultanahmed Camii (Mezquita Azul) -considerada una de las obras maestras del arte islámico-, que cuando estoy frente a ella un escalofrío de emoción recorre mi espalda y un par de lágrimas afloran en mis ojos.

Quizás es por sus seis minaretes que se alzan con fuerza hacia el cielo…


O la estética de su arquitectura exterior…


O el suntuoso interior en el que una verdadera sinfonía de bellísimos mosaicos azules de Izmir, dan a este espacio una atmósfera muy especial.



Sea lo que fuere me quedo frente a ella y no dejo de recordar que el Sultán Ahmed I fue su constructor allá por el siglo XVII, financiada con los fondos del Tesoro -con la consiguiente ira de los ulemas-, porque al no haber ganado batallas importantes no disponía de botín de guerra.

Cruzamos una gran extensión de cuidados jardines y llegamos al lado opuesto donde se alza majestuosa Aya Sofya o Hagia Sophia, construida primeramente como iglesia patriarcal ortodoxa, posteriormente reconvertida en mezquita y desde 1935 en museo. Esta vez no entramos.

Un bonito paseo, con altos árboles, césped y parterres de flores, nos lleva hasta el mercado del pescado, que sus vendedores exhiben con muy buen gusto en la manera que está expuesto.

Visitamos el Topkapi Sarayi (Palacio de Topkapi), cuyo interior no se puede fotografiar. Situado entre el Cuerno de Oro y el Mar de Mármara, es un complejo de pequeños edificios rodeados de patios ajardinados y fuentes. Su construcción fue ordenada por Mehmed II en 1459.


Foto extraída de internet, sin autoría específica

Para dar una idea de la inmensidad del palacio, comentaré que el personal de las cocinas y pastelerías -cuyo techo está formado por una serie de pequeñas cúpulas y curiosas chimeneas- llegó a contabilizarse en más de 1000 trabajadores entre carniceros, cocineros, pasteleros, sirvientes…, que cocinaban a las 5000 personas que había constantemente en palacio y que en los días de fiesta podía llegar a duplicarse.

De los recintos visitados, los más impresionantes son el Tesoro Imperial y el Harem.

Hazine-i Âmire (Tesoro Imperial)

Es uno de los más espectaculares del mundo. Las piezas son regalos de mandatarios extranjeros, joyas de los diferentes sultanes, botines de guerra o herencias.


Se encuentra expuesto a lo largo de cuatro salas:

Sala de las perlas: En esta sala se encuentran la figura del esclavo negro y la del jeque sentado en su trono.

Segunda sala: Aquí cabe destacar el trono de Ahmed I y la nave de jade. En esta sala se encuentra el famoso puñal Topkapi. Es el puñal más caro del mundo y está elaborado con oro, diamantes, esmeraldas y piedras preciosas.


Foto extraída de internet, sin autoría específica

Tercera sala: En esta sala se encuentra el diamante del cucharero, el tercer diamante más grande del mundo.


Fuente: Wadaphoto (Japón)

Cuarta sala: En esta sala lo más relevante es el trono indio-turco del siglo XVIII.

(Texto extraído de Wikipedia)

Harem-i Hümayûn (Harem)

Fue construido en tiempos de Suleyman I y ampliado por los sultanes que le sucedieron. Consta de 400 habitaciones, dos mezquitas, ocho hammams y un hospital.


Fuente: Planet Den

Toda el área es como un laberinto de corredores, celdas, habitaciones y baños, cubiertos de bellísimos mosaicos de color azul. Las estancias están conectadas por estrechas escaleras y algunas tienen acceso a pasadizos secretos, no en vano era la parte más íntima del palacio.

La palabra harem viene del árabe ḥarām que quiere decir "prohibido" o "sagrado", o sea que sólo tenían acceso las mujeres del sultán: su madre, esposas, concubinas y esclavas, con los hijos de todas ellas; y los eunucos, que por su condición de castrados les era imposible violar las leyes del harem. Éstos no eran musulmanes, ya que el Islam prohíbe esta mutilación. Se dividían en eunucos de raza blanca y de raza negra. Los primeros servían en las habitaciones más alejadas del palacio, mientras que los negros estaban más cerca del sultán y del harem, pues se suponía que el color de su piel incitaba menos a las odaliscas a cometer cualquier infracción de la que sólo tenía exclusiva el sultán, quien la mayoría de las veces ni las miraba en toda su vida.



Cruzamos el patio de los eunucos negros, flanqueado por las habitaciones destinadas a estos servidores que ocupaban tres pisos. Tenían una mezquita propia, revestida de cerámicas del siglo XVIII que representan los lugares santos.


Las odaliscas (del turco odalık, «mujeres de cámara»), es decir "criadas del harem", no mantenían relación sexual alguna con el sultán ya que no eran más que sirvientas. Procedían de los mercados de esclavos y de los botines de guerra ofrecidos como presente por los corsarios al sultán. Tenían la reputación de ser las más hermosas mujeres del Imperio Otomano.

Los muebles y algunos carruajes que todavía permanecen en este lugar son originales. Algunos con incrustaciones de nácar, pan de oro…, y tienen un valor incalculable.



Istanbul ha sido y es un crisol cultural y étnico. Por consiguiente, hay numerosas mezquitas, iglesias, sinagogas y palacios históricos dignos de visitar.


Anotaciones:
- Algunas de las fotos del Palacio Imperial Topkapi son extraídas de Internet. Si alguien tuviera el derecho sobre ellas, ruego me lo comunique y las retiraré inmediatamente.
- Nuevo relato de Istanbul: Un paseo por Istanbul. Experiencias entrelazadas con fotos de 1989, 2002 y 2011


14 comentarios:

  1. Las únicas palabras que se me ocurren para acompañar a tan magnífica aventura es que me hubiera encantado disfrutarla contigo. Pero a pesar de eso, aunque sea en la distancia, me he sentido cerca de cada uno de tus pasos y sólo decirte que me ha encantado!g

    ResponderEliminar
  2. Mª Ángeles...

    Gracias por tu visita!!

    Conforme vaya avanzando en el relato del viaje (Irak e Irán) ya leerás las "aventuras" que pasé/pasamos.

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. Hola Mercé. Esto es como el Tour, el Giro o la Vuelta, de momento las primeras pedaladas, aunque menudo nivel!!! Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola José...

    Sí pedaladas de una carrera que se vislumbra larga.

    ¿Nivel? Quizás. ¡Pero lo tuyo es nivelazo!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Un genial comienzo de aventura Mercè.
    Turquia fue uno de mis primeros viajes al extranjero (con 14 añicos) y tus palabras y fotos me han traido muchos recuerdos.
    Espero con ansias los siguientes relatos.
    ¡Un besazo guapa!

    ResponderEliminar
  6. Helena...

    Sí que empezaste pronto a llenar tu maleta!

    Yo, a esa edad, lo más lejos que había hecho fue ir al sur de Francia. De "mayorcita" ha sido cuando me he desmadrado.

    Miles de besos!!

    ResponderEliminar
  7. Hola Mercé: Feie dies que no veia que publiquesis. Avui m'ha cridat l'atenció. les fotos y les croniques, quqe envies sobre Efeso y Istambbul.
    Aquest es el destí del nostre proper viatge. Encara que no ho sabies, igualment et dono les gracies, i també t'agrairía que si saps d'dalguna cosa que tinguem que veure u opbiar, m'ho fasis saber.
    UN abraçada

    ResponderEliminar
  8. Montse...

    Potser comentar-te que a Istanbul els preu han pujat moltíssim. En els viatges anteriors eren moderats, però ara "s'han pujat a l'euro" i tan restaurants, museus i "souvenirs" els varem trobar molt cars: quasi a preu d'Espanya.

    Una abraçada i bon viatge!

    PS. Si necessites quelcom més, escriu-me un mail.

    ResponderEliminar
  9. Maria Mercè,
    Gràcies per fer-nos recordar/reviure la fantàstica Istanbul !
    Seguirem llegint i compartint l'essència i l'esperit del viatge.
    Una abraçada
    Marcel

    ResponderEliminar
  10. Marcel...

    Moltíssimes gràcies per les teves paraules.

    Avui publicaré la segona part del viatge per Turquía. Espero que sigui del vostre gust.

    Una abraçada als dos!!

    ResponderEliminar
  11. Maria Mercè,

    Segur que sí, ens agradarà.
    Divendres comencem el nostre full de ruta per Atenes-Delfos-Meteora-Santorini-Amorgós-Rodes-Kastelorizo-Nissiros-Kos-Atenes-Barcelona. Vint-i-dos dies per descobrir lo esperat i lo inesperat, no gensmenys possible. Història, naturalesa, cultura, tradicions, gastronomia, gent noble i amable. Ja fa dies que estic gaudint de la preparació del viatge..., ja t'explicaré...
    Una abraçada

    Marcel (i Maria Dolors)

    ResponderEliminar
  12. Marcel...

    ¡Quin passeig per la Història grega!

    Us desitjo molt bon viatge i estada.
    Al vostre retorn orxateta per escoltar les vostres explicacions.

    Abraçades!

    ResponderEliminar
  13. M'emociona veure las fotos.
    Tinc molt bon record de Turquía, va ser un viatje maravellos.

    M'alegra saber de tu.

    Petons

    ResponderEliminar
  14. Lola...

    Per què será que a tothom ens queda gravat la nostre estada a Turquía? Pot ser per la llum? O per la diversitat d'olors, colors...?

    Un petonàs!

    ResponderEliminar

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...