27 sept. 2011

Kashan, el origen de los Reyes Magos


Regresamos a Tehran, desde Masouleh, en cuatro horas y media. Volvemos al hostal Firouzeh, donde nos han guardado la mochila grande.

Hoy nos han de dar los visados. El señor Mousavi, el recepcionista, llama a la Embajada de Turkmenistán para saber si ya los tienen. Como no le responden al teléfono, subimos a un taxi y vamos hacia allá.

Encontramos la Embajada cerrada. Solamente hay una joven china esperando. Llamamos al timbre y nos dicen que hoy es fiesta en Turkmenistán y por eso no trabajan, y que regresemos mañana. Justamente la joven llamó ayer y le confirmaron que hoy estaría abierto; se queda desconcertada sin saber qué hacer, y nosotros también.

Llega un señor, que habla farsi, para recoger su visado y, volviendo a preguntar, se lo explican bien: hoy lunes, mañana y pasado estará cerrado por unas mini vacaciones. Abrirán el jueves y el viernes, y el sábado volverán a cerrar por fiesta semanal (¿¿??), hasta el domingo.

No hace falta que cuente cómo estamos ni qué pensamos de los turcomanos. Si por mí fuera, los mandaba a freír espárragos y, en avión, me iría a Uzbekistán. Pero mi compañero es más racional y no quiere precipitarse.

Regresamos al hotel y con las mochilas sin deshacer nos dirigimos a la parada de autobús para ir hacia el centro de Irán, concretamente a Kashan donde empieza el desierto iraní.


La etimología del nombre de la ciudad viene de la palabra persa Kashi, que significa azulejo. Kashan es el primero de una serie de grandes oasis a lo largo de la carretera que va de Qum a Kerman, por el borde de los desiertos centrales de Irán. Su encanto se debe, principalmente, al contraste entre las inmensidades resecas del desierto y el verdor del oasis.

Los descubrimientos arqueológicos en las colinas de Sialk, que queda a unos 4 kilómetros al oeste de Kashan, revelan que esta región fue uno de los primeros centros de civilización en la época Prehistórica.

Según algunos relatos, pero no todos, Kashan sería el origen de los Reyes Magos que siguieron la estrella que los guio a Belén para testimoniar el nacimiento de Jesús, tal como se relata en los Evangelios. Con independencia de la validez histórica de esta tradición, la atribución de Kashan, como lugar del que serían originarios, acredita el prestigio de la ciudad en la época en que se comenzó a narrar la historia.

El sultán Malik Shah I de la dinastía selyúcida ordenó la construcción de una fortaleza en medio de Kashan en el siglo XI. Las paredes de la fortaleza, llamada Ghal'eh Jalali aún permanece en pie.


Entre los siglos XII y XIV Kashan fue un centro importante en la producción de cerámica de alta calidad y de mosaicos.

El terremoto de 1778 destruyó completamente la ciudad, dejando un saldo de 8.000 muertos, pero la volvieron a reconstruir siendo actualmente una ciudad turística.

Kashan es famosa internacionalmente por la fabricación de alfombras, seda y otros textiles. Además, tiene una activa industria de mármol y cobre.

(Texto extraído de la WKP)

Encontramos alojamiento en el Hotel Sayyah, nuevo, acogedor y muy limpio. El que teníamos como "favorito", Noghli House -casa tradicional- en el corazón de la medina, está cerrado por restauración.

También están cerradas al público las llamadas Casas Tradicionales construidas entre los siglos XVIII y XIX. Habían sido las casas señoriales de los ricos comerciantes de Kashan.

Tenemos suerte y podemos ver alguna de las que todavía han de rehabilitar.



Como no podía ser de otra manera visitamos el precioso Basar-e Kashan, construido en el período selyúcida (s. XI-XIII), que sorprende muchísimo por la limpieza que reina. ¡Hasta brillan las baldosas!





Este bazar tiene una preciosa arquitectura tanto externa como interna. Es de destacar los cruces de los diferentes zocos, ya que hay unos bellísimos focos de luz natural que llaman la atención.




Incluso las puertas de acceso dejan sin palabras al visitante.


En el recinto de este bazar hay mezquitas, baños, tumbas, depósitos de agua y caravasares; cada uno construido en épocas diferentes.

Uno de ellos, el Caravanseray Amin al-Doule, destaca por sus arcadas decoradas con mosaicos representando figuras humanas y de animales, imágenes prohibidas en el Islam.



Uno de los más bellos complejos islámicos situado en el centro de Kashan es Al Masjed-i Agha Bozorg (Mezquita Agha Bozorg), construida a mediados del siglo XIX, en la que destaca su diseño simétrico, propio de la arquitectura persa.



Tiene una estructura de dos pisos con un patio central. En la parte inferior se encuentra la madraza (escuela coránica); y en el segundo está la propia mezquita.


Es de destacar el iwan situado frente al mehrab, pues posee dos minaretes gemelos revestidos con azulejos pintados con dibujos geométricos y la cúpula de media vuelta, hecha totalmente de ladrillo.


En toda la ruta por Irán no nos hemos desprendido de la "mirada" sempiterna del Ayatolah Khomeini y del Ayatolah Khamenei. En posters o grandes carteles, siempre los retratan juntos.


Pocas fotos hemos visto del que, realmente, es el Presidente de este país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...