26 sept. 2011

Ramsar, la ciudad radioactiva del veraneo persa


En la estación de autobuses West Terminal de Teherán subimos a un bus que nos lleva, durante seis interminables horas, hasta Ramsar en la costa del Mar Caspio, lugar de vacaciones para los iraníes, con estaciones termales y frondosos bosques en las Montañas Alborz.


Durante el trayecto nos dan una cajita de cartón, en la que hay cuatro pequeños paquetes de galletas y un zumo de fruta: ésta será la comida. No paramos en todo el viaje hasta que llegamos a Ramsar.

Algunas zonas de los alrededores de Ramsar, tienen los niveles más altos de radioactividad natural de todo el mundo, debido a la existencia de fuentes termales radioactivas.

La dosis de radiación que recibe un residente de Ramsar al año, puede ser superior a 260 mGy. Esto representa que se excede la dosis recomendada por la Comisión Internacional para la Protección Radiológica (ICRP) y que es más de 200 veces superior a los niveles normales de radioactividad natural.

La mayor parte de la radiación presente en la zona se debe al radio-226 disuelto en el agua de las fuentes termales, que se encuentran en contacto con pequeños depósitos de uranio y torio, mezclados en vetas de travertino. Al menos hay nueve fuentes, con concentraciones diversas, que los habitantes de la zona y los turistas utilizan para baños termales.

Este alto nivel de radiación parece que no afecta negativamente a los habitantes, inclusive parece que los hace más radio resistentes. Hay quien dice que los residentes tienen mejor salud y viven más tiempo.

Un estudio iraní demuestra que estas personas poseen un porcentaje significadamente más alto del gen CD69 y también una incidencia más elevada de aberraciones cromosómicas, tanto permanentes como temporales.

(Texto extraído de la WKP)

Buscando alojamiento, una vez llegados a Ramsar, dos chicos nos acompañan hasta una gran casa donde los dueños han habilitado la planta baja como apartamento.

No preguntamos a nadie y tomamos una dirección equivocada para llegar al Mar Caspio. Cuando después de mucho andar decidimos hacer la pregunta en cuestión, un hombre joven saca su coche del garaje y nos lleva hasta allí mismo.


De regreso subimos por un paseo de unos 2 kilómetros, de la época del Shah, con árboles y altísimas palmeras al final del cual hay el edificio del antiguo Gran Hotel Ramsar -construido en 1940 por la familia Pahlevi-, que también había sido casino.



Al día siguiente visitamos lo que había sido el Palacio de Verano del Shah de Persia, enteramente construido en mármol y convertido ahora en museo, donde están todas sus pertenencias. Una curiosidad: no hay ni una foto o retrato de la familia Pahlavi.



En el jardín, frente al edificio, hay un estanque en el que nadan unos enormes ejemplares de esturiones, que bien podrían suministrar sus huevas directamente a la mesa de la familia Pahlavi.


Al salir, y estando en la acera de enfrente fumando un cigarrillo, se acerca una joven y pregunta de dónde somos. Se van acercando los miembros de su familia y nos presenta: su padre, un hermano, hermanas y una amiga. Son de una de las regiones de Irán y están haciendo turismo. Todos quieren hacerse fotos conmigo. Al despedirnos, las chicas nos damos un beso, y el padre me da la mano.




Cuando se van, una señora que vende gafas de sol y no ha perdido detalle, me hace saber -en farsi, con gestos, y bastante airada- que no puedo darle la mano a un hombre. Aquí, en Irán está prohibido y lo sé, pero el señor iba con su familia y no ha dudado en darme la mano y yo le he correspondido, como es normal en otros lugares del mundo. Le hago saber -a la señora- que no sabía nada y que "gracias por el aviso".

Convenio de Ramsar

El Convenio de Ramsar, firmado en esta ciudad en el año 1971, es un tratado internacional para la conservación y aprovechamiento sostenible de las zonas húmedas a nivel internacional.


Logo de la próxima edición de la Convención Ramsar, en Punta del Este (Uruguay)

En el año 2011, 160 estados miembros de todo el mundo se habían sumado a dicho acuerdo, protegiendo 1950 humedales, con una superficie total de 1.900. 000 km² , designados para ser incluidos en la lista Ramsar de humedales de importancia internacional.

Cada tres años, los países miembros se reúnen en una ciudad diferente para evaluar los progresos y compartir conocimientos y experiencias. La sede permanente está en la ciudad de Gland (Suiza).

El país con un mayor número de sitios es el Reino Unido con 169; la nación con el mayor área de humedales listados es Bolivia con más de 148.000 km², seguido de Canadá con más de 130 000 km², incluyendo el golfo de la Reina Maud (ártico canadiense) con 62 800 km².

18 comentarios:

  1. Menudo pitorreo en la embajada de Turkmenistán... ¡Que sensación de impotencia os tuvo que entrar! Pero bueno, toca pasar por el aro.
    Me ha gustado mucho Masuleh.
    ¡Un saludo guapa!

    ResponderEliminar
  2. qué aventuras, hija!
    Me encanta verte en tu salsa viajera.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola Helena...

    Pues todavía no acabó aquí el pitorreo de la Embajada. Recuerda que todavía no nos habían cncedido el visado y, para postre, se nos estaba acabando el tiempo para estar en Irán. ¿Qué nos pasará?

    jajaja, te dejo con la incógnita!!

    Masuleh, es para visitarlo. Casi mejor que otras ciudades históricas de Irán.

    Besazos!

    ResponderEliminar
  4. Lolakis...

    Qué gusto cuándo te veo por aquí!

    Mil petons!!!

    ResponderEliminar
  5. Que carita de felicidad... supongo que será el mundo árabe, que enamora en todos los sitios.
    Y ese velo ... alguna vez se fue cayendo un poquito !!! Así me gusta.
    Un abrazo enorme y gracias por compartirlo me han dado muchas ganas !!

    ResponderEliminar
  6. Esa carita es la que me sale tanto en África como entre árabes y eso que los iraníes no lo son, pues son persas.

    Y el velo... se caía cuando notaba que se podía caer. Aunque alguna vez, sólo enseñando un poquito por la calle, encontraba a la "buena samaritana" completamente de negro, y me pegaba un estirón hacia delante para taparme el pelo.

    Más adelante contaré cómo me rompieron mi blusón, jajajaj
    Fue peor su remedio, jajajaja

    Besos, Any!

    ResponderEliminar
  7. Ja ens explicaràs detalladament l'assumpte del visat de Turkmenistan. Ens queda pendent el tram Tehran-Osh per completar la Ruta de la seda, però es que aquest visat em porta de cap i em fa molta mandra anar a Iran sense tenir-ho clar.

    Per cert, quer tal el menjar iranià? ;-)

    Petons!!

    ResponderEliminar
  8. Hola Mercé, veo que lo de las embajadas es para echarle paciencia, que cara más dura!. También veo que has arrasado allá por donde has ido, que manera hacerte fotos con la gente!! Supongo que no verán muchos europeos. Masuleh me ha encantado aunque todo tu viaje me parece maravilloso!!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Hola, Núria i Lluís...

    Va ser molt engorrosa l'història del visat; si haguès anat sola, els haguès enviat a fregir espàrregs als turkmens. Quan vulgueu us ho esplico amb calma, doncs en el relat encara no el teníem.

    El menjar a Irán, una mica justet als llocs ón no sabíen anglès, doncs ens limitavem a menjar pollastre, patates freixides i amanida, que aquestes paraules sí les sabíen.

    Però quan podíem entendre'ns hi ha varietat i prou bó tot. Les amanides de campionat!!

    Petons i abraçades!

    ResponderEliminar
  10. Que bonito fue el encontrarnos en Masuleh... Y que experiencia tan bonita la de Iran. Tres meses que me quede alli...

    ResponderEliminar
  11. Hola Mercé!!!

    Que aventuras te pasan!!! 6 horas en un autobús con galletas y zumo...suena apasionante...jeje!!

    Por cierto....no entiendo el porque de hacerse fotos todos contigo?? ¿Es por algo en especial? Perdona mi incultura en este tema...pero estoy pez...

    Un abrazoo!

    ResponderEliminar
  12. Hola Fran...

    Tu comentario se había ido hacia la carpeta de SPAM y no lo he visto hasta ahora, igual que el de MPC.

    Bien, pues no sé qué pasa conmigo y las fotos, pero ha sido en casi todos los viajes. Hasta en China!!

    Masuleh, es un pueblo que se impregna en tí y creo que ya no te abandonará jamás.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  13. MPC...

    Por lo que dices veo que Lionel supo "meterte" Irán en las venas. Creo que yo lo hubiera disfrutado más si no me hubiera agobiado tanto el foulard: entre el calor y que se resbalaba...

    Nosotros también nos quedamos muy bien después de haber coincidido en Masuleh.

    Un abrazo y no dejemos de estar en contacto!!

    ResponderEliminar
  14. Xipo...

    Si viajaras con nosotros, seguro que te adelgazabas unos cuantos kilos. Ya ves las dietas..., jajaja

    En este viaje hubo muchas gente que quiso fotografiarse conmigo y Edu, mi pareja, me dijo que debe ser porque tengo facilidad de sonrisa, no tengo manías de nada y transmito buena onda. No me quedé muy convencida, aunque seguro que algún "imán" sí tengo.

    Abrazos enormes!!

    ResponderEliminar
  15. Me gusta tu cambio de estilo en el blog, quizás abriría aún más para que las fotos lucieran porque son el alma del post.
    Estos viajes que tu haces son los que realmente interesan donde no hay Zara, ni Mango ni el Banco de Santander,...
    Saludos viajeros

    ResponderEliminar
  16. Paco...

    Tenía que darle un nuevo aire al blog y creo que lo he conseguido.

    La propuesta de abrir más la parte central, la tendré en consideración.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  17. Gracias por compartir vuestro viaje con toda esta información. Seguro q me ayuda mucho. Estoy planeando un viaje a Irán para el año que viene.

    ResponderEliminar
  18. Sergio, me alegra saber que te pueden servir los datos para el viaje a Irán.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...