27 dic. 2011

Shiraz, la ciudad de los poetas


Desde Isfahan vamos en autobús, durante seis horas y media, a Shiraz.

En el trayecto vemos que, en cualquier pequeña o gran zona con césped, hay gente acampada con tiendas -tipo iglú- o simplemente de pic-nic sobre una alfombra, con familiares y/o amigos. Incluso hemos llegado a verlos aprovechando el margen verde de una carretera o calle en alguna población.

No tenemos suerte con los hoteles que llevamos anotados desde Barcelona: están todos llenos, así que nos dejamos aconsejar por el taxista que nos está llevando arriba y abajo en busca de alojamiento. Son más de las nueve de la noche, estamos muy cansados y el calor excesivo nos deja sin fuerzas.

El hotel tiene muy buena pinta exteriormente, y también la recepción. Pero las apariencias engañan: casi no funciona el aire acondicionado y en las camas, por colchón, hay un trozo de porexpan envuelto con una manta. Sólo va a ser una noche y, con lo cansados que estamos, nuestros huesos descansarán bien sobre este taco de poliestireno…


Autor: آرش - Fuente: Wikimedia

La referencia más antigua de Shiraz ( Šīrāz, en persa), capital de la provincia de Fars, data del 550 antes de Cristo, aproximadamente. Localizada al suroeste de Irán, es conocida como la ciudad de los poetas, los jardines, el vino, las alfombras de seda, los ruiseñores, las luciérnagas y las flores.

La historia de Shiraz está repleta de conquistas, saqueos, hambruna, destrucciones, masacres, graves inundaciones…, entre las diferentes dinastías que la ocuparon.

El safaví Shāh Ismāʿil (Ismail I) expande su imperio, conquistando territorio a los turcomanos, y toma Shiraz en 1503. Mandó asesinar y exiliar líderes religiosos sunitas para imponer la práctica del chiismo a lo largo de todo Irán.

La ciudad recuperó su esplendor durante el mandato de Allahverdi Khan (fallecido en 1613), gobernador de la provincia de Fars durante el reinado de Abbas I (Shāh de Irán desde 1588 hasta su muerte en 1629), y el más eminente gobernante de la dinastía safávida. Su hijo, Emāmqolī Khan, promovió el embellecimiento de la ciudad al construir una madraza, un palacio, un jardín de cipreses piramidales y el jardín real.


Emāmqolī Khan - Fuente: Citypedia.ir

En 1621, la Compañía Británica de las Indias Orientales se estableció en Shiraz, la cual comercializó vino, en una época en la que mercaderes holandeses y franceses frecuentaban la ciudad.

Antes de las nueve de la mañana salimos a la calle. Los termómetros marcan 47 grados.


La Madrasa-i Khan se cruza en nuestro camino. Es la que hizo construir Emāmqolī Khan, cuando fue gobernador de la provincia de Fars. Él mismo inauguró esta escuela coránica en 1615, con capacidad para 100 estudiantes.


Tiene 70 habitaciones repartidas en los cuatro lados rodeando un patio interior ajardinado, que están en uso por los estudiantes de teología aspirantes a mullah. Actualmente alguna de ellas está en proceso de restauración.




En 1766 Karim Khan Zand, soberano de la dinastía zand, hizo de Shiraz su capital, impuso medidas económicas que redujeron la pobreza, fomentó el comercio, e incrementó beneficios sociales. Amuralló la ciudad con un muro de 7,5 m de altura hecho de ladrillos sobre una cimentación de piedra, rodeado por una fosa de 18 m de ancho por 6 de profundidad.


Entramos en la Masjed-i Naseer ol-Molko (Mezquita Nasir al-Mulk) construida por orden de Mirza Hassan Ali Nasir al-Molko, uno de los señores de la dinastía Qjar. Las obras comenzaron en 1876, acabándose en 1888.

Situada en la plaza Goade-e-Araban, asombra por su belleza interior. Una vez cruzada la puerta principal, te recibe un gran patio rectangular con una balsa central y un precioso iwan -un espacio cerrado con una cúpula o sin ella, rodeado con paredes por tres lados y con un lado libre característica de edificios persas, de Irán y de Asia central.


Recubierta totalmente con mosaicos, predominando el color rosa, recibe el sobrenombre de Mezquita rosa.



Una serie de pasillos exteriores, a cual más asombroso, te conducen hasta el interior de esta increíble mezquita que, gracias a los vitrales, le dan un aspecto casi mágico y donde cada centímetro está tapizado de talento.




Nasir al-Molko constituyó una Fundación, que dedica la mayoría de sus ingresos anuales para alimentar a los pobres, durante y después de las celebraciones religiosas del Muharram y el Safar, así como al mantenimiento y renovación de esta bellísima mezquita.


Cúpula central

Sé que Shiraz es el lugar de nacimiento de los poetas Saadi (1184-1292) y Hafiz (1300-1388), pero no podemos visitar sus mausoleos.

Hay ciudades, como las legendarias Isfahan y Shiraz, escondidas en la remota Persia, que se diría están hechas de porcelana. Sus cúpulas en forma de bulbos y sus minaretes azules de reflejos metálicos -radiantes, coloridos y frágiles como el cristal- semejan escenarios de fantasía surgidos de un cuento de Sherezade.

En nuestro imaginario colectivo, responden a la imagen idealizada que nos hemos formado de eso que llamamos Oriente. Pero son reales y están ahí, en el actual Irán, asombrándonos todavía con su esplendorosa belleza.

(Texto extraído de PhotoAleph)

Queremos regresar a Tehran en avión. Esta noche hay cuatro vuelos, pero ya están llenos. Mañana, domingo, no hay vuelos; el primero del lunes es a media mañana y ya será muy tarde para ir a la Embajada de Turkmenistán a recoger los visados, si es que nos los han concedido. Sino tendremos que buscar un plan B, pues el visado de Irán se está agotando y la entrada a Uzbekistán no la tenemos hasta dentro de diez días.

En taxi vamos al aeropuerto por si en alguna de las oficinas de otras compañías tuvieran algún pasaje de última hora hacia Tehran. Negativo en las tres compañías, pero en Iran Air nos dicen que regresemos a las cinco para ver qué solución nos dan (¿¿??).

Son casi las 12 del mediodía. En una taquilla de alquiler de taxis, en el mismo aeropuerto, contratamos uno para que nos lleve a Persépolis (65 Km.), nos espere, pasemos por el hotel a recoger las mochilas, y nos regrese aquí para atender a la lista de espera de Iran Air.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...