25 feb. 2012

Shakhrisabz, cuna de Amir Temur


En taxi colectivo vamos a Shakhrisabz (en persa: Shahr-e Sabz, 'Ciudad Verde'), situada a 80 Km. al sur de Samarkanda y asentada en un fértil valle rodeado de montañas. En el año 2000 la UNESCO la inscribió en la lista del Patrimonio de la Humanidad, por los valiosos restos de la dinastía Timúrida.


Lo que nos ha traído hasta Shakhrisabz es su historia:

Fue aquí donde Alejandro Magno conoció a Roxana, de 16 años, que fue su última esposa.

En 1336 nació Amir Temur y fue donde se hizo construir el Palacio Ak-Saray, conocido como "Palacio Blanco" (Ak significa 'blanco', 'majestuoso' o 'noble'; Saray, 'palacio'), lugar al que siempre volvía después de sus campañas de conquistador.

Y donde, en 1404, el embajador español Rui González de Clavijo, en su camino a la corte de Tamerlán en Samarcanda, se quedó atónito y encantado por el prodigio arquitectónico. Dejó una descripción detallada del Palacio Ak-Saray en su autobiografía, teniendo en cuenta, sin embargo, que la espléndida decoración artística aún no estaba terminada. Explica que había una piscina en lo alto y que el agua se suministraba por tubos de plomo, que llegaban de las montañas.

En la actualidad, solamente se conserva de esta edificación dos partes de dimensiones gigantescas de lo que era la entrada, cubierta con mosaicos de colores azules, blancos y dorados.


Por los restos existentes se calcula que la puerta principal tenía una altura de 70 metros y el arco ojival -que la corona- superaba los 22 metros.

Las torres laterales, que actualmente miden 38 metros de alto, habían alcanzado los 80 metros.


Y lo que había sido el jardín interior, medía la friolera de 250 metros de longitud por 125 metros de ancho.


Yendo hacia la inmensa estatua de Amir Temur -en el espacio de los jardines del palacio- vemos a unos novios, a sus amigos y familiares, haciéndose las fotos recordatorias y nos invitan a posar con ellos.



Pero Shahrisabz, tiene mucho más. Por ejemplo los peculiares habitantes que pasean por la calle…


…y el colorido mercado (chorsu, en uzbeco).



Hace un calor terrible y nos refugiamos a la sombra de un cafetín antes de regresar a Samarkanda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...