10 jun. 2012

Camboya: Kampong Cham


El Mekong, que venía espiando nuestros pasos desde que llegamos al Sudeste Asiático, volvía a ser testigo de nuestras andanzas. El camino nos deposita nuevamente sobre su cauce.


Nuestra siguiente parada es Kampong Cham, nombre que significa "Puerto de la Cham" en khmer. "Kampong", significa puerto o bahía y "Cham" -musulmanes chinos- se refiere al grupo étnico que vive en la provincia.

La ciudad en sí es pintoresca y encantadora; tiene calles amplias con algún edificio moderno -aunque la mayoría son de la época de la colonización francesa-, y un bonito paseo junto el bullicioso río que cruza Kampong Cham. Hay muy poca inversión extranjera ya que no llega el turismo masivo (diría que cada extranjero que viene aquí es mochilero), eso hace que la ciudad sea bastante pobre.


Foto: Artwatereness

El famoso Puente de Bambú, que une la ciudad con la isla Koh Paen, se lo llevó una fuerte riada y, actualmente, no hay dinero para la reconstrucción. En época de lluvias se llega a la isla en barco, pero en temporada seca se pasa sobre el puente.


En tuk-tuk nos dirigimos hasta Banteay Prei Nokor, situado al noroeste de Kampong Cham. El recinto es de grandes dimensiones (421 x 371 metros), que recorremos en su casi totalidad.



Este lugar, es especialmente conocido por el Wat Nokor -templo construido en arenisca y laterita, en los últimos años del reinado de Jayavarman VII (siglo XI). Es el primer templo khmer que vemos en este viaje.

Se compone de una torre central rodeada por cuatro paredes de laterita. Esta torre está decorada con motivos característicos del Bayon y con escenas budistas en los frontones.


Esto es lo que se ve en un primer momento; pero, al acceder al templo, el lugar es muy kitch ya que han añadido una construcción nueva -adosada a la piedra antigua- decorada con pinturas de colores chillones.



Al menos, el lugar de las plegarias invita a hacerlas.


Diría que Wat Nokor no recibe la atención que merece. El templo tiene un gran potencial como atracción turística, pero no está cuidado. Parece que el ambiente de abandono haya de ser uno de sus atractivos y distinguirse así de la afluencia masiva de turistas que tienen Siem Reap y otras zonas populares.

Paseamos por todo el recinto de Banteay Prei Nokor, donde hay templos nuevos, largas avenidas y diferentes figuras, tanto antiguas como modernas.


Muchos viajeros utilizan esta ciudad como paso hacia otras regiones de Camboya y, realmente, vale la pena disfrutar de ella y de los alrededores donde se respira un ambiente tranquilo y rural.

Y en uno de esos pueblecitos vimos cómo se tejía el krama, pañuelo de algodón típico de la indumentaria tradicional de camboyana. Está fabricado a mano y a urdimbre, a partir de un patrón de bandas blancas cruzadas, con otras de diferente color, generalmente rojas, azules o violetas, que conforman de este modo, cientos de pequeños cuadros, de aspecto bicolor, terminado en flecos en sus extremos.



Es usado por hombres, mujeres y niños. Su utilidad es múltiple: en la cabeza para protegerse del sol, de bufanda, de pareo, de toalla para secarse, de falda algunos hombres, para atar objetos, de cinturón, para llevar al bebé en brazos…




El krama es una pieza fundamental para los camboyanos ya que los distingue de sus vecinos tailandeses, vietnamitas o laosianos.

Bajo el régimen de los Jemeres Rojos de Pol Pot (1975-1979), el pueblo camboyano fue obligado a portar un krama de color rojo, alrededor de la cintura, cuello o sobre la cabeza, durante los trabajos forzados en el campo, como parte de su política de ruralización de la economía.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...