10 jun. 2012

Camboya: Phnom Penh


La carretera entre Kampong Cham y la capital del Reino de Camboya, Phnom Penh, es de las mejores que hay en el país y un buen tramo discurre paralela al río Mekong.


Phnom Penh es sede del gobierno real y el centro comercial más importante en el Sudeste Asiático por su estratégica situación geográfica en el delta y la confluencia de los ríos Mekong y Tonle Sap, que la hacen puerto fluvial con salida al Mar de China Meriodional.


Palacio Real - Autor: Arnaud-Victor Monteux - Fuente: WKP

La ciudad se llama así en honor al Wat Phnom Daun Penh (conocido actualmente como Wat Phnom o "Templo de la Colina").

Según una leyenda de 1372, una vieja monja llamada Penh fue a buscar agua al Tonle Sap y encontró un árbol de nuez de la India que flotaba río abajo arrastrado por la corriente. Dentro de un agujero del árbol encontró cuatro estatuas de bronce de Buda y otra de piedra.

Daun Penh llevó las estatuas a la orilla y ordenó a la gente que amontonara tierra en el noreste de su casa hasta formar una colina. Usó la madera del árbol para construir un templo encima de la colina donde poner las estatuas, y bautizó el templo con su nombre: Wat Phnom Daun Penh, una pequeña colina de 27 metros de altura.


Wat Phnom - Autor: Justin Watt – Fuente: WKP

Phnom Penh fue constituida capital en 1431 por el rey Phnea Yat, después que éste dejara Angkor Wat, seguramente por la fuerte presión de las invasiones tailandesas.

Existen sin embargo otros estudiosos que plantean otras hipótesis como epidemias, carencia de alimentos y la posibilidad de nuevas rutas comerciales con la China, para lo cual la situación geográfica de Phnom Penh tendría mayores beneficios.

La ciudad es la legítima heredera de la cultura khmer, la cual se expresa actualmente en muchos elementos urbanos como pagodas budistas.

El arte en la ciudad tiene su espacio; éste se expresa especialmente en la música y la danza, que se conservan celosamente desde el tiempo de la gloria de Angkor Wat, cuya influencia se siente en todos los ámbitos.


Ballet Real - Autor: Jean-Pierre Dalbéra - Fuente: flickr

Pero, principalmente, lo que nos trae a esta ciudad es su historia. Aquí, entre 1975 y 1979 fue perpetrado uno de los genocidios del siglo XX. El régimen comunista de los Jemeres Rojos -partido político que gobernaba en la llamada Kampuchea Democrática, con una concepción extremista de revolución-, hizo desaparecer entre dos y tres millones de personas.

Tras la retirada de las tropas estadounidenses tanto de Vietnam del Sur como de Camboya, en Phnom Penh se instauró el régimen de Pol Pot, máximo líder de los jemeres rojos, quien lideraría el país hasta octubre de 1979.

La aplicación literal del maoísmo y la declaración de una nueva era denominada "Camboya Año Cero", dieron lugar al genocidio camboyano.

La ideología de los jemeres rojos pretendía convertir a Camboya en un país de campesinos con una política totalmente agraria en la que no existieran ciudades, destruyendo cualquier indicio de cultura urbana. Para ello, desalojaron las ciudades trasladando a la gente al campo, donde hacían trabajos forzados sin recibir apenas alimentos para sobrevivir.


Extraída de internet, sin autoría específica

Pero las ciudades no fue lo único que disolvieron: las familias fueron separadas, los matrimonios rotos, los hijos separados de sus padres, declararon a los habitantes de la ciudad enemigos del Estado. E hicieron desaparecer la moneda, el comercio, el mercado, las escuelas, la literatura, toda forma de arte, cultura, y las religiones.


Extraída de internet, sin autoría específica

La aniquilación sistemática de la oposición con sus familias y todos los que a los ojos del Estado eran declarados enemigos, como por ejemplo aquellos que fueran o parecieran intelectuales, hicieron que se instalaran prisiones de tortura en algunas de las antiguas escuelas, de las cuales la más célebre se encuentra en Phnom Penh, denominada Tuol Slang, la "Colina de la Muerte", hoy conocida como "Museo del Genocidio".

La comunidad internacional guardó silencio alrededor de esta situación. En medio de la Guerra Fría, a Estados Unidos le interesaba aislar a Vietnam. Por otra parte, el régimen aisló completamente el país no permitiendo el ingreso de ningún organismo extranjero.

Durante 1975 y 1979 Camboya se convirtió en el primer productor mundial de arroz, mientras quienes lo cosechaban morían de hambre y desnutrición. Tímidas denuncias se hicieron de parte de países como Australia, India y Nueva Zelanda, pero Estados Unidos usó su poder de veto en las Naciones Unidas.

Fue sólo con la invasión por parte de Vietnam, en octubre de 1979, y el derrocamiento del régimen Pol Pot, que se empezó un lento y doloroso descubrir de la realidad que se estaba viviendo en Camboya.

Un escalofrío recorre mi cuerpo. Estoy ante la puerta de entrada de Tuol Slang, museo fundado en 1980 en la tristemente célebre prisión de alta seguridad S-21, en lo que había sido una prestigiosa escuela antes de la llegada de Pol Pot.

El Tuol Slang está formado por tres edificios alrededor de un jardín central en el que se pueden ver las tumbas de los últimos asesinados y un cartel con una serie de normas estúpidas, que debían seguir los reclusos:


Debes contestar según mis preguntas; debes contestar rápidamente sin tiempo de reflexionar; no hagas el imbécil porque eres tú quien se opone a la revolución; espera mis órdenes y si no hay órdenes no hagas nada; prohibido gritar mientras te dan latigazos o descargas eléctricas…
(Foto extraída de internet, sin autoría específica)

En una de las plantas hay unos murales hechos con las fotos de toda la gente que ha pasado por aquí. Gente de todas las edades, niños y ancianos a los que se les retrató y ahora podíamos ver sus caras.

No conformándose solo con cometer barbaridades, los guardias las fotografiaban: personas muertas o inconscientes después de haber sido torturadas. Una perversidad de la que tan sólo sobrevivieron siete personas y según algunas fuentes cinco niños de las casi 15000 que pasaron por aquí.

En otra de las plantas, hay fotos de los principales culpables de tal calamidad. El líder de los jemeres rojos, Pol Pot -que así es como se hacía llamar Saloth Sar- aparece junto a varias fotos de otros responsables del genocidio, entre ellos el recién condenado a cadena perpetua Kaing Guek Eav, conocido por su nombre militar como "Duch".


Pol Pot se libró de un justo juicio y condena muriendo, según se dijo, de una insuficiencia cardíaca, en 1998.

NOTA: Por no disponer de fotos de Phnom Penh y de Tuol Sleng (es lo que pasa cuando dos viajeros llevan cada uno una cámara y, más tarde, siguen caminos distintos...), he adjuntado fotos y un vídeo que no son de mi propiedad.





10 comentarios:

  1. Tenemos muchas ganas de visitar Camboya y esperamos algún dia hacerlo, lo que no tengo tan claro es si tendría estomago para visitar Tuol Sleng, cuando llegue el momento lo sabremos.
    Un saludo y nuy buen post, gracias por compartirlo!!

    ResponderEliminar
  2. Muy buen post!! Como nos gustaría ir a Camboya y volver a navegar por el Mekong que lo navegamos en nuestra visita a Vietnam.
    Muchas gracias por compartirlo.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  3. He publicado tus dos comentarios. No sólo porque así "hacen bulto", sino porque son diferentes.

    Ayyy su algún día vais a Camboya!!!, volveréis con un trocito de ella pegado en vuestros corazones. Es especial!

    Un saludo y os animo a que os lo planteéis!

    ResponderEliminar
  4. Hola Ma.Mercé! Como siempre, tú nos compartes tus experiencias viajeras con aquellas que tienen que ver con la realidad del sitio que visitas y ése es un gran logro de todo lo que nos muestras... Parecería que a lo largo de la historia hubieron pueblos que han nacido para sufrir, que les toca situaciones muy duras (como ocurre actualmente en Siria) y lamentablemente vemos que, por diferentes interesas, la comunidad internacional no quiere o no puede actuar... lamentable, pero se repite!

    Muy buena tú recomendación de ése pueblo, creo que allí seguramente has encontrado un trozito de autenticidad...

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Querido amigo Gus...

    Has nombrado a Siria y he vuelto a sentir un pinchazo en el corazón. No entiendo porqué el Gobierno está masacrando a su pueblo.

    El viaje por Camboya fue muy enriquecedor; hasta el punto que tengo sensaciones y recuerdos muy presentes.

    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  6. Anoche justamente vi en españoles por el mundo Camboya, y es un país que me fascina!. El pueblo que comentas tiene muy buena pinta, y de vez en cuando merece la pena pararse en el camino para disfrutar de los pequeños detalles que puede ofrecerte un pueblo de este estilo.
    Por lo que veo, un gran viaje!
    Un abrazo,
    Vero.

    ResponderEliminar
  7. Aunque no escribimos demasiado... que sepas que seguimos todos los relatos desde el Reader. Tenemos esa "cita" pendiente, no lo olvides, jeje

    ResponderEliminar
  8. Ya sé que no escribís, Isaac, pero hay "cosas" que se perdonan.

    No olvido la "cita", pero parece que vosotros estaréis muy "ocupados" en los próximos meses ;-)

    Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Mercé, acabo de sentir los mismos escalofríos que recorrieron mi cuerpo en Tuol Sleng. Barbaries de este tipo son las que hacen que nos avergoncemos de la especie humana..

    Yo no pasé por Kompong Cham.Recorrimos Camboya por su parte oeste. Así que me queda pendiente para la próxima, que la habrá! ;)

    Molts petons!

    ResponderEliminar
  10. Carol, es curioso, con todos los que he hablado, que hemos estado en Camboya, decimos que habrá una segunda vez.

    ¿Qué tendrá ese país que tanto seduce?

    Mols petons també per a tu!!

    ResponderEliminar

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...