29 jun. 2012

Camboya: Siem Reap, Angkor


Navegando por el río Stung Sangker, el lago Tonle Sap se abre frente a nosotros; en él está situado un pequeño pueblo flotante, Chong Kneas, con casas de madera que se mecen con el movimiento del agua. Los niños juegan saltando entre casa y casa o, simplemente, observan el tráfico fluvial desde su hogar.





Después de siete horas de tranquila navegación entre manglares y preciosas casitas de madera una cálida brisa nos abraza y da la bienvenida a Siem Reap.

Nos alojamos en la recomendable Babel Siem Reap Guesthouse; gente muy respetuosa con el medio ambiente, empleando solamente a gente local y son colaboradores de una ONG camboyana, que protege a los niños contra el abuso sexual y/o laboral.

Por fin estoy en la ciudad de la que tanto me ha hablado mi amigo Omar Havana, fotoperiodista español, con el que me une una buena amistad. Ojalá pueda conocer a los "niños de los basureros". Esos niños a los que Omar les arrancó más de una sonrisa dentro de su miserable vida. Esos niños que, a pesar de estar en un Mundo Olvidado, Omar los ha proyectado al Mundo para que nadie se olvide de ellos.

El primer contacto con los Templos de Angkor lo hacemos en tuk-tuk, el llamado "Gran Circuito", y nos supone todo un día visitando principalmente Banteay Srei.

Es el único del complejo que fue construido por mujeres y dicen de él que es probablemente el más bonito de todos. Para su construcción se eligió una piedra de arenisca rojiza y, aunque es un templo mucho más pequeño que los demás, es sin duda una visita obligatoria dentro de Angkor. Sus relieves y esculturas están trabajadas al detalle y entre sus muros se pueden contemplar figuras tridimensionales magníficamente conservadas.




Este templo hindú dedicado a Shiva es considerado la obra maestra dentro del arte clásico khemer y está formado por varios recintos en los que en sus frontales se pueden encontrar relieves narrativos que ilustran episodios de leyendas sagradas.


Los siguientes días decidimos ir a visitar el conjunto de Templos de Angkor -que nos quedaba por visitar- en bicicleta, para así tener más libertad de movimientos.


Angkor es una antigua palabra del sánscrito para referirse a "ciudad"; las palabras "thom" y "wat" son del actual idioma khmer para decir "grande" y "pagoda" respectivamente. Así pues Angkor Thom se puede entender como la "Gran Ciudad" y Angkor Wat como la "Ciudad del Templo".

Los impresionantes Templos de Angkor fueron edificados entre los siglos IX y XIV, en la época en que la creatividad artística de los khmer estaba en su apogeo. De una belleza inigualable, están considerados como una de las grandes maravillas del mundo.

Abarca una extensión en torno a los 200 Km2, aunque recientes investigaciones hablan de una posible extensión de 3.000 Km2 y una población de hasta medio millón de habitantes, lo que lo convertiría en el mayor asentamiento preindustrial de la humanidad.

En la zona hay contabilizados un total de 910 monumentos, algunos de los cuales son tan grandes que necesitan casi medio día para visitar. Los templos están reconocidos por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, desde 1992.

La zona de Angkor estuvo habitada por pequeños pueblos desde el siglo I d. C., pero su época dorada se inicia en año 802 dC, cuando el rey Jayavarman II somete las tribus circundantes, creando un único reino del que se declara "Devaraja" o rey-dios. Para reforzar la imagen de su ascendencia divina, empieza a construir grandes obras religiosas, iniciando una tradición que continuarán sus sucesores durante siglos, produciendo multitud de templos hasta el abandono de la zona, a mediados del siglo XV, y motivado por causas todavía no del todo esclarecidas.

Banteai Kdei es un templo budista situado en el mismo emplazamiento de otro anterior, del siglo X. Prácticamente no hay documentación. El estado de conservación del conjunto es regular, con zonas en ruinas y otras restauradas.




Apsara

Angkor Thom fue una ciudad real impulsada por Jayavarman VII, cuando recuperó el poder en el segundo período de su gobierno (entre 1181 y 1219). Tiene un área de 9 Km2 y está cerrada por una muralla de forma cuadrada, de 3 Km de lado, perfectamente orientada según los puntos cardinales. El muro, de 8 metros de alto, era más simbólico que defensivo.

Fue construido dentro de la cosmogonía hindú, dedicado al dios Vishnu, aunque más tarde se dedicaría al tardío budismo. En el centro de Angkor Thom está el Bayón, que fue el templo de Jayavarman VII. Es conocido por sus torres, con la cara de Budha por los cuatro lados; las paredes estaban cubiertas de relieves mostrando escenas de la vida del rey y del pueblo.



Extraída de internet, sin autoría específica

Angkor Wat, es el templo más grande y también el mejor conservado de los que integran el asentamiento de Angkor. Está considerado como la mayor estructura religiosa jamás construida, y uno de los tesoros arqueológicos más importantes del mundo.

Desde su construcción -a principios del siglo XII y hasta el traslado de la sede real al cercano Bayón, a finales del mismo siglo- Angkor Wat fue el centro político y religioso del imperio. El recinto, entre cuyos muros se ha calculado que vivían unas 20.000 personas, cumplía las funciones de templo principal y albergaba además el palacio real.

Angkor Wat se ha convertido en un símbolo de Camboya, hasta el punto de figurar en la bandera de su país.


Durante el siglo XV la zona de Angkor es abandonada, y con ella Ta Prohm, que fue un monasterio budista, llegando a alojar al menos a 12.640 personas.

Cuando los franceses llegaron a principios de siglo XIX, decidieron respetar el estado de este templo debido a sus extraordinarias cualidades paisajísticas. A raíz de esta falta de intervención, el lugar ofrece una impactante combinación de ruinas y naturaleza que lo han convertido en una de las principales atracciones turísticas de Camboya.


Es de señalar sin embargo que, a pesar de las apariencias, el templo sí ha experimentado diversas labores de mantenimiento: muchos de los árboles que crecían dentro del recinto han sido talados, y varias estructuras -que amenazaban derrumbe- han sido estabilizadas o apuntaladas, aunque siempre tratando de preservar esa atmósfera de ruina abandonada.

No sólo se han ido sucediendo bellísimos templos ante nuestros ojos, sino que hemos podido visitar el Museo de Minas de Camboya.




Aki Ra no tiene nombre, su apodo se lo puso un periodista japonés cuando, con nueve años, sostenía un AK-47 más alto que él con el que jugaba a disparar vietnamitas. Fue un niño soldado que trabajó para cuatro ejércitos distintos, colocando minas y luchando con sus menudas y esclavas manos. Hasta que en su adolescencia recapacitó y decidió desminar todo el territorio que pudiera. Ya lleva más de 50.000 minas desactivadas con sus propias manos, alguna de ellas las mismas que sembró durante la insensatez de su pueril servidumbre.

Él es el fundador de este pequeño museo en el que, en la parte posterior, hay viviendas donde acoge a niños huérfanos y mutilados durante la guerra.



No quiero acabar este relato sin dar unos datos escalofriantes:

- Camboya es hoy uno de los países del mundo con más minas antipersona enterradas en su territorio. Se colocaron no sólo con fines defensivos, para proteger las respectivas posiciones de las tropas en liza, sino también con fines ofensivos, como arma para asediar ciudades enteras. Por ejemplo, la ciudad de Battambang (la segunda más grande de Camboya) fue rodeada, por los khmer rojos, con un denso y mortífero cinturón de minas, de forma que sus habitantes no podían escapar al asedio sin grave riesgo de ser muertos o heridos o mutilados por las explosiones.

Los datos oficiales hablan de 200 muertos o mutilados en 2011 . El número de víctimas ha descendido afortunadamente bastante rápido. Se estima que 4,2 personas de cada 1.000 han sufrido una amputación por mina. En un rango de edad comprendido entre los 0 y 15 años, se calcula que un 43% de las discapacidades se deben a poliomielitis, un 16% son producidas por enfermedades del Sistema Nervioso Central y un 21% son consecuencia de amputaciones por efecto de las minas antipersona.

- El 36% de los camboyanos vive por debajo del umbral de pobreza, con menos de un dólar al día.

- El país tiene uno de los mayores índices de prostitución infantil del mundo, a pesar de la presencia de organismos e instituciones donde denunciarla. Para más información aquí.

- Como consecuencia de la persecución y el genocidio perpetrado por los khmer rojos durante los años 1975 a 1979, el índice de analfabetismo alcanzó cotas inusitadas.

En los últimos años se ha hecho un loable intento por culturizar a la población, pero ello no ha sido suficiente para suplir las carencias de un pésimo sistema educativo. Sólo un 35% accede a la educación escolar y aquellos que tienen la suerte de ser escolarizados tan sólo reciben un total de 4 horas lectivas diarias, no superando por término medio el 4º curso de educación primaria y siendo una minoría muy selectiva la que alcanza a completar la educación secundaria.


12 comentarios:

  1. El recuerdo que guardo yo de Camboya, además del de los impresionantes templos de Angkor claro, es del lago Tonle Sap, el silencio en sus manglares, las casas abiertas de la gente en sus orillas y los niños llamándonos y saludándonos.
    Sólo tuve tiempo de visitar esa zona, no pude ir ni a Phnom Penh ni a Battambang pero espero, de verdad, poder volver algún día.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Esa navegación es fantástica!

    Tampoco descarto en volver y visitar lugares que me quedaron pendientes.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
  3. Mª Mercè, con los años que hace que paso a ver tu blog del Pont, en este no tenía costumbre y hoy, que he estado leyendo muchas entradas, me doy cuenta de la joya que es.
    Muy interesante.
    Con todo mi cariño y admiración.
    Anna J.R.

    ResponderEliminar
  4. Estimada Anna, moltes gràcies per les teves paraules.

    L'admiració és meva cap a tu.

    T'envio una forta abraçada!

    ResponderEliminar
  5. Cuánta belleza y cuánto horror mezclados. Preciosas fotos y escalofriantes datos, me ha encantado esta entrada. Un día de estos espero poder visitar Camboya. Un saludito :)
    Salud y viajes!

    ResponderEliminar
  6. Hola Calíope...

    Verás cómo Camboya no te decepcionará.

    Bienvenida, y saludos viajeros!!

    ResponderEliminar
  7. Mil personas cogen esa carretera desde Siem Reap a Banteay Srei y no muchas se paran en este sitio.
    Y muchas menos aun escriben sobre este lugar con la sensibilidad y la fuerza que tu lo haces.

    Esta entrada debería ser un ejemplo para tod@s los que viajan, por en ella ilustras como nadie la realidad de Camboya, por una parte la belleza de su arqueología pero también dejas claro los horrores que vivio (y vive este pueblo).

    Todo mi cariño y mi admiración!
    Impresionante !!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  8. Any, muchísimas gracias por tus palabras, pero no merezco tanto halago.

    Escribo desde lo más profundo de mi corazón y más de este país que me dejó perdidamente enamorada.

    Lástima no haber tenido más fotos para poder ilustrar bien los relatos...

    Nos vemos pronto. Te mando un beso muy fuerte!!

    ResponderEliminar
  9. Genial entrada Merce
    la verdad es que es un pais extraordinario del que borraria Phnom penh , una ciudad que me resulta oscura y donde no me senti comodo en ningun instante
    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Hola Bleid...

    No recuerdo tener mala impresión de Phnom Penh, quizás porque me quedé con el recuerdo de la S-21, que fue tan doloroso...!

    Otro abrazo de vuelta!

    ResponderEliminar
  11. Mercè, ens treiem el barret davant aquesta entrada!

    És un plaer llegir el teu bloc, descobrir noves destinacions i "viatjar" altre cop a aquells països en els que també hem estat, a través del teu punt de vista.

    ResponderEliminar
  12. Moltes gràcies per les vostres paraules.

    El plaer és meu per tenir-vos de comentaristes al blog.

    Salutacions!

    ResponderEliminar

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...