7 oct. 2012

Gambia: Basse, Fatoto


En Gambia, como en la mayoría de los países africanos que conozco, las carreteras son un desastre. Es imposible calcular a tantos kilómetros, tantas horas. Siempre es muchísimo más y esta vez, Alpha ha tenido que utilizar su pericia de conductor y "abrir nuevos senderos", para sortear los inmensos y profundos charcos.


Anotación: no es un lago

Por fin llegamos a Basse, población a orillas del río Gambia, y vamos directamente al Centro de Recuperación y Educación Nutricional Infantil adscrito al Hospital General de Basse. Nos espera Guillermo, que actualmente es el coordinador del Centro.




En una sala grande, futura aula para diversos cursos, instalamos colchonetas y mosquiteras. Será nuestro alojamiento mientras estemos en esta zona.


Al día siguiente y después de un sabrosísimo y completo desayuno, nos ponemos a trabajar en el CREN: repasamos una a una las mosquiteras que están muy rotas y las cambiamos por nuevas; las que tienen agujeros pequeños, los cosemos y a las que ya ha caducado la imprimación de insecticida, las sumergimos en una solución de Permetrina y agua.




Las mamás, alojadas aquí con sus bebés, nos miran entre asombradas y divertidas viendo a siete “tubabs” subiendo, bajando y remendando mosquiteras. Todo sin escalera e hilo de coser; las hemos "remendado" con esparadrapo.



Hay un bebé, huérfano, que me tiene el corazón robado. Su mamá murió poco después del parto y el padre, al no saber hacerse cargo del niño, lo entregó en el Centro, con la esperanza de que lo adopte alguien. De momento se cuida de él la cocinera y cuando ella está ocupada -la mayor parte del día- lo lleva arriba y abajo su "hermanita" mayor.


No recuerdo el nombre que le han puesto, que traducido quiere decir algo así como "abandonado". Le adjudico otro nombre, Guillem, y pasa de mano en mano por cada uno de nosotros. Es muy dulce. Coincido con su toma de biberón, y su hermanita me lo pasa para que se lo de, y luego queda plácidamente dormido entre mis brazos.


Por la tarde vamos a Fatoto. Visitamos el hospital y cambiamos las mosquiteras que están muy rotas.




En las afueras de las poblaciones están los compound; éstos son un grupo de alojamientos -cabañas o sencillas casas- rodeando una residencia principal, ocupadas por miembros de una misma familia y todo el conjunto cerrado por un cercado.


El habitante de la casa principal, que suele ser el hombre de más edad, es el cabeza de familia y se encarga de la cooperación entre todos sus familiares del cultivo de las tierras y del cuidado del ganado. En resumen, de ayudarse unos a otros.

Divididos en dos grupos recorremos los diferentes compound para ir colocando las mosquiteras. Siempre siguiendo nuestro criterio: sobre las camas de niños menores de cinco años y de mujeres embarazadas. Es gracioso preguntar a un hombre cuántos menores de cinco años viven en su casa, y tener que pedir ayuda a una de sus mujeres (pueden tener hasta cuatro) para que le digan los críos que tiene.




Aquí, en Fatoto, hemos encontrado viviendas absolutamente paupérrimas: catres con un colchón de espuma medio o "lujosas" camas de matrimonio, donde pueden dormir o bien la pareja o cuatro niños juntos.





En todos los sitios que hemos puesto mosquiteras, mayores y pequeños nos lo agradecen con una amplia y sincera sonrisa.

La tarde ha sido larga, con mucho trabajo y calor, pero regresamos a Basse satisfechos por el trabajo realizado.

Al día siguiente, los biólogos del grupo, salen a la caza y captura de larvas de mosquitos y otros bichejos, que tanto les gusta, y a los que odio con todo mi corazón: insectos varios. Y el resto, nos quedamos en el centro acabando de repasar las mosquiteras.



Había visto en televisión o en algún reportaje fotográfico a niños desnutridos. Los que he estado viendo estos dos días, no se les veía con un importante grado de desnutrición. Pero al entrar en una sala, allí estaba él. Sobre una cama. Comentan que tiene dos añitos. Parece un bebé. Gloria, una de las voluntarias españolas, se le acerca con una jeringa llena de un preparado especial, y se lo introduce lentamente por una diminuta sonda nasogástrica. El bebé apenas tiene fuerzas para abrir los ojos. Está con los abuelos. Según cuentan, su madre lo dejó aquí y se fue con su bonito traje y marcados andares a "cuidar" a los otros hijos.


A primera hora de la tarde cargamos el coche y nos despedimos de todos, hasta dentro de unos días. Nos vamos a Senegal.

NOTA: Las fotos que no llevan "marca de agua", me las han cedido los compañeros de viaje, a los que doy las gracias desde aquí
.

20 comentarios:

  1. Gran viatge, Mercè, sobretot per la feina importantíssima que feu en aquests llocs; una feina que no només dóna sentit al viatge sinó a tota una vida.

    Gràcies!

    ResponderEliminar
  2. Sí, Joan, ha estat un viatge que ha donat sentit a la meva vida.

    Tots els anteriors m'han enriquit moltíssim, però aquest, malgrat haver estat nomès 16 díes, ha estat molt especial per a mi.

    Gràcies a tu per fer-me sentir que ets al meu costat!

    ResponderEliminar
  3. MªMercè algun dia te veo en Premia con un "bebito de estos adoptado"...¡es tan tierno!.
    Molts petons

    Anna J R.

    ResponderEliminar
  4. Bondia Mª Mercé: quin treball i quina aficó mes bonica que tens. FEr costat, ajudar i ensnyar als germans mes despoeïts, es uan atasca que no es al abast de tothom. Et felicito per la teva valentia i coratge. T'envio mil petons.

    ResponderEliminar
  5. Anna...

    Ja m'agradaría poder adoptar-ne un, però ho deixo per les persones més joves. No tinc edat per fer de mare.

    Molts i molts petons!

    ResponderEliminar
  6. Gràcies, Montserrat, per les teves paraules.

    Petonets!!

    ResponderEliminar
  7. Reitero mi comentario de un anterior post. Felicidades por el pedazo de trabajo que haces. Estuve en Gambia hace unos años y la verdad es que me quedé impresionado con algunas de las cosas que vi, en especial en las zonas más recónditas del país, más al este.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Hola Antonio...

    También me quedé sorprendida de ver tanta pobreza. Me daba la impresión que al estar rodeado por Senegal, no le faltaría tanto como vi.

    Así que si ya estuviste, sabes de qué hablo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Que chulo Mercè
    y que ganas de ir por alli , la verdad que tiene que ser alucinante
    abraçada

    ResponderEliminar
  10. És molt maco, Bleid, però si pots donar un cop de mà, encara és millor.

    Abraçades!!

    ResponderEliminar
  11. Hola mercé, en alguna ocasión también ví los efectos de la desnutrición (leve) en niños, en ese caso más por desconocimiento de madres muy jóvenes y no por escasez. Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Que chulada lo que hacéis Mercé!! Vaya experiencias más gratificantes!!

    ResponderEliminar
  13. Sí, Jorge, muy gratificantes, y el resto del año vamos haciendo actividades, casi sin tregua, para darnos a conocer.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  14. Gent com tu és la que fa millorar cada dia una mica més realitats que aquí moltes vegades no es volen veure. És un plaer haver-te conegut.

    Petonets!!

    ResponderEliminar
  15. Cèlia i Enric, el día que us "sobri temps" digueu-m'ho, que tinc llocs per "fer-vos" anar ;-)

    Petonets als dos!

    ResponderEliminar
  16. Este tipo de relatos no puedo evitarlo, pero me encogen en alma, esas caras de los niños en las fotos dicen más que mil palabras.

    Enhorabuena por hacernos llegar este tipo de relatos, de verdad que disfruto mucho leyéndolos, espero alguna vez tener una experiencia parecida.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  17. Qué pena el derroche del primer Mundo para ver la miseria en naciones como esa. Saludo Mercè

    ResponderEliminar
  18. Hola Mercè, si et passes pel bloc, hi he deixat un petit regal, espero que t'agradi!

    Una abraçada,
    Elisabet

    ResponderEliminar
  19. Que envidia me ha dado esta entrada! Hace unos días estuve en una charla y hablaron sobre cooperación a nivel de laboratorio (yo soy bióloga) y me gustaría hacerlo. El problema es que no me veo con el valor de irme sola (sin pareja ni família) unos meses para algún país en el que poder ayudar. En ese aspecto soy muy miedosa. Pero me encantaría! Espero que en algún momento pueda superarlo.

    Laura (www.equipatgedema.cat)

    ResponderEliminar
  20. Hola Laura...

    Aquest viatge ha estat el primer que he fet de cooperant i acompanyada. El proper, aniré completament sola. Sí que em fa respecte, que no por, però en algún moment s'ha de començar.

    Salutacions!

    ResponderEliminar

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...