14 dic. 2012

Gambia: Basse, Pata, P.N. Bijilo, Mandinaring, Tanji


Volvemos al Centro de Recuperación y Educación Nutricional Infantil en Basse. Nuestras horas aquí son muy activas: mientras los biólogos enumeran y clasifican las muestras de larvas de mosquito, los demás seguimos recomponiendo mosquiteras.

Al atardecer, en un paseo por los alrededores del CREN, encontramos unos postes eléctricos almacenados en el suelo para cuando se instale el tendido eléctrico en esta zona. Y resulta que estos postes son un criadero de larvas de mosquito.



Rápidamente nos ponemos manos a la obra: rellenamos el fondo de la "cubeta" con piedras, ramas y cuanta cosa sólida encontramos por los alrededores. Unas grandes paladas de tierra ayudan a hacer desaparecer el agua.



Dos niños nos miran con cara asombrada. Les explicamos lo que estamos haciendo y, sin más dilación, nos ayudan con toda su energía. Saben muy bien el peligro que puede representar, puede que alguna de estas larvas sea del temido Anopheles.

Al día siguiente, antes de seguir ruta por Gambia, visitamos el Hospital General de Basse.



Sé que estoy en África, pero eso no quita que me desespere al ver cómo están las instalaciones y lo sucio que está el patio, por donde pasean enfermos y familiares, del segundo hospital en importancia de Gambia.



Las imágenes que ofrecen las salas, el material y el patio, es superior a mis fuerzas. El médico que nos acompaña explica que les es muy difícil recuperar las enfermedades infecciosas. ¿Cómo no va a ser de otra manera?



Suerte que África siempre te ofrece unos espectaculares ocasos y así apaciguar la dureza del día.


Al día siguiente -último día de Ramadán- seguimos ruta hasta Pata. Nos reciben las autoridades del pueblo, quienes nos indican cuáles son los compaunds dónde se necesitan mosquiteras.




Aquí, como en otros lugares de todo el viaje, la gente nos ayuda en la colocación de las mosquiteras; nos interesa que ellos mismos se impliquen para que sepan el valor que tiene usarlas debidamente.


Estamos ya en los últimos días de este inolvidable viaje. El compañerismo, la amistad y el buen rollo ha sido lo que más ha destacado.


No podemos irnos de aquí sin visitar el Parque Nacional de Bijilo, donde los monos están esperando a que lleguen los visitantes y les den cacahuetes o, directamente ¡te quitan la bolsa de las manos!



En Mandinaring, muy cerca de Brufut, nos espera una de las profesoras de la escuela y le entregamos el material escolar que llevamos desde Barcelona.




Paseando por las instalaciones del colegio, noto que un chaval va detrás de mí. Al salir al patio, se acerca sigilosamente y me coge de la mano. Se llama Alí y quiere que nos hagan unas foto juntos. Después me pide mi email para escribirme y que le mande las fotos.


Abdulay nos lleva a comer a la playa. Frente a nuestros ojos, hay un vistoso y sabrosísimo plato de langosta, con arroz blanco, ensalada y patatas fritas. Una playa preciosa, un lugar acogedor y una comida con muy buena compañía.




Al atardecer, y por la playa, llegamos hasta Tanji, población eminentemente pesquera, donde disfrutamos del trajín de los pescadores y de los secaderos de pescado.



La cena, fuera de lo previsto, no está llena de alegría. En unas horas volvemos a casa, después de 15 días de vivencias muy intensas, un grupo de personas que hemos unido unos lazos muy fuertes entre nosotros.


Gracias, Alpha, Noemí, Abdulay, Jordi, Iago, Carlos, Montse y Sílvia. Habéis hecho que este viaje quede grabado para siempre en mi corazón.



NOTA: Las fotos que no llevan "marca de agua" me las han cedido los compañeros de viaje, a los que doy las gracias desde aquí.


8 comentarios:

  1. Se ha hecho de rogar este último post, jejeje ;)
    Que vivencias y recuerdos te habrás traído de allí.
    ¡Un besote guapa!

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón, Helena. He tardado muchísimo más de lo previsto en hacerlo que, siendo sincera, no me ha quedado como las anteriores entradas.

    Pero, como bien sabes, después de mi larga estancia esta primavera en Gambia, mi cabeza está sólo para los futuros proyectos.

    Besazos, guapísima, y gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  3. Qué recuerdos, M. Mercé. Recuerdo Tanji con tanto cariño...

    Un abrazo gordo.

    ResponderEliminar
  4. Antonio, ya sabes, todo es volver a Gambia y, a partir de ya, voy a estar viviendo allí!!

    Otro abrazo gordote para ti.

    ResponderEliminar
  5. Saps què és la nostàlgia d'una cosa que no has viscut? A mi m'ha passat de vegades, com ara llegint-te. Hi ha tanta bellesa que un sent nostàlgia, talment com si hagués fet el viatge. I per soposat, quines ganes m'agafen sempre que et llegeixo d'escapar-me, però d'escapar-me de debó, per una bona temporada. A més hi ha tantes coses a fer... Salutacions afectuoses i admirades.

    ResponderEliminar
  6. Aquesta nostàlgia que dius, Ramón, tambè l'he sentida molts cops. Moltíssims.

    I referent a escapar-te, tot és resumeix en trobar el moment per a fer-ho. Jo acabo de trobar-lo!

    Salutacions tambè per a tu.

    ResponderEliminar

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...