25 jun. 2014

Portal de l’Àngel, una avenida con leyenda


Continuando con las actividades del primer aniversario de la Asociación Barcelona Travel Bloggers, el domingo, día 8, por la mañana me apunté a la ruta "Secretos y Leyendas" organizada por Secrets de Barcelona y qué mejor lugar para empezar este recorrido que en lo que había sido una de las puertas de acceso a la ciudad medieval.

Durante muchos siglos Barcelona ha estado amurallada. Primero por la muralla romana (del siglo I dC al siglo IV); le siguió la llamada muralla de Jaime I –construida en el siglo XII- y la tercera, también medieval, pero fechada a finales del siglo XIV.


Fuente: Wikimedia Commons

Nos centraremos en la segunda muralla, que medía 5.096 metros y rodeaba los nuevos pequeños asentamientos urbanos y sus campos de cultivo, ya que el espacio intramuros de la época romana se estaba quedando pequeño para los habitantes de la ciudad.

Con la construcción de la llamada "Muralla de Jaime I", Barcelona pasó de tener cuatro puertas a diez y hoy hablaré de una de ellas: el Portal de l’Àngel (Portal del Ángel).

Esta entrada -llamada originariamente Portal dels Orbs (Portal de los Ciegos) por la cantidad de personas ciegas que esperaban los óbolos de los cortesanos- era una de los principales accesos a la ciudad, que comunicaba la Barcelona del momento con la villa de Gracia. Era la primera que se abría y la última en cerrarse. Se sabe que desde las tres de la madrugada salían gran cantidad de diligencias y tartanas, mientras entraban los carros de los campesinos llenos de mercancías. Estos campesinos, una vez descargados los carros, ofrecían a los barceloneses el servicio de vaciarles las letrinas. Ayuda de gran utilidad tanto para los ciudadanos como para los campesinos, ya que era una fuente inmejorable de adobo para sus tierras.

Cuenta la leyenda que en el año 1398 san Vicente Ferrer fue a Barcelona acompañado de una multitud de personas que lo seguía y al llegar se le apareció un ángel sobre el portal, que en una mano aguantaba la corona condal y con la otra alzaba una espada. San Vicente le preguntó:

-Ángel de Dios, ¿qué haces aquí?

Y el Ángel le respondió:

-Guardo la ciudad por orden del Altísimo.

Desde entonces, la entrada que había sido llamada Portal dels Orbs (Portal de los Ciegos), pasó a llamarse Portal de l’Àngel (Portal del Ángel), coronado por una estatua de un ángel, tal como lo había visto san Vicente Ferrer.


Llegó el progreso a la ciudad y en 1854 derribaron las murallas. Para salvaguardar la escultura la llevaron a la cercana iglesia de santa Anna donde, cada primero de octubre –como era tradición- se comían castañas y granadas; éstas las comían principalmente las mujeres embarazadas, ya que se decía que tendrían hijos con gran sabiduría.


Los dos mástiles indican lo que había sido la entrada. Fuente: Panoramio.com

Tres años más tarde, con la anexión de la población de Hostafrancs a Barcelona, se trasladó la estatua a este barrio y se la acogió en la hoy conocida iglesia del Sant Àngel Custodi (Santo Ángel Custodio). Hoy puede verse una réplica, ya que el original fue destruido durante la Guerra Civil.

Ángel Ferrant Vázquez, un escultor madrileño que había vivido en Barcelona antes de la Guerra Civil, quiso hacer un obsequio a la ciudad que tan bien lo había acogido. En 1955 se colocó en el muro lateral del edificio del Banco de España, en el Portal de l’Àngel, un ángel que recuerda la leyenda que le dio nombre a esta avenida.


¿No lo habéis visto nunca, barceloneses? Es posible. Caminamos siempre mirando al suelo o donde la vista nos alcanza a nuestra altura y no miramos sobre nuestra cabeza. Quizás nos dejamos deslumbrar por la cantidad de tiendas que hay a ambos lados de la calle y no recordamos que Barcelona es una ciudad llena de Historia, de historias y de leyendas, y no “la mejor tienda del mundo”.


Nota:

Para este artículo me he servido de la información facilitada por:

● Secrets de Barcelona
● Enigmes de Barcelona en clau educativa
● Wikipedia


2 comentarios:

  1. Moltes coses no les sabia... I no... tot i que miro molt al cel i a les altures quan passejo per ciutats i pobles, a l'àngel no l'havia vist mai. Però el banc central és a les rambles... No que queda clar on és, però el buscaré... Molts petons.

    ResponderEliminar
  2. No estic segura, però em sembla que et confons de banc.
    Parlo del què és a Plaça Catalunya cantonada Portal de l'Àngel; la paret lateral baixa per l'avinguda i quasi al final, està l'àngel.

    Més petons per a tu.

    ResponderEliminar

Si quieres, deja un comentario. Te responderé a la mayor brevedad posible.
¡Gracias!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...